America, Argentina
Categoría padre: Artículos por autor Categoría: Victor Codina

Nuestro credo

Víctor Codina

Prólogo

El 22 de Agosto del 86 un grupo de mineros inicia desde Oruro la Marcha por la Vida y la Paz, rumbo a la ciudad de La Paz. Es la marcha pacífica y desesperada de miles de trabajadores de la mina, a la que se añadirán luego estudiantes, campesinos y fabriles, en busca de una solución justa y humana de sus problemas.

Tras siete días de duro caminar sobre el asfalto -bajo el ardiente sol del altiplano y sufriendo el frío de las noches invernales-, la marcha es truncada por el cerco militar a sesenta kilómetros de la Paz, mientras el gobierno boliviano decreta el estado de sitio.

Esta larga marcha por la vida y la paz es como un símbolo del duro caminar del pueblo por la historia, buscando la justicia y una vida mejor. Es como el símbolo del éxodo continuo del Pueblo de Dios hacia la tierra prometida.

En este caminar, lleno de incertidumbres y de fracasos, ¿estamos solos? ¿hay Alguien que aliente nuestra marcha, vaya con nosotros, garantice que nuestra ilusión no se verá truncada y nos espere al final?.

Estas páginas sobre el Credo desean ser una respuesta a estas preguntas.

Introducción

Credo

En nuestras eucaristías, en algunos sacramentos y en ocasiones solemnes de la vida de la Iglesia se recita el Credo. Ordinariamente lo recitamos de memoria, sin parar mientes en lo que decimos, o sin entender mucho lo que vamos repitiendo. A veces tenemos la impresión de ser como los niños de la escuela que recitan una lección aprendida de memoria. En el mejor de los casos, aun cuando entendamos lo que decimos, no tiene mucho sentido para nosotros la repetición de una fórmula que data de hace muchos siglos.

¿Qué es el Credo? ¿Cuál es su origen? ¿Cuál su estructura? ¿Qué es creer?

¿Qué es el Credo?. "Credo" es una palabra latina que significa "creo", que es la primera palabra de esta fórmula. El Credo no es una simple repetición de verdades teóricas, ni un simple resumen del catecismo. Es mucho más, es una profesión de fe, un grito de esperanza, la proclamación de una buena noticia, el distintivo de los cristianos, fruto de la larga marcha de Israel, de los Apóstoles y de la Iglesia.

Para comprender mejor nuestro Credo, conviene recordar que el pueblo de Israel también tenía sus Credos. El más antiguo parece ser el que se nos ha conservado en Deuteronomio 26. Cuando el israelita obtenía los primeros frutos de sus cosechas, los tenía que poner en una canasta y presentarlos al sacerdote, en acción de gracias a Dios. Mientras el sacerdote depositaba ante el altar las primicias de la tierra, el Israelita tenía que decir ante Yavé:

"Mi padre era un Arameo errante, que bajó a Egipto y fue a refugiarse allí, siendo pocos aún; pero en ese país se hizo una nación grande y poderosa. Los Egipcios nos maltrataron, nos oprimieron y nos impusieron dura servidumbre. Llamamos entonces a Yavé, Dios de nuestros padres y Yavé nos escuchó, vio nuestra humillación, nuestros duros trabajos y la opresión a que estábamos sometidos. El nos sacó de Egipto con mano firme, demostrando su poder con señales y milagros que sembraron el terror. Y nos trajo aquí para darnos esta tierra que mana leche y miel. Y ahora vengo a ofrecer los primeros productos de la tierra que tú, Yavé, me has dado" (Dt 26, 5-10).

Después de adorar a Dios, el israelita comía de estos frutos con alegría, haciendo partícipes de estos dones a su familia, al levita y al forastero.

El Credo de Israel era, pues una profesión de fe de lo que Yavé había hecho para con el pueblo, una proclamación de la liberación de Egipto y de cómo Dios había guiado al pueblo hasta la tierra prometida. Y todo ello en un contexto de acción de gracias, de oración y de fiesta popular. Era como proclamar el sentido de su vida y su propia identidad. En fruto de una experiencia colectiva; Dios había liberado al pueblo y había hecho Alianza con él: Dios había caminado con su pueblo y esto era fuente de esperanza para el futuro.

El Credo de la Iglesia también es una profesión de la identidad cristiana, a partir de una experiencia histórica; Jesús ha salvado a su pueblo por su muerte y resurrección de la cual la primera pascua de Israel era una imagen. El Credo cristiano no es más que un desarrollo de esta gozosa experiencia de salvación ligada a Cristo de la cual en el Nuevo Testamento se encuentran algunas expresiones embrionarias; Jesús es el Mesías (Hch 9, 22; Jn. 20, 31), Jesús es el Señor Resucitado (Rm 10, 9).

Es profesión de fe y de esperanza de que el Señor continuará guiando a su nuevo pueblo -la Iglesia- hacia la tierra prometida del Reino, como guió a Abraham y a su descendencia (Heb 11).

Proclamado de forma más clara y sencilla, en el Credo profesamos no simplemente que Dios existe, sino que Dios caminó con su pueblo en el pasado y que Dios continúa caminando con su pueblo hoy. No es pues una simple afirmación de verdades, sino de hechos salvíficos del pasado que dan sentido al presente de hoy y dan esperanza para el futuro. El Credo tiene un sentido comunitario y personal.

¿Cuál es su origen?. El cristiano debe dar testimonio de su fe, debe poder explicar de dónde nace su esperanza (1 P 3, 15; 1 Tm 3, 15; 2 Tm 1, 13-14). Frente a un mundo pagano era necesario que el cristiano primitivo pudiera saber cuál era su propia identidad. El Credo ayuda a todo ello. Es el "símbolo" de la fe. El símbolo era en la antigüedad una señal de pertenencia, una especie de contraseña con la que se reconocía los miembros de un grupo. Parece ser que en las comidas de fraternidad, al final se rompía uno de los platos y cada comensal guardaba un fragmento. Este trozo era llamado símbolo del grupo y permitía luego al recomponer el plato, reconocer a todos los comensales del grupo. El símbolo de la fe era como una contraseña con la cual los cristianos se reconocían como miembros de la comunidad de la Iglesia. El Credo es una señal de pertenencia a la Iglesia.

Por esto no es extraño que el origen del Credo cristiano sea bautismal. En el catecumenado, o tiempo de preparación al bautismo, se enseñaba a los catecúmenos el Credo, que luego ellos debían aprender de memoria, asimilar y recitar. En la misma ceremonia del bautismo se preguntaba a los que iban a ser bautizados en forma interrogativa si creían los diversos artículos del Credo. Es decir, la Iglesia antes de bautizar quería saber si el candidato tenía su propia fe, la fe de la Iglesia, pues sólo esta fe daba sentido al bautismo.

Más tarde este Credo bautismal fue evolucionando hasta convertirse en una profesión afirmativa y doctrinal de la fe, para diferentes momentos importantes de la vida eclesial y llega a ser como una norma de fe frente a las desviaciones de las herejías. El Credo que recitamos en la eucaristía dominical y que comentaremos en estas páginas es el llamado Símbolo Apostólico, no porque lo escribieran los apóstoles, sino porque enlaza con la tradición apostólica primitiva. Su origen es del siglo IV y es una fusión de otros Credos anteriores más primitivos.

¿Cuál es su estructura?. La estructura del Credo Apostólico es ternaria o trimembre, es decir está compuesto de tres partes, cada una de ellas encabezada por la palabra "creo" y referida al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Dicho de otro modo, el credo tiene una estructura trinitaria y refleja, como hemos dicho, la fe bautismal en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Pero dentro de esta estructura, la parte que más se desarrolla es la referida a Jesucristo. Esto significa que el núcleo fundamental del Credo es cristológico y esto corresponde al hecho de que es precisamente Jesús el que nos revela el misterio del Padre y del Espíritu. Por Jesús tenemos acceso al Padre y al Espíritu, él es el camino (Jn 14, 6). La fe en Jesús es el núcleo de nuestra fe trinitaria, en concreto, la fe en el misterio pascual de Jesús, muerte y resurrección, es el centro del Credo y de nuestra fe:

"Porque si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo" (Rm 10, 9).

¿Qué es creer?. En el Credo afirmamos la existencia del Padre, de Jesucristo y del Espíritu, su acción salvadora en el pasado y en el presente.

Pero en el Credo hay mucho más que una confesión de verdades objetivas. En el Credo nosotros profesamos nuestra actitud personal y comunitaria de fiarnos de Dios, de su palabra y de su acción. No es una simple afirmación de verdades sino una entrega confiada y amorosa al Señor, poniendo en él nuestra esperanza de salvación. Es ponernos en sus manos, es confiar en su amor, apoyarnos en él como en la roca indestructible. Dicho de otro modo, creer es fiarnos de que Dios continuará guiando a su pueblo a la tierra prometida del Reino, aunque en algunos momentos sólo veamos oscuridad y dificultades.

La Carta a los Hebreos, en su capítulo once nos habla de esta actitud fundamental de la fe cristiana:

"La fe es el esfuerzo por conseguir lo que esperamos, el convencimiento respecto de lo que no vemos" (Heb 11, 1).

Y propone como modelos de fe a muchos personajes del Antiguo Testamento de los cuales Abraham es el prototipo: llamado por Dios partió sin saber a dónde iba, vivió como forastero esperando siempre esa ciudad de la que Dios es el arquitecto, creyó que Sara podría engendrar a pesar de su avanzada edad, estuvo dispuesto a sacrificar a Isaac porque sabía que Dios es capaz de resucitar a los muertos (Heb 11, 8-19).

En el Credo no sólo afirmamos la existencia de la Trinidad, sino que nos fiamos de Dios como Padre y Señor de la vida, confiamos en la salvación de Jesús y esperamos que el Espíritu continuará actuando en medio de nosotros. Confiamos que Dios sigue y seguirá caminando con su pueblo. Recitar el Credo es encender una luz para seguir avanzando confiadamente por la vida hacia el Reino, creyendo que Dios está con nosotros. El Credo no es sólo para la liturgia del domingo, sino para la vida. Creer es ponerse a caminar como Abraham...

Preguntas para el grupo:

1. ¿Qué importancia tiene el Credo, para nuestra vida concreta?

2. ¿Qué significa realmente para nosotros creer?

"Me preguntas por mi fe

¿Te respondo llanamente?

Creo en Dios

Creo en el hombre

Creo en el Señor Jesús

Creo en la pobre María y en toda la Iglesia pobre

Creo en la tierra de todos, como la madre primera

Creo en los nuevos lugares,

Con lugar para reír al aire libre

(otra vez naturaleza);

con lugar para sentirse compañía

(otra vez humanidad);

con lugar para vivir la vida eterna

(ya en el tiempo);

con lugar para esperar la gloria eterna"

(Pedro Casaldáliga, Obispo del Brasil).

"La Biblia no existe en primer lugar para dar un caudal de informaciones, verdades y dogmas, ni para asegurar doctrinas. Existe para despertarnos, en nuestro tiempo de hoy, al gran dogma central de la fe, sin el cual los otros dogmas y verdades serían como ramas secas cortadas del árbol, a saber, la certeza de que Dios camina con nosotros, como fuerza poderosa y fiel, capaz de suscitar la vida de la muerte.

Dentro de esta perspectiva, la Biblia puede realmente instruir, corregir, persuadir, consolar, ser motivo de paciencia, esperanza, coraje para vivir y sabiduría que lleva a la salvación (2 Tm 3, 14-17; Rm 15, 4). (Carlos Mesters, Por detrás de las palabras).

Primera parte

CREO EN DIOS PADRE

1

Creo en Dios Padre Todopoderoso

Todos los pueblos y todas las razas de todas las épocas se han sentido maravillados ante el misterio de la vida, ante la majestad del sol, las estrellas y la luna, ante la belleza de los cerros y de los ríos, ante la variedad de plantas y animales, y ante el latir del corazón humano.

Algunas veces han adorado a estos seres de la naturaleza, cambiando la gloria del Dios inmortal por imágenes de forma mortal (Rm 1, 23). Casi siempre se han sentido atemorizados por la grandeza de este poder sobrecogedor que se esconde en las raíces de todo cuanto existe. Se han sentido a la vez atraídos y alejados por este misterio fascinante y tremendo. A la adoración han añadido sacrificios para congraciarse a este Ser último, poderoso y terrible a la vez.

La experiencia de Israel

En Israel este Ser misterioso y omnipotente es experimentado ante todo como liberador y salvador, benévolo. El Dios autor y Señor de la vida, es un Dios bueno, el que liberó al pueblo de Egipto, como nos narra el Exodo y será recordado por los profetas:

"Cuando Israel era niño le amé,

desde Egipto llamé a mi hijo" (Os 11, 1).

Es el Dios de los pobres, del huérfano, la viuda y el desvalido, cuyo clamor escucha compasivo (Jdt 9, 11; Sal 111, 10; 103, 6; 109, 31; Ex 3, 7). Es un Dios "rico en misericordia" (como el Papa Juan Pablo II ha recordado en una de sus cartas encíclicas), con entrañas de bondad y de compasión para todos los vivientes, en especial para los que sufren. Aunque una madre se olvidase del hijo de sus entrañas, Dios no se olvida nunca de su pueblo (Is 49-4, 14-15). Dios no pone su poder al servicio de su ira, sino al servicio de su amor.

La experiencia de Jesús

Esta vivencia de Israel llegará a su culminación con la venida de Jesús. Jesús nos anuncia que este misterio todopoderoso de vida y de bondad es Padre Nuestro. Jesús llama a Dios "Abba", que significa "Papá" y nos dice que su Padre es también Padre Nuestro. La palabra Abba como invocación a Dios no aparece en todo el Antiguo Testamento, mientras que en el Nuevo Testamento la palabra Padre, aplicada a Dios, aparece más de cuarenta veces en Mateo, más de cien veces en Juan y más de sesenta en Pablo. El Padre nuestro es la oración de los cristianos (Mt 6, 9s; Lc 11, 1s). Nosotros, movidos por el Espíritu podemos llamar a Dios, Abba, Padre (Gál 4, 6; Rm 8, 15) y no sólo nos podemos llamar hijos suyos, sino que lo somos (1 Jn 3, 1). Sólo Jesús el Hijo, que conoce al Padre (Jn 1, 18) nos podía revelar este misterio (Mt 11, 27). El misterio último de la existencia no es una fuerza impersonal sino un misterio personal de bondad: Dios Padre todopoderoso. Su amor es el de un padre, o de una madre, por nosotros. Sus entrañas de bondad son las de un padre, o mejor las de una madre, como proclamó Juan Pablo I. La parábola del Hijo pródigo (Lc 15, 11-32) nos presenta magistralmente esta imagen del Padre, siempre dispuesto a acoger, perdonar y volver a la vida.

Pero este misterio de bondad que se nos ha revelado en Cristo tiene dimensiones más profundas todavía. Dios mismo es una comunidad de amor, es como una familia, es un misterioso hogar de vida, en el cual el Padre es el principio y la fuente amorosa de vida, que comunica al Hijo y ambos al Espíritu. A este misterio los cristianos le llamamos Trinidad. Dios mismo en su interior es un misterio de comunión del que libre y amorosamente nos quiere hacer participar. Participamos gratuitamente de su misma vida, formamos parte de su familia.

Pablo exclama con admiración:

"Por eso doblo las rodillas en presencia del Padre, de quien toma su nombre toda familia en los cielos y en la tierra. Que él se digne, según la riqueza de su gloria, fortalecerlos por su Espíritu para que se forme en ustedes el hombre interior. Que Cristo habite en sus corazones por la fe. Que estén enraizados y cimentados en el amor. Que sean capaces de comprender con todos los creyentes la anchura, la longitud y la profundidad, en una palabra que conozcan el amor de Cristo que supera todo conocimiento" (Ef 3, 14-19).

Nuestra vida participa, libre, amorosa y gratuitamente de la vida de Dios. En Cristo hemos sido hechos hijos del Padre, hermanos del Hijo, viviendo de su mismo Espíritu. Esto es lo que profesamos en el Credo al decir Creo en Dios Padre todopoderoso.

¿Qué consecuencias se desprenden de ello para nuestra vida?

  • No somos huérfanos, no somos unos pobres náufragos arrojados en el mar de la vida, sin rumbo ni meta. Tenemos un Padre que cuida y se preocupa de nosotros, al que podemos invocar con confianza, diciéndole ¡Padre nuestro!.
  • No es correcto para el cristiano considerar a Dios únicamente como Ser Supremo, Primera causa, Primer motor, Ordenador del mundo, Ser necesario... nombres de origen filosófico. Para los creyentes Dios es ante todo Padre, entrañas de misericordia, clemente y compasivo que actúa movido por el amor de su corazón paternal.
  • Nuestro Dios no es un Dios solitario, sino una comunidad. La vida que Dios nos comunica tiene desde su origen una impronta y un destino comunitario y debe, por tanto, orientarse a crear comunidad y solidaridad. Siempre que Dios actúa en la historia es para crear comunidad (LG 9).

La comunidad Trinitaria de Dios debe movernos a construir una sociedad solidaria, que sea reflejo de la Trinidad.

  • La idea de Padre es colectiva. Dios no es sólo Padre mío, sino nuestro, de todos, de toda la humanidad. Correlativa a la fe en Dios Padre es la afirmación de la fraternidad: todos somos hermanos, hijos de un mismo Padre. Esta es la gran novedad del cristianismo: por encima de cualquier diferencia sexual, racial, cultural, social e incluso religiosa, todos somos hermanos, todos hijos de Dios.
  • El gran pecado de Israel y de nuestro mundo de América Latina es la idolatría, el abandonar al Dios vivo por ídolos muertos (Ex 32) que no sólo son inexistentes (Sal 115, 3-8), sino asesinos, como el mismo diablo (Jn 8, 44). Abandonar al Dios Padre de la vida por ídolos de muerte significa en realidad idolatrar a realidades caducas como la riqueza, el poder, la ambición, la violencia, la nación, la raza, los astros... Esto tiene trágicas consecuencias para nosotros y para los demás, pues estos ídolos a la larga se cobran víctimas: los más pobres son las víctimas de estos dioses de la muerte.
  • La prohibición de hacer imágenes de Dios, que aparece en la Biblia (Ex 20, 4-5) y que algunos grupos cristianos echan en cara a los católicos para acusarles de idólatras, deben entenderse correctamente y no sacarse de su contexto. Es una prescripción dirigida al pueblo de Israel en un momento determinado de su historia, para evitar que Israel creyera que su Dios era como los ídolos de los pueblos vecinos. Israel tenía que defender la inmensidad, eternidad y no visibilidad de Yavé, que no podía quedar limitado en ninguna figura o imagen. Pero sobre todo Dios quería que Israel se convenciera que la verdadera imagen de Dios era el hombre (Gn 1, 26) y que no podía olvidar esta imagen de carne y hueso, para dar culto a imágenes fabricadas por mano humana. Más adelante, Jesús aparecerá como verdadera imagen visible del Padre invisible (Col 1, 15; Jn 14, 6) y la Iglesia ya desde el comienzo de su historia representa a Cristo en imágenes (en forma de buen pastor) y luego hará imágenes de María y de los Santos. El Padre y el Espíritu sólo se representarán de forma simbólica. Todo ello no es una desviación de la Biblia, sino una forma muy humana de tener presente en medio de nosotros la memoria de Dios y de sus Santos, para invocarlos y venerarlos, siempre procurando evitar las desviaciones posibles sobre las que la Biblia y la Iglesia en su magisterio nos advierte (LG 51).
  • Hay cristianos que afirman que Dios es Padre con la boca, pero lo niegan con los Hechos. ¿Cómo se puede creer que Dios es Padre si se oprime a los hermanos?. La mejor predicación de la paternidad de Dios consiste en eliminar todo lo que hace sufrir a los hermanos y construir estructuras de amor y de solidaridad. Sólo desde la fraternidad vivida se puede creer en la paternidad de Dios. ¿Cómo predicar que Dios es Padre si se experimenta en la práctica la soledad, la pobreza y la opresión?.

Preguntas para el grupo:

1. ¿Tenemos clara la idea de Dios como Padre?

2. ¿Cómo vivimos la fraternidad?

"Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre,

venga a nosotros tu Reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día,

perdona nuestras ofensas

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Amén".

2

Creador del cielo y de la tierra

El Dios Padre todopoderoso es llamado en el Credo "Creador del cielo y de la tierra".

No se puede olvidar que el creador es el Padre. El amor paterno de Dios da a toda la creación una orientación amorosa, que impide reflexionar sobre la creación como algo meramente objeto de curiosidad científica o filosófica.

¿Cómo y cuándo ha sido revelada la idea de la creación?

El pueblo de Israel experimentó ante todo a Dios como liberador: Deuteronomio 26 es uno de los Credos más antiguos de Israel, como hemos visto. Su fiesta principal era la de la Pascua. Israel vive una fe centrada en la Alianza de Dios con el pueblo y sabe que todo se ordena a la salvación, incluso las fuerzas de la naturaleza. Antes de la experiencia del Génesis está la del Exodo.

La fe explícita y clara en la creación nace en tiempo del exilio. El pueblo de Israel desterrado en medio de los grandes imperios paganos de Asiria y Babilonia, se pregunta si Dios se habrá olvidado de ellos y se siente tentado a adorar a los dioses de estos pueblos poderosos. Los profetas para reavivar la esperanza del pueblo y para evitar su tentación a la idolatría proclaman que Dios es el creador del cielo y de la tierra. Dios puede salvar a Israel del exilio pues él es el creador de todo (Is 40, 22-28; 42, 5-6; 44, 24-26), el creador es el libertador de Egipto y el mismo que conducirá a los exiliados a Sión (Is 51, 9-11) es un Dios, vivo, no como los ídolos que son caos y nada (Is 41, 29), El Dios de Israel es el Creador del universo y Señor de todos los pueblos. Por esto Israel no debe temer.

Idénticas afirmaciones se expresan en el gran poema de Génesis 1, 1; 2, 4 escrito también en el contexto del exilio, por autores de la corriente llamada sacerdotal. No es un video de lo que sucedió en los orígenes, sino una meditación religiosa, ordenada y rítmica de cómo Dios crea con su palabra la tierra, el cielo, las plantas, los animales y el hombre, haciendo pasar del caos, vacío y confusión a la plenitud de la vida y al orden.

Tres siglos antes, Génesis 2, 4-25, de la corriente llamada Yahvista, también hablaba ya de la creación, pero más preocupado por el origen del mal que por el origen del mundo.

Israel llega a la convicción de que Dios ama a todos los seres vivientes:

"Amas a todos los seres

y nada de lo que hiciste aborreces,

pues si algo odiaras

no lo hubieras creado" (Sab 11, 23).

"Tú tienes lástima de todo,

porque todas las cosas son tuyas,

Señor, que amas la vida" (Sab 11, 26).

De todos los seres destaca el hombre, varón y mujer, imagen de Dios, capaz de amar y de dominar la tierra con su inteligencia (Gn 1, 26-29). El pueblo de Israel se siente sorprendido de las maravillas de la creación (Sal 8; 104), alaba al Creador (Sal 148), le da gracias (Sal 136) y se siente confiado en manos del Señor (Sal 33).

Lo que no podía imaginar el hombre del Antiguo Testamento es que esta creación tendría su centro y su culmen en Cristo, mediador (1 Cor 8, 5-6), principio y fin de toda la creación (Col 1, 15-20; Ef 1, 3-14). El prólogo del evangelio de Juan es como un nuevo Génesis, a la luz de Cristo Jesús, la Palabra del Padre:

"Todo se hizo por él

y sin él no existe nada de lo que se ha hecho.

En él había vida,

y la vida es la luz de los hombres" (Jn 1, 3-4).

Esta palabra de Dios hecha carne, que plantó su tienda entre nosotros, es la gran manifestación de la gloria de Dios, de su amor y de su fidelidad (Jn 1, 14).

¿Cómo ha ido evolucionando esta doctrina?

La Iglesia en sus Credos hace alusión a esta soberanía absoluta de Dios sobre todo y lo expresa diciendo que Dios es "Creador del cielo y de la tierra". Frente a los errores de los que ven el mundo como algo divino y sagrado, la fe de la Iglesia defiende que el mundo ha sido creado por Dios, es una criatura de Dios, distinto de Dios, pero obra de su amor. Frente a los que ante el mal del mundo, afirman que la materia es obra de un Espíritu maligno y que sólo los seres espirituales (alma, ángeles) son obra de Dios, la Iglesia afirma que Dios es el creador del cielo y de la tierra, tanto de lo espiritual como de lo material. Y frente a los errores prácticos que nacen de querer acaparar los bienes de la tierra en manos de unos pocos, la Iglesia recalca que los bienes de la tierra son para todos y que nadie puede apoderarse de ellos de forma exclusiva, dejando a los demás en la pobreza y el hambre.

No han faltado conflictos entre la ciencia y la Iglesia, muchas veces por pretender deducir de la Biblia teorías científicas. La Biblia no es un libro científico sino religioso. Hay que dejar a la ciencia que investigue sobre la naturaleza. La Palabra de Dios nos da el sentido del mundo, no explicaciones científicas. No hubieran sucedido casos como el juicio a Galileo, si esto hubiera tenido siempre presente.

¿Qué significa que Dios es Creador?

  • Que el mundo con todo lo que contiene, de estrellas a mares, de plantas a animales, el hombre y la mujer... fue creado por Dios de la nada, recibió gratuitamente de manos de Dios.
  • Que al crear el mundo comenzó la historia de salvación.
  • Que Dios actuó así libre y generosamente, por amor, para comunicarnos su propia vida, movido por sus entrañas de bondad y misericordia.
  • Que el plan de Dios, su gran Utopía, es formar una gran familia de hijos del Padre, hermanos de Jesús, viviendo de la vida del Espíritu, un gran proyecto de comunión y solidaridad.
  • Que a este plan se ordena toda la creación material y la misma encarnación de Jesús.
  • Que el hombre con su libertad debe colaborar a este gran plan:

"a fin de ir construyendo una comunión y una participación definitivas sobre tres planos: la relación del hombre con el mundo como señor; con las personas como hermano y con Dios como hijo" (Puebla 322).

"Dice el rico ¿a quién hago injusticia reteniendo lo mío?. Pero dime ¿qué es lo tuyo? ¿De dónde lo has obtenido e incorporado a tu vida? Es lo mismo que si uno, una vez ocupado un sitio en el teatro, luego se empeñara en alejar de él a todos los demás que entran, considerando como suyo lo que fue hecho para uso común. Así son los ricos: han tenido buen cuidado de ocupar lo que era común y ahora se empeñan en que el hecho de haberse anticipado les hace propietarios. Si cada uno tomara nada más lo que necesita para satisfacer sus necesidades y dejara el resto a quien lo necesite, no habría ricos ni pobres (San Basilio, Obispo de Cesarea del S. IV).

¿Qué consecuencias se desprenden del dogma de la creación?

Enumeremos algunas:

  • El respeto a la tierra, madre que nos alimenta y nos acoge en su seno al morir (Pachamama del mundo andino), y que no puede ser explotada abusivamente ni apropiada por unos pocos. Los abusos ecológicos (contaminación, extenuación de recursos no renovables...) y las graves injusticias del mundo actual, indican que estamos muy lejos de este respeto a la tierra exigido por el Creador. Hay que escoger entre la vida y la muerte, entre el respeto a la tierra propiedad de Dios o el caos (Lev 25, 23; Deut 30, 15-20; Sal 85, 2).
  • Respeto a la dignidad de la persona, imagen de Dios, libre, inteligente y capaz de amor, que jamás puede ser pisoteada, herida, ni torturada en su cuerpo o en su espíritu (Puebla 1262). Desgraciadamente vivimos en un mundo que continuamente viola los derechos humanos (GS 27). La gloria de Dios consiste en que el hombre viva (S. Ireneo), sobre todo el pobre (Mons. Romero).
  • La igualdad esencial entre el hombre y la mujer (GS 29) desgraciadamente olvidada por un machismo ambiental que reduce a la mujer a una situación de inferioridad humana, sexual, laboral, cultural y religiosa, doblemente oprimida y explotada (Puebla 1134 nota).
  • El destino universal de todos los bienes, obra de Dios para todos, no para uso exclusivo y abusivo de unos pocos, de tal forma que la Iglesia llega a defender que el que se encuentra en extrema necesidad, tiene derecho a procurarse lo necesario para vivir, a costa de los bienes de los demás (GS 69).
  • La existencia del mal y del pecado en el mundo, no como fruto de algún principio o espíritu maligno enemigo de Dios sino de las limitaciones de la naturaleza y de la libertad humana (Gn 3). El pecado y en concreto la situación de injusticia de América Latina es contraria a los planes de Dios (Puebla 28-30), y al herir a los pobres crucifica a Jesús (Puebla 31, 39).
  • El deber del trabajo, para cooperar al desarrollo de la creación según los planes de Dios (Gn 1, 28). Dios no es celoso de la actividad humana, sino que se alegra de que el hombre ejercite su legítima autonomía en la ciencia, trabajo, política, arte (GS 33-39).
  • Una visión de esperanza, sabiendo que el mundo, obra de Dios, es bueno (Gn 1-3) y que Dios no lo abandona, sino que lo gobierna y rige amorosamente (Mt 6, 23-24) para nuestro bien, como un Padre que vela por sus hijos. Y esperamos que un día en este mundo triunfarán definitivamente la justicia y el amor y se realizará el plan de Dios. Mientras tanto, nuestro trabajo no se pierde, sino que es semilla de la tierra nueva y el cielo nuevo que esperamos (GS 39).

Preguntas para el grupo:

1. ¿Qué sentimientos brotan de nosotros ante la afirmación de que Dios es nuestro Creador?

2. ¿Qué podemos hacer para que las riquezas de nuestra patria puedan ser compartidas realmente por todo el pueblo?

"Omnipotente, altísimo, bondadoso Señor

tuyas son la alabanza, la gloria y el honor,

tan sólo tú eres digno de toda bendición

y nunca es digno el hombre de hacer de ti mención.

"Loado seas por toda criatura, mi Señor

y en especial loado por el hermano sol

que alumbra y abre el día y es bello en su esplendor

y lleva por los cielos noticia de su autor.

"Y por la hermana luna, de blanca luz menor

y las estrellas claras, que tu poder creó,

tan limpias, tan hermosas, tan vivas, como son

y brillan en los cielos. Loado seas mi Señor.

"Y por la hermana agua, preciosa en su candor,

que es útil, casta, humilde. Loado mi Señor.

"Y por la hermana tierra, que es toda bendición,

la hermana madre tierra que da en toda ocasión

las hierbas y los frutos y flores de color,

y nos sustenta y rige. Loado mi Señor.

"Y los que perdonan y aguantan por tu amor

los males corporales y la tribulación:

felices los que sufren en paz con el dolor,

porque les llega el tiempo de la consolación.

"Y por la hermana muerte, loado mi Señor.

Ningún viviente escapa de su persecución:

¡ay si en pecado grave sorprende al pecador!

Dichosos los que cumplen la voluntad de Dios.

"No probarán la muerte de la condenación.

Servidle con ternura y humilde corazón.

Agradeced sus dones, cantad su creación.

Las criaturas todas, load a mi Señor. Amén.

(San Francisco de Asís, Cántico a la creación).

Segunda parte

CREO EN JESUCRISTO

3

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor

Los cristianos somos los seguidores de Jesucristo y profesamos nuestra fe y nuestro amor a él (Hch 11, 26). El es el centro de nuestra vida, y nuestra referencia explícita a él nos distingue de otras religiones (Judíos, Mahometanos, Budistas, Religiones Indígenas de América...).

¿Quién es Jesucristo?

¿Qué significa este nombre?. La palabra Jesucristo está compuesta de Jesús y de Cristo. Jesús es un personaje histórico que nació en Palestina hace 2.000 años y su nombre significa salvador (Mt 1, 21). Cristo significa Mesías, Ungido, Consagrado y es un título que los cristianos primitivos dieron a Jesús después de su resurrección, para indicar que Jesús de Nazaret es el Mesías esperado, el enviado de Dios, el Señor, el Hijo del Padre. Así la palabra Jesucristo no es una simple referencia a un personaje del pasado histórico (Jesús de Nazaret), sino una profesión de fe en la divinidad de esta persona; es el Hijo del Padre que ha venido al mundo para liberarnos de todo mal y comunicarnos la vida plena (Jn 10, 10). Tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo Unico para que el mundo tenga vida eterna. (Jn 3, 16).

El Dios que siempre había acompañado al pueblo de Israel, se vuelve en Jesús el Dios con nosotros (Is 7, 14; Mt 1, 23). Dios Padre ha enviado a su único Hijo al mundo para que entre en nuestra historia y se haga solidario de la humanidad. El Dios de Alianza y de la ley, ahora ha plantado su carpa en medio de nosotros (Jn 1, 14), se ha hecho cercanía y visibilidad. A Dios no le había visto nadie jamás, pero el Hijo al venir a nuestro mundo nos lo ha dado a conocer (Jn 1, 18).

Nuestro Señor

A este Jesucristo le llamamos "Nuestro Señor". La palabra Señor sólo se aplicaba al Dios del Antiguo Testamento. Al llamar a Jesucristo nuestro Señor, se le proclama verdadero Dios, Hijo del Padre. Y es una afirmación polémica frente a tantos falsos dioses y falsos señores que pretenden dominar en nuestro mundo:

"Sin embargo, para nosotros hay un sólo Dios: El Padre. De él vienen todas las cosas y para él existimos nosotros. Y hoy un solo Señor, Cristo Jesús, por quien existen todas las cosas y también nosotros" (1 Cor 8, 6).

Por proclamar la soberanía absoluta de Jesús frente al emperador y a los Dioses del Imperio, murieron los primeros cristianos. Por defender los derechos soberanos de Jesús por encima de los dioses del capital, de la injusticia y de la muerte, continúan muriendo los mártires de hoy en América Latina y en todo el mundo.

Por esto afirmar que Jesús es el Señor, requiere la fuerza y la luz del espíritu (1 Cor 12, 3). Significa que no adoramos a otros dioses, ni servimos a otros señores, pues nadie puede servir a dos señores (Mt 6, 24). Es en la resurrección cuando Jesús aparece como Cristo y Señor, como Pedro proclamará en Pentecostés:

"Sepa entonces con seguridad toda la gente de Israel que Dios ha hecho Señor y Cristo a este Jesús a quién ustedes crucificaron" (Hch 2, 36).

Estamos ante un misterio de fe y de bondad: el Dios todopoderoso se ha hecho cercanía en Jesús de Nazaret y camina con nosotros, como aquel misterioso Caminante que se hizo presente a los discípulos que huían tristes hacia Enmares (Lc 24, 13-35).

La encarnación de Jesús fundamenta nuevamente la dignidad de la persona humana. Dios se ha hecho uno de nosotros, en todo igual a nosotros, menos en el pecado. Jesús no se avergüenza de llamarnos hermanos (Heb 2, 11) y nosotros le podemos llamar Hermano nuestro. Desde la encarnación de Jesús, cualquier persona humana lleva impresos los rasgos del Señor, sobre todo aquellos que la sociedad margina y humilla (Puebla 31-39).

Este Jesús, anunciado por los profetas en el Antiguo Testamento, se nos hace presente en el Nuevo Testamento y en concreto en los Evangelios. Los Evangelios fueron escritos por testigos de este Jesús para que también nosotros tengamos la alegría de participar de la vida que se manifestó en Jesucristo. Todo el Nuevo Testamento nos anuncia la vida que Jesús nos comunica:

"La Vida se dio a conocer,

lo hemos visto y somos testigos,

y les anunciamos la Vida eterna.

Estaba con el Padre,

y se nos apareció.

Lo que hemos visto y oído,

se lo damos a conocer,

para que estén en comunión con nosotros,

con el Padre y con su Hijo Jesucristo

y les escribimos esto para que tengan alegría perfecta"

Es necesario que nosotros conozcamos los evangelios, para poder participar así de esta vida plena que Jesús nos comunica. Los evangelios nos anuncian quién fue este misterioso Jesús de Nazaret.

Preguntas para el diálogo:

1. ¿Es para nosotros Jesucristo el centro de nuestra fe?

2. Leemos los evangelios para conocer mejor a Jesús?

"Tú viniste a nuestra tierra

tú compartes nuestra historia

tú vendrás para salvarnos

por eso cantamos: ¡Gloria!

A gente sencilla

tú te has revelado.

Con tu Hijo Jesús

Santo te aclamamos.

Tú sabes cómo sufrimos

hambre, desprecios y llanto

pero pues vamos contigo

ya no lo sentimos tanto

a ti nuestro Dios amigo

se dirige nuestro canto

y en medio del camino

te cantamos ¡Santo, Santo!

(Pedro Trigo, Oraciones para cantar o recitar en la misa. Misa de la crisis)

4

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen

La acción del Espíritu. En toda la Biblia el Espíritu aparece ligado al nacimiento de la vida, desde los orígenes del mundo (Gn 1, 2) hasta la plenitud última (Ap 22, 17). El Espíritu suscita profetas para que anuncien buenas noticias a los humildes y la liberación a los oprimidos (Is 61 1-2). El Espíritu hace surgir libertadores en Israel y devuelve la vida al pueblo disperso y sin esperanza (Ez 37). Ordinariamente el Espíritu actúa a través de medios pobres y humildes, para que aparezca más claramente su fuerza de vida: Personajes débiles y desconocidos como Gedeón (Jue 6-8) y Débora (Jue 4-5) salvan al pueblo; mujeres estériles y ancianas conciben hijos que serán libertadores y profetas (Sara, Gn 15, 3; Rebeca, Gn 25, 21; Raquel, Gn 29, 31; la madre de Sansón, Jue 13, 2; Ana, 1 Sam 1, 9; Isabel la madre del Bautista, Lc 1, 5s...).

En el nacimiento de Jesús, el Espíritu actúa de una forma sorprendente y misteriosa todavía: su madre María no es estéril sino virgen y José no tendrá ninguna colaboración en el nacimiento de Jesús. Jesús nace por obra del Espíritu, que desciende sobre María y el poder del Altísimo la cubre con su sombra (Lc 1, 35). Jesús no es un profeta más, ni un simple libertador del pueblo, sino el Hijo de Dios (Lc 1, 36). En el nacimiento virginal de Jesús aparece no sólo el poder del Espíritu, sino la radical novedad de la encarnación: Jesús es hijo de María, pertenece a la raza humana, pero al mismo tiempo el Hijo de Dios, es el Dios con nosotros para siempre (Mt 1, 18-25; 28, 20).

En el mismo nacimiento de Jesús aparece el estilo propio de Dios y del mismo Jesús: desde la pobreza, desde los pobres va a venir la salvación. Es una salvación que se anuncia a los pastores sencillos (Lc 2, 8-20) y que turba a los poderosos, como Herodes (Mt 2).

María, la madre de Jesús era una sencilla aldeana, una mujer pobre de un pueblo desconocido de la región de Galilea, Nazaret. Pero esta mujer esposa de un obrero manual José, comprendía todo lo mejor de la fe y la esperanza en Dios del pueblo de Israel. Ella se fía totalmente de Dios de su misericordia para con los pobres (Lc 1, 38) y proclama la grandeza del Dios que derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes (Lc 1, 50-33). María no sólo engendra a Jesús en condiciones de gran pobreza (Lc 2 ), sino que lo educa con sacrificio y lo acompaña durante los treinta años de su vida oculta, guardando todas las palabras y recuerdos en su corazón (Lc 2, 51). Luego María seguirá a Jesús en su predicación y estará junto a él en los momentos duros de su pasión y de su muerte (Jn 19, 25-27). María estará también presente en Pentecostés, en el nacimiento de la Iglesia de Jesús (Hch 1, 14).

María personifica aquella mujer de la que habla el Apocalipsis que da a luz en medio de dolores de parto (Ap 12, 2), mientras un dragón enorme desea devorar a su niño (Ap 12, 4). María es la nueva Eva, la que engendra la vida frente a todos los asesinos de muerte, y al darnos a Jesús nos asegura la victoria sobre los enemigos.

Por esto el pueblo, a pesar de que la figura de María a veces ha sido manipulada y transformada en un tema al estilo de los poderosos de este mundo, intuye que María continúa siendo la mujer popular, que sufrió la pobreza y la estrechez que tuvo que luchar por llevar su familia adelante, que, por encima de todo, creyó y esperó contra toda esperanza. María encarna la bondad materna de Dios, su misericordia, su amor sin límites hacia el pueblo, sobre todo hacia el pueblo pobre y sufrido. Es como el rostro materno de Dios.

Por otra parte María personifica una fe liberadora y no alienante, modelo para quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social (Puebla 297), sino que proclama que la salvación de Dios tiene que ver con la justicia hacia los pobres (Puebla 1143).

A veces se acusa a los católicos de haber sustituido a Jesús por María. La fe cristiana auténtica no convierte a María en una diosa, sino que la venera como Madre de Jesús, madre del Señor y prolonga la devoción del mismo Jesús hacia su Madre. Tampoco hay que interpretar los textos bíblicos que hablan de las hermanas y hermanos de Jesús (Mc 3, 32) como un ataque a la virginidad de María: "hermanos" eran llamados en la Palestina del tiempo de Jesús, los parientes, primos y demás familiares. Tampoco la virginidad de María significa un desprecio de la sexualidad: es sólo un símbolo real de la fuerza del Espíritu y de su novedad que va más allá de toda carne y que salva desde la impotencia, pues para Dios no hay nada imposible (Gn 18, 14; Lc 1, 37). Todo lo radicalmente nuevo nace de forma virginal y pobre.

La devoción popular a los diversos santuarios marianos (Copacabana, Socavón, Urcupiña, Cotoca, Guadalupe, Luján, Aparecida...) no debe derivar en rivalidades ni pugnas, ni puede hacer olvidar que es una misma Virgen la que se venera en diversos lugares aunque todos los pueblos puedan acudir a María desde su propia tradición y cultura. La piedad mariana será tanto más profunda cuando más se nutra de la Escritura y de la genuina tradición de la Iglesia.

"María nuestra del Magníficat

¡Queremos cantar contigo!

¡María de nuestra liberación!

Contigo proclamamos la grandeza del Señor,

que es el único grande,

y en él nos alegramos contigo, porque a pesar de todo él nos salva.

Contigo cantamos, María, exultantes de gratitud

porque él se fija en los insignificantes;

porque su poder se derrama sobre nosotros en forma de amor,

porque él es siempre fiel,

igual en nuestras adversidades,

único para nuestra comunión,

de siglo en siglo, de cultura, en cultura,

de persona en persona.

Porque su brazo interviene históricamente,

por intermedio de nuestros brazos, inseguros pero libres,

porque un día intervendrá, definitivamente él.

Porque es él quien desbarata los proyectos de las transnacionales

y sostiene la fe de los pequeños

que se organizan para sobrevivir humanamente.

Porque vacía de lucros los cofres de los capitalistas

y abre espacios comunitarios para el plantío, la educación y la fiesta

en favor de los desheredados.

Porque derriba de su trono a todos los dictadores

y sostiene la marcha de los oprimidos

que rompen estructuras en busca de la Liberación"

(Pedro Casaldáliga, Obispo del Brasil

María de Nuestra Liberación)

La vida de Jesús

La vida de Jesús de Nazaret fue semejante a la nuestra en todo, menos en el pecado (Heb 4.15). Lleno del Espíritu Santo pasó haciendo el bien y liberando de toda opresión (Hch 10,38):

  • Creció y se desarrolló en edad y sabiduría, se fue haciendo hombre hecho y derecho ante Dios y ante los hombres (Lc 2, 40.52).
  • Trabajó manualmente, de modo que era llamado el hijo del carpintero (Mt 13, 55) o simplemente el carpintero (Mc 6, 3).
  • Sufrió la opresión del pueblo Palestino, convertido en colonia romana, despreciada y dependiente del Imperio Romano.
  • Durante años observó los movimientos y corrientes políticas y religiosas de su pueblo; los fariseos observantes fieles de la ley, los saduceos colaboracionistas del poder romano, los esenios que huían al desierto para esperar el juicio de Dios y los zelotas guerrilleros que defendían la insurrección armada contra el poder opresor.
  • Después de treinta años de trabajo oculto en Nazaret, se sintió seducido por la predicación de Juan Bautista y fue al río Jordán a ser bautizado por él, experimentando claramente que había llegado el tiempo de su misión (Lc 3, 1-22).
  • Jesús comenzó su misión en la línea de los profetas. Como ellos se sintió ungido por el Espíritu Santo para anunciar la buena nueva a los pobres, la liberación a los cautivos y el año de gracia del Señor (Lc 4, 14-22).

Su predicación se centra en el Reino de Dios, el gran proyecto del Padre de liberar de todo cuanto aplasta a la humanidad y de dar respuesta a todas las esperanzas humanas (Mc 1, 15). Este Reino es misterioso y se expresa a través de parábolas (Mt 13) y milagros, que son señales de que el Reino ya está presente (Lc 11, 20). Este Reino de Dios es un proyecto total que abarca a toda la persona y a todas las personas, al presente y al futuro. Es un Reino que dice relación a lo personal (liberación del pecado personal), a lo histórico (justicia social o liberación del pecado estructural) y a lo último y definitivo (salvación eterna, resurrección de los muertos).

Este Reino de Dios que Jesús anuncia e inaugura no se basa en el dinero, en el prestigio ni en el poder (Lc 4, 1-13), sino en el servicio humilde, la pobreza y la solidaridad. Es el Reino del Padre y se vive en la fraternidad y la filiación.

Este Reino se dirige prioritariamente a los marginados de la historia y a los pobres de su tiempo: enfermos, endemoniados, hambrientos, samaritanos, paganos, publicanos, mujeres públicas, pequeños, viudas... Jesús come con ellos para indicar que ellos son los primeros invitados al banquete del Reino (Lc 15, 1-2), les llama bienaventurados (Lc 6, 20-26), les perdona (Lc 7, 36), se alegra de que el Padre haya revelado a ellos los misterios del Reino (Lc 10, 21-22; Mt 11, 25-27), y se identifica con ellos (Lc 9, 46-48; Mt 25 31-45).

Esta prioridad de Jesús por los marginados no es más que la revelación de la bondad de Dios que a lo largo de toda la historia se había ido manifestando. Dios escucha siempre el clamor del pobre, se compadece del que sufre, desea el derecho y la justicia para su pueblo, se pone al lado de los débiles y hace que los pobres sean el sujeto transformador de la historia y los protagonistas del Reino.

La encarnación y el nacimiento de Jesús por obra del Espíritu Santo de María Virgen fue sólo el comienzo de una vida guiada por el Espíritu, que estará centrada en instaurar una historia nueva, basada en el amor, la solidaridad y la confianza en el Padre. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz (Is 9, 1). Dios no le abandona, Jesús es el sí del Padre al clamor del pueblo, sobre todo del pueblo pobre y desvalido. Pero no todos quieren aceptar esta gran luz.

Algunas consecuencias

  • La vida de Jesús y el anuncio del Reino exigen una respuesta personal y colectiva. En el Evangelio esta respuesta se llama "seguir a Jesús". El Reino de Dios no es ni un Reino sin Dios, ni un Dios sin Reino. Es decir el Reino de Dios que Jesús anuncia no se identifica ni con un humanismo cerrado, ni con un espiritualismo desencarnado.
  • El Reino de Dios tiene carácter global. Muchas veces hemos reducido el Reino de Dios exclusivamente a lo personal, a lo interno y a la otra vida, olvidando la dimensión histórica y presente del Reino de Dios.
  • El Reino de Dios es inseparable de Jesús. Los cristianos no podemos buscar el Reino al margen de Jesús y de su vida.

Preguntas para el grupo:

1. Nuestra devoción a María ¿es liberadora?

2. ¿Vivimos la dimensión histórica del Reino de Dios?

"En medio de los acontecimientos de la historia de Israel, Dios se inclina siempre de forma incondicional y apasionada hacia el lado de los más miserables, y sólo hacia ese lado; siempre contra los poderosos, siempre a favor de los oprimidos; siempre contra quienes poseen y defienden sus propios derechos, siempre a favor de aquellos que han sido despojados y privados de los suyos"

(Karl Barth, Dogmática).

"En la lectura de la Biblia aparece una constante de la historia de salvación, desde Abraham hasta el fin del Nuevo Testamento. La voz de Dios toma forma, profundidad y sentido siempre en los marginados. En las épocas de crisis y renovación, Dios interpela a su pueblo desde la marginación, y éste comienza a recuperar el sentido y el dinamismo perdido en su marcha"

(Carlos Mesters, Flor sin defensa).

5

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos

Este artículo del Credo nos quiere mostrar que el Reino de Dios es conflictivo, que la humanidad se cierra al plan de Dios y que Dios nos salva por la cruz.

La sombra de la cruz, la sombra de la muerte de Jesús se cierne sobre todos los evangelios que están llenos de símbolos y de alusiones a la muerte del Señor: la matanza de los inocentes (Mt 2), la espada que Simeón profetiza que atravesará el corazón de María (Lc 2, 34), el cordero de Dios (Jn 1, 29), la serpiente de bronce (Jn 3, 14), el bautismo de muerte (Lc 12, 50), el grano de trigo que muere (Jn 12, 34), la unción en Betania, (Jn 12).

Continuamente aparecen alusiones a que quieren apresar a Jesús (Lc 4, 29; 13, 31; Jn 8, 20.58; 10, 39; 11, 45) y acusaciones contra Jesús: es tenido por loco (Mc 3, 21), endemoniado (Mc 3, 22; Jn 7, 20; Mt 10, 25), samaritano y cismático (Jn 8, 48), bebedor (Mt 11, 19), blasfemo (Jn 10, 33).

A medida que los evangelios avanzan, crecen las tensiones y conflictos con los fariseos (Mc 2-3; Mt 23), saduceos (Lc 6, 24; 16, 19), zelotas (Lc 9, 54), e incluso con sus mismos discípulos (Jn 6, 59).

Lentamente se va tramando una conspiración contra él en la que se alían los sumos sacerdotes, escribas, fariseos, Judas (posiblemente zelota) y más tarde Herodes y Pilato (Lc 22, 1-2; Mc 14, 1-2; Jn 11, 47).

La pasión

Jesús en un clima de tensión y de despedida, celebra la última cena con sus discípulos y mientras recuerda la liberación del Exodo, anticipa su Pascua o salida de este mundo al Padre, para liberar al pueblo de todos sus pecados. El pan y el vino son su propio cuerpo y sangre entregados por la humanidad para la remisión de los pecados (1 Cor 11; Mt 26, 17-29; Mc 14, 12; Lc 22, 7; Jn 13, 1).

Después de la cena, mientras Jesús oraba al Padre en el huerto de Getsemaní, es apresado y comienza su pasión. En ella Jesús sufre un doble proceso, religioso y político. En el proceso religioso los sumos sacerdotes y el senado le acusan de blasfemo, mientras que en el proceso político se le acusa ante Pilato de revolucionario. En estos dos procesos aparecen el enfrentamiento entre el Reino de Dios y el sistema religioso judío por una parte y el Imperio Romano, por otra. Jesús critica la hipocresía del mundo religioso de aquel tiempo y se opone al César como Señor absoluto. El Reino de Dios es lo único Absoluto.

Los sufrimientos físicos de Jesús, que recuerdan los padecimientos y torturas policiales de tantos lugares de América Latina, culminan en la crucifixión, muerte dolorosa y humillante para malhechores. En medio de dos malhechores muere Jesús. El mundo se estremece y el centurión proclama que éste hombre es Hijo de Dios (Mc 15, 38-39).

Tanto la pasión como la crucifixión y sepultura de Jesús son hechos históricos, que sucedieron "bajo el poder de Poncio Pilato". No son imaginaciones ni sueños.

El pueblo cristiano celebra con cariño la pasión y muerte de Jesús, y a través de las celebraciones litúrgicas, Vía Crucis, calvarios, procesiones de semana santa, devoción a la Dolorosa... se identifica con el Jesús sufriente. El pueblo que sufre, tantas veces injustamente, ve en Jesús un modelo de aceptación del sufrimiento pero también de esperanza, pues saben que después de la cruz viene la resurrección.

¿Cuál es el sentido de la pasión y muerte de Jesús?

Jesús muere como todo hombre, que es mortal por definición. Jesús al hacerse hombre, asume la mortalidad de la naturaleza humana.

Jesús muere angustiosamente, porque nuestra muerte está marcada por el pecado (Rm 5, 12) y Jesús al hacerse hombre carga con una historia de pecado (Jn 1, 29) y él, que no tenía pecado, se hace pecado por nosotros (2 Cor 5, 21).

Pero, Jesús muere ajusticiado, ejecutado por los responsables religiosos y políticos de su pueblo, que le consideran peligroso y subversivo. La muerte de Jesús es la expresión más grave del pecado del mundo, que no quiere acoger al Dios de la vida y le mata (Hch 3, 15). Pecado es -según Mons. Romero- lo que mató al Hijo de Dios y lo que sigue matando a los hijos de Dios.

Pero Jesús muere por amor a los hombres, entregando su propia vida en sacrificio para la liberación del pecado y para darnos su vida. Es la expresión máxima del amor misericordioso de Dios que nos perdona y salva por la cruz, reconciliando el mundo consigo (2 Cor 5, 19) y no perdonando a su propio Hijo (Rm 8, 32), que carga con nuestros propios pecados.

Jesús muere no desesperado, sino confiando en el Padre, perdonando su victoria definitiva (Lc 23, 32-46). Es para todos nosotros un modelo de cómo enfrentar el sufrimiento: Luchando, resistiendo, aceptando, confiando siempre en el Padre.

Jesús personifica el misterioso personaje llamado Siervo de Yavé (Is 42; 49; 50; 53), que sufriendo con paciencia los padecimientos injustos que caen sobre él, se convierte en salvador y semilla de una nueva vida. También el pueblo es, como el siervo de Yavé, un varón de dolores, sin belleza ni hermosura, pero que redime el pecado del mundo con su sufrimiento.

"No tenía gracia ni belleza para que nos fijáramos en él,

ni era simpático para que pudiéramos apreciarlo.

Despreciado y temido como la basura de los hombres

hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento,

semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara,

estaba despreciado y no hemos hecho caso de él.

Sin embargo eran nuestras dolencias las que él llevaba,

eran nuestros dolores los que le pesaban

y nosotros lo creíamos azotado por Dios,

castigado y humillado.

Ha sido tratado como culpable a causa de nuestras rebeldías

y aplastando por nuestros pecados.

El soportó el castigo que nos trae la paz

y por sus llagas hemos sido sanados.

Todos andábamos como ovejas errantes,

cada cual seguía su propio camino

y Yavé descargó sobre él

la culpa de todos nosotros.

Fue maltratado y él se humilló

y no dijo nada;

fue llevado cual cordero al matadero,

como una oveja que permanece muda cuando la esquilan.

Fue detenido y enjuiciado injustamente,

sin que nadie se preocupara de él.

Fue arrancado del mundo de los vivos

y herido de muerte por los crímenes de su pueblo.

.....................

y él ofreció su vida como sacrificio por el pecado.

Por esto, verá a sus descendientes y tendrá larga vida,

y por él se cumplirá lo que Dios quiere".

(Isaías 53, 2-10).

Descendió a los infiernos

¿Qué significa el descenso de Cristo a los infiernos? ¿Qué son estos infiernos?

Para entender este artículo del Credo hay que recordar que para Israel los muertos descendían a un lugar sombrío y silencioso, que llamaban Hades o Sheol, que imaginaban en el corazón de la tierra, lugar no de tormentos pero sí alejado de Dios y de su templo, y, de alguna manera ciudadela del maligno. Era el Reino de los muertos, un lugar donde se encontraban con sus padres y antepasados. Era un lugar de espera, hasta que el Mesías abriera definitivamente las puertas del Reino de la vida.

Al decir que Jesús desciende a los infiernos lo que se quiere afirmar es que Jesús por su muerte entra en este Reino de los muertos, se hace solidario con la humanidad hasta lo más bajo, desciende hasta el abismo de la soledad y el abandono. Es como el nuevo Jonás que es devorado por el monstruo y sumergido en el mar de la muerte (Jon 2, 1). Es el bautismo total de Jesús.

Los textos bíblicos hablan de este descenso de Jesús a los infiernos (Ef 4, 9; 1 Pe 3, 19-21; Hch 2, 24), aunque siempre, como veremos, en perspectiva de resurrección, de su futura ascensión; el que bajó hasta lo más profundo será exaltado hasta lo más alto del cielo (Filip 2, 6-11).

¿Qué sentido tiene este dogma para nosotros?

Es una invitación a seguir el camino de Jesús, a descender con él también hoy a los infiernos de nuestro mundo, para llevar la buena nueva de la luz y de la vida, para liberar de toda clase de muerte. Porque Jesús no desciende a los infiernos para permanecer allá, sino para resucitar y subir a los cielos:

"Subió a las alturas, llevó cautivos y dio sus dones a los hombres. ¿Qué quiere decir, sino que antes había bajado a las regiones inferiores de la tierra?. El mismo que bajó, subió después por encima de los cielos, para llenarlo todo" (Ef. 4, 18-10).

¿Qué consecuencias sacamos de la cruz de Jesús para nuestra vida?

Hay quienes consideran que el sufrimiento de esta vida es castigo de Dios por alguna acción mala, o por dejar de haber cumplido alguna obligación, por ejemplo con los muertos. A esto hay que decir que esta no es la forma ordinaria de actuar de Dios. Los males de este mundo o son producto de la limitación de la naturaleza (inundaciones, terremotos) y de la fragilidad humana (enfermedades) o, sobre todo, consecuencia de la injusticia humana: hambre, pobreza, incultura, bajos salarios, desnutrición, guerras, dictaduras, falta de libertad. Los mismos males físicos de la naturaleza se podrían evitar en gran parte si la humanidad buscase más el bien universal que el bienestar individual o de unos pocos, si en lugar de gastar en armas, invirtiese en salud y desarrollo.

Por esto no hay que hablar de resignación ante males que se pueden evitar y contra los que hay que luchar; no hemos de resignarnos ante el analfabetismo, desnutrición, viviendas infrahumanas, machismo, violación de derechos humanos, sino que hemos de luchar contra estos males que Dios no quiere. También hemos de luchar contra enfermedades e inundaciones, procurando prevenir con tiempo todos estos problemas. Muchas veces esta lucha lleva sufrimientos y persecuciones y se sufre como Jesús. América Latina está llena de mártires asesinados por haber luchado contra la injusticia. Otros han sido perseguidos, torturados, exiliados: son los que siguen de más cerca el camino de Jesús.

Sólo cuando en la lucha contra el mal se sufren las consecuencias dolorosas del mal, o cuando se encuentra uno ante un mal ya irremediable (enfermedad, muerte), tiene sentido hablar de resignación. Entonces el ejemplo del sufrimiento de Jesús y de su cruz es para los cristianos una gran ayuda y una fuente de esperanza, pues Jesús con su cruz nos salvó y nos abrió la puerta de la vida definitiva.

Preguntas para el grupo:

1. ¿Cuáles son las cruces del pueblo?

2. ¿Cómo podemos luchar contra los males que nos oprimen?

Oh Jesús que vas cargado

con tantos dolores

ten piedad de nuestras penas

y sinsabores

Por ser pueblo solidario

cárcel y palos te dieron

los opresores

Dos son las cruces, Señor

que a las espaldas llevamos:

la que nos carga los ricos

y la de nuestros pecados

Del mal de nuestro corazón

concédenos liberarnos

del opresor no venganza

sino justicia obtengamos

Oh Jesús que vas cargado

con tantos dolores

ten piedad de nuestras penas

y sinsabores

Por ser inocente y libre

y sin rencores

odio y condena te dieron

los pecadores

Dos son las cruces, Señor...

Oh Jesús que vas cargado

con tantos dolores

ten piedad de nuestras penas

y sinsabores

Por hacer obra de paz

y sin temores

en ti pusieron sus manos

torturadores

Dos son las cruces...

(Pedro Trigo, Misa de la crisis).

6

Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Resucitó de entre los muertos

El descenso de Jesús a los infiernos nos ofrece el marco adecuado para la comprensión de la resurrección de Jesús. Jesús no se queda en los infiernos; la ciudadela de la muerte no logra encerrarlo en sus murallas, sino que Jesús sale victorioso de los infiernos, del reino de los muertos, del mismo modo que Jonás que desciende en el vientre del monstruo marino (Jon 2). Jesús es el nuevo Jonás que desciende al corazón de la tierra y resucita (Mt 12, 40; Lc 11, 30). El Apocalipsis lo expresa bien:

"Estaba muerto, pero vivo y tengo las llaves de la muerte y del reino de los muertos" (Ap 1, 18).

El Padre, por medio de su Espíritu, resucita a Jesús (Rm 8, 11). Dios Padre escucha el clamor de Jesús en la cruz y lo libera de la muerte, lo hace salir de los infiernos.

"Al tercer día" significa en lenguaje bíblico que esto es algo solemne e importante (Os 6, 2).

Pero esta resurrección de Jesús tiene que ver con nosotros. Jesús resucita por nosotros (2 Cor 5, 15), nos abre las puertas de la vida, podemos llamar a Dios nuevamente Padre (Gál 4, 6; Rm 8, 15).

La resurrección de Jesús es la Pascua, la liberación plena, de la que la pascua judía del Exodo era sólo una figura. Jesús es la primicia de la nueva humanidad, es el comienzo de la utopía del Reino, lo definitivo, comienza a ser real, él es el Hombre Nuevo, el Nuevo Adán, la Cabeza de la humanidad nueva (1 Cor 15, 45).

Todos los relatos de las apariciones del Resucitado son formas catequéticas de expresar que Jesús, el mismo que fue crucificado, vive una vida nueva. Se debe anunciar a todos la gran noticia de la liberación definitiva que Jesús con su resurrección nos consiguió. Se llama a los apóstoles a la misión.

Subió a los cielos

Así como para los Judíos los infiernos simbolizan el lugar de la muerte, los cielos significan el lugar de Dios y de la gloria. La ascensión de Jesús a los cielos no es más que otra forma simbólica de expresar la resurrección de Jesús, como su exaltación, su triunfo definitivo del pecado, de la muerte y del mal. El que fue humillado ha sido exaltado (Flp 2, 9-11).

Está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso

Esta es otra forma de expresar en lenguaje simbólico el misterio de la resurrección. El hecho de estar sentado a la derecha del Padre significa que Dios Padre al resucitar a Jesús ha colocado al Hombre Jesús en un lugar no sólo preferente (la derecha) sino de dignidad divina, y que en Jesús el Padre ha glorificado las primicias de toda la humanidad. La humanidad por medio de Jesús ha sido introducida en la esfera de Dios, ha sido liberada de todo mal y comienza a vivir la plenitud de la gloria divina. El ideal de la creación comienza a realizarse en Jesús. María y los santos participan ya de esta gloria de Jesús.

Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos

Este trono de gloria de Jesús, es también el trono del Juez. El Padre ha dado a Jesús el encargo de juzgar a toda la humanidad, de ser el Juez supremo de la historia (Jn 5, 22). Pero este juicio de Jesús será no sólo sobre nuestras acciones sino también sobre nuestras omisiones. El capítulo 25 de Mateo es un relato sobre el juicio de Dios en torno a la falta de vigilancia (parábola de las diez jóvenes, Mt 25, 1-13), sobre la flojera en trabajar con los dones de Dios (parábola de los talentos, Mt 25, 14-30) y sobre la falta de amor al pobre y marginado (Mt 25, 31-45). Sobre todo esta última parábola del juicio final es una clara indicación de que Jesús se identifica con el pobre (el hambriento, el sediento, el sin hogar, sin ropa, el enfermo, el encarcelado). Jesús nos juzgará de nuestra solidaridad para con los marginados. Más aún podemos decir que dejará que los mismos pobres nos juzguen: ellos son la Corte Suprema de Justicia de la historia. No valdrán en aquél momento las buenas intenciones, ni los buenos deseos, ni siquiera los ritos o prácticas de devoción, sino únicamente nuestra acción concreta en solidaridad con los pobres de este mundo.

Algunas consecuencias de la resurrección para nuestra vida

  • Dios Padre al resucitar a Jesús le da la razón a él. El camino que Jesús escogió (opción por los marginados, pobreza, servicio humilde por amor) es el auténtico. Podemos decir que la resurrección de Jesús es una revisión de juicio de Caifás y Pilato (Jn 16, 8). Estos condenaron a Jesús, el Padre lo salva. Estos lo acusaron de blasfemo y revoltoso, pero el Padre le proclama Señor de la historia, Cristo, Juez universal de toda la humanidad. Es una forma de decir que el camino a la gloria pasa por la cruz, mientras que el camino del poder y gloria mundana lleva a la perdición.
  • De aquí se desprende que la resurrección de Jesús es una mala noticia para los Caifás y Pilato de la historia (Mt 26, 62-66), pero una buena noticia para los crucificados de este mundo. Dicho de forma más concreta: el verdugo no tiene la última palabra sino que ésta es de Dios, que se pone al lado de las víctimas de la injusticia, de los perdedores de la historia.

Tal vez para comprender mejor esto hay que recordar que la idea de resurrección en Israel, es tardía y se revela sobre todo en momentos de persecución al pueblo (2 Mac 7; Dan 12, 2) como una promesa de Dios de no dejar en el polvo de la muerte a las víctimas de la injusticia humana: los resucitará. Esto es lo que en Jesús aparece: el Crucificado, el humillado, el pisoteado, ha sido resucitado por el Padre.

  • Esto nos ayuda a comprender mejor lo que significa la resurrección de Jesús. No es simplemente una vuelta a la vida de antes (como Lázaro), sino el inicio de una vida nueva y definitiva.

Pero por otra parte, la resurrección de Jesús no es un mensaje individualista ni se limita a afirmar la inmortalidad del espíritu o del alma, sino que es una gran buena noticia colectiva, sobre todo para los que en la historia han tenido que sufrir injustamente la opresión y la humillación: El Señor los levantará del polvo, vivirán para siempre, pues la injusticia humana tiene un límite. Volveremos sobre este tema al hablar de la resurrección de los muertos.

  • De aquí se desprende que la resurrección, bien entendida, es fuente de esperanza y de audacia, es una confirmación de que Dios es el Dios de la vida, de los pobres y de la justicia.

Todos aquellos que desean que las cosas no cambien (como los ricos saduceos del tiempo de Jesús), no creen en la resurrección (Mt 23, 29). Para todos los que buscan el cambio y una sociedad más humana y más solidaria, la resurrección de Jesús es un motivo movilizador: la Utopía no es un sueño sino que en Jesús comienza a ser realidad.

Por eso las apariciones del resucitado a los discípulos y a las mujeres, humillados y abatidos por la cruz, producen en ellos alegría, paz y esperanza. De la resurrección nacerá la misión de la Iglesia. Y como veremos enseguida, el gran don de la resurrección es el Espíritu.

 

Preguntas para el grupo:

 

1. ¿Qué signos de resurrección y de vida vemos en el pueblo?

2. ¿Es para nosotros la resurrección de Jesús un motivo de verdadera esperanza?

 

"Jesucristo

nos alegramos de tu triunfo definitivo;

de que la historia no sea más que un devenir

hacia tu triunfo total

Con nuestros cuerpos aún en la brecha,

y con el alma rota,

te gritamos un primer "hurra"

hasta que se desencadene la eternidad.

 

Tu dolor ya pasó

tus enemigos han fracasado antes de nacer

tú eres el Rey de la sonrisa definitiva.

 

¡Qué nos importa la espera!

aceptamos con ilusión

la lucha y la muerte;

porque tú, nuestro Amor, no mueres.

 

Marchamos detrás de ti

por una calzada de eternidad.

Tú estás con nosotros

y eres nuestra inmortalidad.

 

Señor triunfador de los siglos

quita todo rictus de tristeza

de nuestros rostros

no estamos embarcados en un azar;

la última palabra ya es tuya.

 

Más allá del crujir de nuestros huesos

ya ha empezado el Aleluya eterno.

Que las mil gargantas de nuestras heridas

se sumen ya a tu salmodia triunfal.

 

Y enséñanos a vocear tu optimismo

por todo el mundo.

Porque tú enjugarás las lágrimas

de los ojos de todos

y para siempre, y la muerte

  1. desaparecer..."

 

(Luis Espinal, Oraciones a Quemarropa, Cristo Glorioso).

 

 

 

Tercera parte

CREO EN EL ESPIRITU SANTO

 

7

Creo en el  Espíritu Santo

 

 

Espíritu vivificante

 

La tercera y última parte del Credo se refiere al Espíritu Santo. El Espíritu aparece en la Biblia desde el comienzo de la creación, como una misteriosa fuerza de vida, como aliento y soplo que todo lo fecunda (Gn 1, 2), que da vida a todas las criaturas, que sin él vuelven al polvo (Sal 103, 30). Pero esta misteriosa fuerza fecundante no se limita a vivificar la creación, sino que alienta también la historia, conduciéndola a la salvación. El Espíritu suscita profetas y libertadores en Israel y les impulsa a que proclamen el derecho y la justicia (Is. 32, 15-17), la liberación (Is 61) y una vida nueva para el pueblo disperso (Ez 37).

 

Por esto, como hemos visto, la vida de Jesús est* guiada por el Espíritu desde su nacimiento (Lc 1, 35). Jesús es ungido por el Espíritu en el bautismo (Lc 3, 22) e impulsado por él, proclama la buena nueva, hace milagros, vence tentaciones (Lc 4, 1.14...)

 

Este Espíritu prometido a los discípulos en diversas ocasiones (Jn 14-16) es derramado sobre ellos en la resurrección (Jn 20; Hch 2). Este Espíritu es el que resucita a Jesús de entre los muertos (Rm 8, 11), inaugurando así la vida nueva y definitiva de la Nueva Humanidad.

 

Podríamos resumir diciendo que lo propio del Espíritu es dar vida, suscitar vida, hacer pasar de la muerte a la vida. Pero esta vida no simplemente la vida biológica sino la vida plena que alcanza su cumbre en la vida divina, la filiación del Padre. Por esto el Espíritu nos permite llamar a Dios, Abba, es decir, Padre (Gál 4, 6; Rm 8, 26).

 

Este Espíritu nos libera de toda muerte y esclavitud, nos hace libres de verdad (Gál 5, 3): es fuente de libertad y de liberación.

 

Este Espíritu no es una fuerza impersonal sino una Persona de la Trinidad, que procede del Padre y del Hijo. Es Señor y vínculo amoroso entre el Padre y el Hijo. Esta vida nace del amor.

 

Un obispo de la Iglesia primitiva y Padre de la Iglesia, Ireneo de Lyon habla de que el Padre actúa en el mundo a través de sus dos manos, el Hijo y el Espíritu, que tienen misiones diferentes y complementarias.

 

El Hijo, por la encarnación tiene una misión visible e histórica: Jesús de Nazaret que nace en tiempo del emperador Octavio y muere bajo Tiberio, siendo gobernador Poncio Pilato. Es la palabra encarnada, sus contemporáneos le ven, le escuchan, comen con él le tocan, le siguen o le rechazan.

 

El Espíritu, por el contrario, como su mismo nombre indica, es soplo, hálito, viento que no se sabe de dónde viene ni a dónde va (Jn 3, 8). Es invisible, impalpable, anónimo, se le compara con el perfume que todo lo invade sin verse, con el fuego que todo lo consume, con el vino que embriaga. Actúa a través de las personas y los grupos, para llevar a término el plan del Padre y la obra de Jesús. Se le conoce más por los efectos que por su forma de actuar, siempre invisible y anónimo.

 

 

Criterios para discernir el Espíritu

 

¿Cómo distinguir la presencia del Espíritu de otras manifestaciones o "espíritus" que no proceden de Dios?. La escritura nos da una serie de criterios de discernimiento (Gál 5). Todo aquello que lleva a la desintegración y a la muerte, a la violencia, a la esclavitud y a la cerrazón egoísta, no es del Espíritu de Jesús. Todo lo que conduce a la vida, a la libertad y a la liberación, al gozo auténtico para todos, a la justicia y a la paz comunitaria, procede del Espíritu. Podríamos decir que el Espíritu que se aleje de estas opciones no puede provenir de Jesús.

 

Hoy día hay muchos movimientos que se llaman espirituales y que se reúnen para aclamar al Señor y alabarlo. El criterio para saber si proceden del Espíritu Santo es si van produciendo frutos evangélicos en la persona y la comunidad en la línea de Jesús: solidaridad, justicia, liberación, vida plena. En una palabra, si ayudan a pasar a la persona y a la comunidad de la muerte a la vida verdadera, son de Jesús, de lo contrario, no lo son.

 

 

La acción del Espíritu

 

Una de las consecuencias del don del Espíritu es que gracias a él, Jesús puede estar con nosotros hasta el final de los tiempos (Mt 28, 20). El Señor prometió que no nos dejaría huérfanos (Jn 14, 18). Gracias al Espíritu, Dios permanece siempre en medio de nosotros. Esto es para nosotros fuente de esperanza: no estamos solos, Dios está con nosotros y actúa en medio de nosotros. Especialmente en medio de los que viven en las sombras de la muerte.

 

El Espíritu actúa a través de personas y grupos que buscan el bien y la liberación del pueblo, aunque no sean cristianos. En muchos movimientos sociales y políticos, religiosos y humanista se descubre la presencia anónima del Espíritu. ¿Quién no reconocerá en el movimiento de no violencia de Gandhi o De Luther King, la presencia del Espíritu? ¿Y en tantas personas y grupos de buena voluntad que luchan por la justicia, quién no verá que está presente, aunque a veces mezclado con ambigüedades, el Espíritu de Jesús?.

 

Pero en el Credo la acción del Espíritu se concreta en una serie de lugares donde los cristianos percibimos de forma clara su presencia: la Iglesia, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna.

 

Veamos cada uno de estos diferentes artículos del Credo. Cada uno de ellos es una manifestación de la acción del Espíritu en medio de nosotros.

 

 

Preguntas para el grupo:

 

1. ¿Qué experiencias tenemos de Espíritu en nuestra vida personal colectiva?

2. ¿Confiamos en la fuerza del Espíritu de Jesús?

 

 

"Sin el Espíritu Santo,

Dios queda lejos

Cristo permanece en el pasado

el evangelio es letra muerta

la Iglesia es pura organización

la autoridad es tiranía

la misión es propaganda

la vida cristiana una moral de esclavos.

 

Pero en Él.

en una indisociable unidad,

el mundo es liberado

y gime en el alumbramiento del Reino

el hombre está en lucha contra la carne

Dios está aquí

Cristo resucitado está presente

el evangelio es una fuerza vivificadora

la Iglesia significa la comunión trinitaria

la autoridad es servicio liberador

la misión es Pentecostés

la liturgia es memorial y anticipación

la acción humana es divinizada"

 

(Patriarca Ignacio IV de Antioquía,

en la Asamblea Ecuménica de Upsala, 1968)

 

 

 

8

La Santa Iglesia Católica

 

 

Relación entre el Espíritu y la Iglesia

 

En el Credo existe un estrecho vínculo entre el Espíritu y la Iglesia: no se dice exactamente "creo en la Iglesia 'sino' creo en el Espíritu Santo (que actúa) en la Iglesia". Desde las más antiguas profesiones de fe bautismales aparece ya esta conexión entre el Espíritu y la Iglesia. ¿Cuál es el sentido de esta trabazón entre el Espíritu y la Iglesia?.

 

La Iglesia nace por obra del Espíritu. El Espíritu que había actuado en Israel, que actuó en el nacimiento y vida de Jesús, es el que ahora, después de su resurrección, hace nacer la Iglesia. Jesús puso los fundamentos (predicó el Reino, reunió a los doce apóstoles...) pero la Iglesia no aparece, estrictamente hablando, sino después de la Pascua. Lucas en el capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles nos ha transmitido una narración llena de símbolos sobre el nacimiento de la Iglesia en Pentecostés: viento, lenguas, fuego, pluralidad de pueblos que comprenden el mensaje evangélico... Y a continuación va mostrando los frutos de esta irrupción de Espíritu de Jesús sobre aquel pequeño núcleo de discípulos: conversiones, bautismos, carismas, milagros, la vocación de Pablo, la predicación a los gentiles, la misión a todos los pueblos y también persecuciones y martirio. De nuevo aparece el Espíritu de Jesús como el que engendra vida y hace pasar de la muerte a la vida. De un puñado de hombres tímidos, cobardes, duros de corazón para entender las escrituras, el Espíritu hace surgir una comunidad misionera, abierta a todas las razas y culturas, capaz de encarnarse en todos los pueblos, es decir católica.

 

"Los cristianos, efectivamente, no se distinguen de los otros hombres ni por el país, ni por el lenguaje, ni por los vestidos. Porque no habitan en ciudades exclusivamente de ellos, ni hablan ningún dialecto especial, ni llevan una vida aparte.

 

Repartiéndose en las ciudades griegas o bárbaras, según le toque en suerte a cada uno, y haciéndose a los usos locales en cuestión de vestidos, comida y convivencia, muestran la admirable y, por confesión de todos, paradójica condición de su ciudadanía.

 

Residen en sus propias patrias, pero como forasteros; cumplen todos los deberes de ciudadanos y soportan todas las cargas como los extranjeros; cualquier tierra extraña es patria para ellos y toda patria tierra extraña. Se casan como todo el mundo y engendran hijos, pero no abandonan a los recién nacidos. Se encuentran dentro de la carne, pero no viven según la carne. Pasan el tiempo sobre la tierra, pero tienen los derechos de la ciudadanía en el cielo. Obedecen las leyes establecidas, pero con sus vidas superan las leyes.

 

Aman a todo el mundo y todos les persiguen. Se les desconoce y, sin embargo, se les condena. Se les mata y así se les hace obtener la vida. Son pobres y enriquecen a mucha gente. Les falta todo y abundan en todo"

(Carta a Diogneto. Cap. V Siglo II)

 

 

Unidad y Santidad de la Iglesia

 

En esta comunidad, los doce y a su cabeza Pedro, juegan un papel importante: son los encargados de mantener la cohesión y la unidad de este nuevo, pueblo de Dios, que es el Cuerpo de Cristo. Los sucesores de los Apóstoles, los obispos, y de Pedro -el obispo de Roma, el Papa- continúan velando y gobernando la Iglesia para que siempre siga fiel al camino de Jesús, al Evangelio, al Reino, a sus opciones preferenciales. En esta misión cuentan con la asistencia y especial protección del Espíritu.

 

Gracias al Espíritu, la Iglesia es santa. El Espíritu Santo es quien santifica a la Iglesia. La Iglesia es una comunidad misteriosa, humana y divina, santa y pecadora al mismo tiempo, si la debilidad y el pecado forman parte de la Iglesia, el Espíritu renueva continuamente en ellas la fidelidad al evangelio. El Espíritu no sólo actúa a través de las Escrituras y de los sacramentos, no sólo asiste a los obispos de la Iglesia y en especial al Papa en su ministerio pastoral, sino que realiza el milagro de la santidad de la Iglesia.

 

Los que se escandalizan del pecado de la Iglesia, olvidan con frecuencia que nadie está libre de culpa (Jn 8, 1-11). Los que sueñan en una Iglesia de sólo puros y santos, olvidan que Dios ha elegido lo pobre y despreciable del mundo para realizar su obra (1 Cor. 1, 27-29). Los que quisieran expulsar a los pecadores de la Iglesia, deberían releer la parábola de la cizaña (Mt 13) y escuchar estas palabras de San Agustín:

 

"En este tiempo, la Iglesia, es como una era en la que se hallan a la vez la paja y el trigo. Que nadie tenga la pretensión de eliminar toda la paja antes de que llegue la hora de aventar. Que nadie abandone la era antes que esta hora, aunque sea con el pretexto de evitar el daño que le pueden hacer los pecadores. Si se mira la era desde lejos, uno diría que en ella no hay más que paja. hay que revolverla con la mano y soplar con la boca para echar fuera la pelusa y descubrir el grano"

(San Agustín; Comentario al Salmo 25, 5)

 

O también convendría leer este texto de un escritor católico moderno:

 

"Por supuesto, si el mundo fuese la obra maestra de un arquitecto deseoso de simetría o de un profesor de lógica (en una palabra, de un dios deista), la Iglesia ofrecería un espectáculo de perfección y de orden, y la santidad sería el primer privilegio de la jerarquía: cada grado de ésta correspondería a un grado superior de santidad, hasta llegar al más alto de todos. ¿Querríamos nosotros una Iglesia como ésta? ¿Se encontraría en ella como en su casa?. No me hagan reír. En vez de sentirse en casa, se quedaría en el umbral de esta asamblea de super hombres, dando vueltas con las manos a su sombrero, como un mendigo en la puerta de un lujoso hotel... La Iglesia es la casa de una familia y en tales casas, siempre hay desorden; a lo mejor les falta una pata a las sillas, o hay manchas de tinta en las mesas, o los tarros de mermelada se vacían solos en los armarios. Todo eso lo conozco muy bien, tengo experiencia de ello"

(G. Bernanos)

 

Esta Iglesia, santa y pecadora, al correr de los siglos ha sufrido divisiones internas: primero con el Oriente cristiano (Iglesia ortodoxa), luego en la Iglesia latina Occidental (Iglesia luterana calvinista, anglicana...). Con estas Iglesias, se ha establecido sobre todo desde el Concilio Vaticano II, un serio esfuerzo de diálogo ecuménico en busca de un mutuo acercamiento y unión, pues esta división contradice a la voluntad de Jesús, de que todos los cristianos seamos uno (Jn 17, 11). Más recientemente de estas Iglesias "históricas" se han ido desmembrando grupos pequeños que constituyen las llamadas "sectas", en las cuales es más difícil el diálogo y muchas veces son instrumentalizadas por intereses políticos y económicos conservadores del exterior. Sin embargo, las sectas son un desafío para las Iglesias tradicionales, pues en último término responden a inquietudes religiosas del pueblo. Las Iglesias tradicionales deben preguntarse si no se han convertido en instituciones demasiado organizadas y burocráticas, demasiado frías y teóricas, poco comunitarias, donde los laicos y el pueblo más sencillo se encuentra muchas veces marginado y meramente pasivo.

 

 

Una parábola de la Iglesia

 

El capítulo 21 del Evangelio de Juan sobre la aparición de Jesús en el lago de Tiberíades, comprendía todo lo dicho hasta ahora en una como gran parábola de la Iglesia del futuro:

 

- Una Iglesia que nace después de la Pascua, congregando a los discípulos temerosos y dispersos, Jn, 21, 2-3.

- Una Iglesia de pobres y débiles hombres: en toda la noche no pescaron nada, Jn 21, 3.

- Una Iglesia centrada en el Señor, que está en la otra orilla, Jn 21, 4.

- Una Iglesia misionera, que fiándose de la palabra de Jesús pesca gran cantidad de pescados, Jn 21, 6.

- Una Iglesia con carismas diferentes: Juan reconoce a Jesús, Pedro se hecha al mar, Jn 21, 7-8.

- Una Iglesia fraternal reunida en torno a la Eucaristía: el Señor les ha preparado una comida, Jn 21, 12-13.

- Una Iglesia donde el misterio está siempre presente: nadie se atreve a preguntar a Jesús ¿Quién eres tú?, Jn 21, 12.

- Una Iglesia siempre necesita de conversión: Pedro recuerda con tristeza sus anteriores negaciones en la pasión, Jn 21, 17.

- Una Iglesia basada en el amor: Jesús pregunta a Simón Pedro si le ama, Jn 21, 15-17.

- Una Iglesia guiada por Pedro: apacienta mis ovejas, Jn 21, 17.

- Una Iglesia de persecución y martirio: se anuncia el martirio de Pedro, Jn 21, 18.

- Una Iglesia del seguimiento de Jesús: Jesús dice a Pedro y a Juan que le sigan: Jn 21, 19-22.

- Una Iglesia que espera que el Señor vuelva: Jn 21, 22.

 

 

La Iglesia de América Latina

 

La Iglesia de América Latina lleva quinientos años de vida desde la primera evangelización. A pesar de las ambigüedades de la Evangelización colonial, ha dado buenos frutos (Puebla 7), se vive la Iglesia como una familia, la familia de Dios (Puebla 238) y desde las reuniones de Medellín (1968) y Puebla (1979) es una Iglesia que ha optado por los pobres (Puebla 1134), ha visto surgir las comunidades de base (Medellín 15, 10; Puebla 643) y ha sufrido persecución y martirio. Es una Iglesia que recibe en estos momentos gran abundancia de carismas del Espíritu que la fecundan y hacen surgir de su seno nuevos estilos de pastoral, nuevas figuras de obispos, de sacerdotes, de laicos, de vida religiosa, catequistas, teólogos, nuevas formas de ser Iglesia. Es una Iglesia que experimenta cada día la fuerza del Espíritu, que le impulsa a ser Iglesia de todos, pero principalmente de los pobres. Es una Iglesia unida a sus obispos, y en estrecha comunión con el obispo de Roma, el Papa, que con sus visitas ha animado la fe del continente.

 

Ante la Iglesia y sus problemas, sus pecados y tensiones, ambigüedades y desafíos, el Credo nos invita a creer que el Espíritu Santo actúa en ella y que el Señor no la abandonará jamás:

 

"Yo estaré con ustedes todos los días hasta que se termine el mundo" (Mt 28, 20)

 

Los restantes artículos del credo nos ayudarán a profundizar más el misterio de la Iglesia.

 

 

Preguntas para el grupo:

 

1. ¿Cuáles son nuestras principales dificultades ante la Iglesia?

2. ¿Creemos realmente que el Espíritu actúa en la Iglesia?

 

 

"La única y verdadera Iglesia es la Iglesia de los Apóstoles, la Iglesia de los pobres, la Iglesia de Jesucristo"

(San Agustín, Sobre la Verdadera Fe 13, 83)

 

"Te damos gracias Señor

porque en tierra americana

tú te has revelado siempre

de manera soberana.

 

Desde que Antón Montesinos

dio la cara por tu gente

siempre ha habido profetas

en esta tierra sufriente.

Que el amor a Jesucristo

a muchos hizo valientes

para defender al pueblo

fieles a ti hasta la muerte.

 

María de Nazaret

quiso buscar a Juan Diego

para que ante el buen obispo

hiciera de mensajero.

Entre músicas y flores

te revelas a tu pueblo

y al doctrino nombras ángel

para que enseñe a tu clero

 

Una rosa delicada

te escogiste por esposa

entre las señoras frívolas

fue una amante generosa

para ella, las espinas

de su jardín interior

para ti todo el aroma

para el pobre, pan y honor.

 

El bastardo despreciado

en la ciudad orgullosa

que callado en su rincón

reza y barre con su escoba

es el varón elegido

para una obra milagrosa:

dar salud a los enfermos

y al pueblo, misericordia.

 

Oscar Romero de América

era un pastor muy sencillo

cumplía con su deber

y acariciaba a los niños.

En la guerra lo llamaste

a dar fuerza al abatido

por organizar al pueblo

lo enviaron al martirio.

 

Te damos gracias, Señor

por las Rosas y profetas

por tantos pastores buenos

por los músicos y poetas

por tu pueblo despreciado

que sin embargo respeta

por tu Iglesia que renace

de los pobres de esta América.

 

(Pedro Trigo, Misa Agradecida y Contrita de la Evangelización Americana).

 

 

 

9

La comunión de los santos

 

 

¿Qué significa la comunión de los santos?

 

Dentro de la parte del Credo que se refiere al Espíritu Santo y en conexión con la Iglesia, se habla de la comunión de los santos. ¿Qué significa comunión de los santos? ¿Quiere decir únicamente que estamos en relación con los santos del cielo? ¿De qué santos se trata? ¿Qué es comunión?.

 

Comunión (en griego Koinonia) significa participar, compartir, ser solidario, estar con otro, convivir.

 

La comunión de los santos significa que en la Iglesia entramos en comunión con Dios y con los hermanos, comunión con las cosas santas de Dios y con los creyentes, que la Biblia llama los "santos". Y el gran signo de esta comunión con Dios y con los hermanos es la eucaristía. En ella se expresa de forma simbólica esta nuestra comunión horizontal y vertical.

 

Veamos más despacio cada una de estas dimensiones:

 

 

Comunión con Dios

 

En la Iglesia entramos en comunión con Dios, formamos parte de su pueblo gracias al bautismo, somos introducidos en la familia de Dios, somos hijos del Padre, hermanos de Jesús y tenemos su mismo Espíritu. Por esto podemos llamar a Dios ¡Padre! (Gál 4, 6; Rm 8, 26).

 

Pero si podemos entrar en esta comunión con Dios y participar de su vida es porque Dios mismo así lo ha querido, libre y amorosamente. Dios ha querido comunicarnos su propia vida, nos ha invitado a formar parte de su familia. Dios mismo es una comunidad (el Padre, el Hijo y el Espíritu) y viven una profunda comunión interna. Esta comunión la ha querido extender a todos y ha hecho de la Iglesia un instrumento y un signo de esta comunión entre Dios y los hombres.

 

Y para realizar esta comunión entre su vida divina y la humana, ha enviado a su Hijo para entrar a formar parte de la familia humana, solidarizarse con ellas y así comunicarnos su propia vida. Jesús es el Dios -con- nosotros, es la solidaridad de Dios encarnada en nuestra historia hasta el final, hasta el descenso a los infiernos. Y el Espíritu ha sido enviado para llevar a cabo la obra iniciada por Jesús: la comunión plena entre Dios y los hombres.

 

La Escritura nos habla continuamente de esta comunión de Dios con nosotros, de la comunión con el Padre y el Hijo (1 Jn 1, 3), de la comunión del Espíritu Santo (2 Cor 13, 13), de la comunión con la luz de Dios (1 Jn 1, 6), de la comunión con la naturaleza divina (2 Pe 1, 4). Concretamente se dice que hemos sido llamados a la comunión con Cristo (1 Cor 1, 9), a compartir los sufrimientos de Cristo para así participar de su resurrección (Flp 2, 1; 3, 10; 2 Cor 1, 7; 1 Pe 4, 13; 5, 1).

 

Y esta comunión de Dios con nosotros, es para nosotros la vida plena, la felicidad, la respuesta a las ansias más profundas del corazón humano, la liberación de toda esclavitud y muerte, el comienzo del Reino de Dios. A esta comunión se orienta la creación del mundo y de la historia humana. Y en ella se manifiesta la gloria de Dios: la gloria de Dios es que el hombre viva y la vida de que vive el hombre es la comunión con Dios, dirá Ireneo de Lyon, un obispo de s. II.

 

Todo esto es un misterio que nos sobrecoge y asombra: poseemos la misma vida de Dios, estamos en comunión con el Padre, por Jesús, en el Espíritu Santo.

 

 

Comunión fraterna

 

Esta comunión con Dios nos lleva a vivir la comunión con los hermanos, con los creyentes en primer lugar y finalmente con todos los hombres, ya que todos hemos sido convocados a esta familia de Dios.

 

Esta comunión fraterna es comunión en una misma fe (de la que el Credo es el símbolo), es comunión en unos mismos sacramentos, es comunión en la vida comunitaria de la Iglesia local concreta reunida en torno al obispo, es comunión con las demás Iglesias locales, es comunión con el obispo de Roma encargado de mantener la comunión de la Iglesia universal, es comunión de oraciones con los hermanos que ya durmieron en el Señor y en especial con María y los santos que ya gozan de su gloria (Gál 2, 9; 1 Jn 1, 7).

 

Es un gran dinamismo de fraternidad de unos con otros, pero que no se limita a participar de los mismos bienes del Espíritu, sino que llega a compartir la economía y los bienes de la tierra. La comunión ha de llegar a ser económica.

 

De esto poseemos abundantes textos bíblicos. La misma palabra comunión (Koinonia), significa la colecta para los pobres de Jerusalén que Pablo pide a las Iglesias más ricas (2 Cor 9, 13; 2 Cor 8, 4; Rm 15, 26; 12, 13) y también el poner los bienes en común de la Iglesia primitiva de Jerusalén (Hch 2, 32.42.44).

 

El dinamismo de entrar en comunión con Dios lleva a compartir los bienes, a no poseerlos en exclusividad cuando los demás carecen de ellos. Es realizar el plan de Dios de formar una gran familia y que los bienes de la creación, creados para todos, se compartan fraternalmente.

 

La comunión de los santos debe inspirar una nueva concepción económica y social de los bienes de la tierra. Y esto no sólo para los cristianos, sino para toda la humanidad, ya que toda ella ha sido creada para vivir esta solidaridad.

 

 

Comunión eucarística

 

La Iglesia y en concreto el sacramento de la Eucaristía es el símbolo de este doble movimiento vertical y horizontal de comunión, es como el aglutinante de la comunión de los santos. La eucaristía, a la que llamamos ordinariamente comunión, es el lugar donde se expresa y se fundamenta la verdadera comunión.

 

En ella celebramos que Dios, para hacernos participar de su propia vida nos haya entregado a su Hijo. Jesús se ha hecho solidario con nosotros hasta la entrega de su vida por amor. Precisamente la Eucaristía de la Iglesia hace memoria continuamente de aquella Ultima Cena de Jesús con sus discípulos en la que nos amó hasta el extremo (Jn 13, 1) y nos entregó, en el pan y en el vino de la Cena Pascual, su Cuerpo y Sangre, para que participáramos así de su propia vida:

 

"La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso la comunión de la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?" (1 Cor 10, 16)

 

Pero este recibir en la Eucaristía el Cuerpo de Cristo, fundamenta la comunión de todos los que comulgamos del Señor.

 

"Uno es el pan y por eso formamos todos un solo cuerpo, porque participamos todos del mismo pan" (1 Cor 10, 17)

 

En la Eucaristía fraternal celebrada en comunión con nuestros pastores y con el obispo de Roma, haciendo memoria de los difuntos y en comunión con los santos -con María, los apóstoles, mártires y los demás santos- expresamos que la Iglesia es ante todo una comunidad, una comunión, comunión de los santos, por la fuerza del Espíritu.

 

Pero por esto mismo, la Iglesia primitiva al celebrar la fracción del pan (es decir, la Eucaristía), no se limita a la comunión fraterna en la fe y las oraciones sino que la hace llegar a la dimensión económica:

 

"Perseveraban asiduamente en la enseñanza de los apóstoles, en la puesta en común de los bienes, en la fracción del pan y en las oraciones" (Hch 2, 42)

 

Hay una estrecha relación entre la Eucaristía y la solidaridad fraterna. Por esto mismo Pablo se indignará con los cristianos de Corinto porque celebran la eucaristía de forma poco solidaria, en medio de profundas divisiones sociales (1 Cor 11, 17-34).

 

Por esto también a lo largo de la historia de la Iglesia, la eucaristía ha sido el lugar de compartir bienes, en forma de colectas, de liberar esclavos, de denunciar injusticias, de pedir que los soldados no disparen al pueblo (Mons. Romero).

 

Digamos para acabar, que el artífice de esta comunión con Dios, fraterna y Eucarística es el Espíritu Santo, el mismo que es lazo de la comunión Trinitaria. Por esto la comunión de los santos en el Credo está unida a la profesión de fe en el Espíritu.

 

 

Algunas consecuencias

 

Podemos preguntarnos si los cristianos de hoy vivimos esta dimensión solidaria de la fe y de la Iglesia, o si nos hemos encerrado en un individualismo espiritualista.

 

Podemos interrogarnos si los cristianos sabemos juntar la dimensión vertical de la comunión con la horizontal de la solidaridad fraterna.

 

Podemos preguntarnos si la Iglesia es signo de esta comunión en el mundo y si trabaja suficientemente por la solidaridad entre los pueblos.

 

Podemos preguntarnos si la eucaristía es para el cristiano un lugar donde halla la raíz de la comunión y si nuestras eucaristías nos llevan a la solidaridad con los pobres de la Iglesia y del mundo.

 

Podemos preguntarnos si muchas veces la eucaristía no se convierte en un rito meramente exterior que pretende encubrir; bajo capa de unidad y de comunidad, las reales diferencias sociales, la violación de los derechos humanos, las opresiones injustas.

 

 

Preguntas para el grupo:

 

1. ¿Qué signos de comunión vivimos en nuestra Iglesia?

2. ¿Ocupa para nosotros la eucaristía un lugar central en nuestra vida cristiana?

 

"Este sacramento (de la Eucaristía) es un sacramento de paz. No nos consciente codiciar las riquezas. Y no pensemos que basta para nuestra salvación presentar al altar un cáliz de oro y piedras preciosas, después de haber despojado a viudas y huérfanos. Este sacramento no necesita preciosos manteles, sino un alma pura. Los pobres, en cambio, sí requieren muchos cuidados. Aprendamos, pues, a pensar rectamente y a honrar a Cristo, como él quiere ser honrado... ¿Qué le aprovecha al Señor que su mesa esté llena de vasos de oro si él se consume de hambre? Sacien primero su hambre, y luego, de lo que sobra, adornen también su mesa".

(San Juan Crisóstomo, Obispo de Antioquía del S. IV).

 

 

 

10

El Perdón de los pecados

 

 

Pecado y misericordia

 

El misterio de la Iglesia, comunión de los santos, se explicita más en el artículo sobre el perdón de los pecados. La Iglesia, por la fuerza del Espíritu, es la comunidad del perdón.

 

Pertenece a la revelación bíblica la existencia del pecado que rompe nuestra relación con Dios y con los hermanos. En el Génesis se expresa esta historia de pecado a través del relato poético y simbólico del paraíso: el pecado lleva a la expulsión del paraíso donde Dios se comunicaba con la primera pareja humana (Gn 3, 14-24) y comienza un dinamismo de muerte fratricida (Caín mata a Abel, Gn 4), de destrucción de la naturaleza (diluvio, Gn 6-9), y de destrucción y desintegración social (Babel, Gn 11). El pecado es excomunión.

 

Pero junto a esta revelación del pecado se revela la misericordia de Dios que salva, perdona, reintegra a la comunión. Dios aparece como clemente, misericordioso, lento a la ira, tierno y compasivo. Los profetas anuncian esta misericordia de Dios y prometen que Dios infundirá su Espíritu para crear un corazón nuevo al pueblo de Israel (Ez 36).

 

Al llegar a la plenitud de los tiempos, Juan Bautista volverá a predicar la conversión y bautizará a orillas del Jordán con un bautismo de penitencia, que anuncia el bautismo del Espíritu que Jesús realizará (Lc 3).

 

Jesús comenzará su predicación exhortando a la conversión porque el Reino de Dios se hace presente (Mc 1, 15) y con escándalo de los que se sentían puros (fariseos, escribas), come con los pecadores y perdona pecados, simbolizando así el Reino de misericordia que él inaugura (Mc 2; Lc 19). La parábola del Hijo pródigo es una respuesta a los que se escandalizaban de su trato con pecadores: les enseña que Dios es como el Padre del Hijo pródigo, no como el hermano mayor (Lc 15, 1-32).

 

Pero sobre todo, con su muerte y resurrección Jesús nos perdonó los pecados y nos reconcilió con su Padre (2 Cor 5, 19), liberándonos del pecado (Rm 5) y devolviéndonos la comunión.

 

Pero esta actuación misericordiosa y perdonadora de Jesús no queda interrumpida por su ausencia visible. La Iglesia, llena del Espíritu de Jesús, continúa manifestando al mundo la misericordia de Dios y perdona los pecados.

 

 

El bautismo

 

El sacramento principal y primero para el perdón de los pecados es el bautismo. Cuando el Credo hace alusión al perdón de los pecados, está pensando primariamente en el bautismo.

 

En el capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles aparece claramente cuál es el sentido del bautismo cristiano:

 

- En Pentecostés el Espíritu desciende sobre los apóstoles en forma simbólica de lenguas de fuego: nace la Iglesia, la comunidad capaz de crear comunión y de superar la división de Babel (Hch 2, 1-21).

 

- Pedro, en nombre de toda la Iglesia anuncia que Jesús, el crucificado, ha sido resucitado y ha derramado el Espíritu (Hch 2, 22-36).

 

- Los israelitas, profundamente conmovidos, le preguntan qué deben hacer y Pedro les exhorta a convertirse y bautizarse para así recibir el Espíritu prometido (Hch 2, 37-39).

 

- Más de 3.000 personas se bautizan y se agregan a la comunidad de los apóstoles (Hch 2, 40-41).

 

- La primera comunidad persevera en la enseñanza apostólica, la oración, la fracción del pan y la puesta en común de sus bienes (Hch 2, 42), en alegría y sencillez (Hch 2, 43-47).

 

El bautismo de adultos, que es el que se daba en la Iglesia primitiva, exige adhesión a la Palabra cambio de vida y un morir y resucitar con Cristo, simbólicamente representado en el rito bautismal del agua (Rm 6). El bautismo no sólo nos perdona los pecados personales, sino que también nos purifica del llamado "pecado original", dándonos fuerza para superar el pecado del mundo que nos rodea, pecado que tiene una larga historia, pues proviene desde los orígenes de la humanidad.

 

La Iglesia desde sus comienzos bautiza a los que creen en Jesús, siguiendo las enseñanzas del evangelio de Jesús (Mt 28, 16-19). Pronto comenzará también a bautizar a los niños hijos de familias cristianas, exigiendo a éstas que eduquen a sus hijos en la fe de la Iglesia. Para que un día éstos puedan asumir personalmente y de forma adulta la fe recibida en el bautismo.

 

 

La Penitencia

 

Pero la Iglesia posee otros sacramentos para el perdón de los pecados cometidos después del bautismo: el sacramento de la penitencia o de la reconciliación. Fundamento en el Nuevo Testamento (Mt 18; Jn 20, 19-23), este sacramento perdona los pecados de los ya bautizados con la fuerza del Espíritu que Jesús, con su pasión y resurrección, ha dado a su Iglesia.

 

Este sacramento, que ha tenido diversas formas de celebración a lo largo de la historia de la Iglesia, es celebrado por la comunidad eclesial presidida por su ministro, el sacerdote, quien en nombre de la Iglesia puede reconciliar al pecador con la comunidad eclesial y así reintegrarlo a la comunión eclesial y a la eucaristía, de las que por el pecado el pecador se había excluido.

 

El perdón de los pecados, tanto por el bautismo como por la penitencia, se orienta hacia la comunión eclesial y por medio de ellas hacia la comunión con Dios. Sólo el Espíritu es capaz de reintegrar a la comunión con Dios y con los hermanos. Por esto el artículo del perdón de los pecados se incluye dentro de nuestra fe en el Espíritu.

 

 

Algunas consecuencias

 

  • La Iglesia es santa y pecadora, posee el Espíritu, pero está siempre llamada a la conversión y debe anunciar siempre el perdón de Dios.

 

  • El bautismo no puede ser una práctica meramente de costumbre, sino que exige un vivir la vida del Reino y el seguimiento de Jesús. En el caso del bautismo de los niños, los padres y padrinos deben comprometerse a educar a los niños cristianamente, con sus ejemplos y enseñanzas.

 

  • Frente a los que dicen que prefieren "confesarse directamente con Dios", hay que recordar que el pecado tiene siempre dimensiones comunitarias y eclesiales, y que también la reconciliación debe pasar por la comunidad eclesial presidida por su ministro. El hijo pródigo de la parábola no entró a sentarse directamente al banquete sin antes haberse reconciliado con su padre y haberle dicho que había pecado contra Dios y contra él (Lc 15, 21).

 

 La reconciliación con Dios pasa por la reconciliación con la comunidad eclesial.

 

  • Tanto el bautismo como la penitencia no se acaban con el rito litúrgico. Presuponen continuar luchando contra el pecado del mundo, contra el pecado personal y contra las estructuras de pecado de nuestro mundo lleno de injusticias.

 

 

Preguntas para el grupo:

 

1. ¿Tenemos conciencia de la importancia del bautismo en nuestra vida cristiana y la de nuestros hijos?

2. ¿Frecuentamos el sacramento de la penitencia o reconciliación?

 

"Oh Dios,

que realizas en tus sacramentos obras admirables

con tu poder invisible

y de diversos modos te has servido de tu criatura,

el agua para santificar la gracia del bautismo.

 

Oh Dios,

cuyo Espíritu, en los orígenes del mundo,

se cernía sobre las aguas,

para que desde entonces

concibieran el poder de santificar.

 

Oh Dios,

que incluso en las aguas torrenciales del diluvio

prefiguraste el nacimiento de la nueva humanidad,

de modo que una misma agua

pusiera fin al pecado y diera origen a la santidad.

 

Oh Dios,

que hiciste pasar a pie enjuto por el Mar Rojo

a los hijos de Abraham,

para que el pueblo liberado de la esclavitud del Faraón

fuera imagen de la familia de los bautizados.

 

Oh Dios,

cuyo Hijo, al ser bautizado en el agua del Jordán,

fue ungido con el Espíritu Santo;

colgado en la cruz

vertió de su costado agua, junto con sangre;

y después de su resurrección mandó a sus apóstoles:

"vayan y hagan discípulos de todos los pueblos,

bautizándolos en el nombre del Padre, y del hijo,

y del Espíritu Santo".

 

Mira, ahora, a tu Iglesia en oración

y abre para ella la fuente del bautismo.

Que esta agua reciba, por el Espíritu Santo,

la gracia de tu Unigénito,

para que el hombre, creado a tu imagen

y limpio en el bautismo,

muera al hombre viejo

y renazca como niño, a nueva vida

por el agua y el Espíritu.

Te pedimos, Señor

que el poder del Espíritu Santo,

por tu Hijo,

descienda sobre el agua de esta fuente

para que los sepultados con Cristo en su muerte,

por el bautismo,

resuciten a él a la vida.

Por Jesucristo nuestro Señor

Amén.

(Bendición del Agua en la liturgia del bautismo).

 

 

11

La resurrección de los muertos y la vida eterna

 

 

La muerte

 

La muerte es una realidad universal, angustiosa para todos y llena de incertidumbre. Pero esta realidad es experimentada de forma muy diversa según las condiciones sociales y humanas de cada uno. Mientras que para el rico acaudalado la muerte es temida porque acaba con su situación de bienestar y riqueza, que tiene que abandonar en este mundo, para los sectores populares y pobres la muerte es vivida como realidad habitual, muerte precoz o violenta, que acaba con una vida infrahumana.

 

Ante esta realidad las posturas pueden ser, además diversas según mentalidades y creencias:

 

- Para algunos, la muerte acaba con todo, todo el hombre muere y sólo queda la marcha de la historia en la que el hombre pervive anónimamente (postura materialista).

 

- Para otros, sólo se salva el alma, que va peregrinando por el mundo en busca de purificación (postura animista).

 

Ninguna de estas dos posturas se puede llamar cristiana. El dogma de la resurrección de los muertos rompe todo materialismo de que la muerte acaba con todo, pero tampoco se identifica con la creencia de la inmortalidad del alma. No es simplemente un retorno a la vida anterior, como sucedió en el caso de Lázaro (Jn 11), ni una simple pervivencia individualista.

 

 

¿Cuál es el mensaje de la resurrección de los muertos?

 

Frente a la angustiosa pregunta sobre la muerte y el más allá, el cristianismo anuncia el dogma de la resurrección de los muertos.

 

¿Qué incluye este artículo del Credo?

 

Lo podríamos resumir en las siguientes afirmaciones:

 

- El Dios Creador, que ha constituido al ser humano, como viviente (Gn) y que ha enviado a su Hijo al mundo para que asumiera la condición humana, no permitirá que la muerte destruya para siempre la persona humana ni la obra de la creación.

- Al final de los tiempos, cuando el Señor venga a juzgar a los vivos y a los muertos, recompensará a cada uno según sus obras:

"los que hicieron el bien saldrán (de los sepulcros) y resucitarán para la vida; pero los que obraron el mal resucitarán para la condenación" (Jn 5, 29).

- Para los que murieron en Cristo, el hombre entero llegará a la plenitud de la perfección, en su doble dimensión corporal y espiritual, a una transfiguración de la condición histórica mortal en una vida plena, a imagen y semejanza de la de Jesús resucitado.

- También el mundo material participará de esta glorificación plena del hombre, y surgirá una nueva creación, nuevos cielos y nueva tierra.

- Toda esta resurrección humana y cósmica será para siempre y tendrá lugar al final de los tiempos, aunque ya después de la muerte, el ser humano, personal y libre, comienza a gozar de la vida de Dios.

- La resurrección y la vida eterna es un don del Espíritu de Dios, del mismo que resucitó a Jesús de entre los muertos.

 

En resumen, "el Dios que da la vida a los muertos y llama a lo que aún no existe, como si existiera" (Rm 4, 17), no nos abandona jamás, ni siquiera en la hora de nuestra muerte.

 

 

¿Cómo ha surgido la idea de la resurrección?

 

Como hemos visto ya, el pueblo de Israel durante muchos siglos no tuvo una idea clara sobre la muerte y el más allá. Los muertos iban, según su creencia, al Sheol o Hades, lugar de sombras y lejanía de Dios. En tiempo de la persecución de Antíoco IV, en tiempo de Macabeos, es cuando aparece clara la fe en la resurrección de los muertos. La madre al ver morir a sus siete hijos, les exhorta al martirio con estas palabra:

 

"Dios, creador del mundo, que formó el género humano y ha creado cuanto existe, él les dará de nuevo el espíritu y la vida por su misericordia" (2 Mac 7, 23).

 

Semejantes ideas aparecen en Daniel (Dan 12, 2) y ya antes en algunos profetas (Ez 37, 1-14; Is 52,13; 53, 10-11), de forma que en tiempo de Jesús esta idea de resurrección aparece atestiguada en los evangelios (Jn 5, 28-29; 6, 39-40.44-45; 11, 24): Dios es un Dios de vivos no de muertos (Mc 12, 18-27). Precisamente esta idea de resurrección fue la que permitió comprender la resurrección de Jesús como inicio de los tiempos nuevos. Desde entonces la resurrección de los muertos ha pasado a ocupar un lugar central en la doctrina cristiana.

 

En Pablo estas ideas forman parte de su predicación (Hch 17, 32; 23, 6-8; 24, 14-15) y de los escritos paulinos (1 Tes 4, 13-17; Col 1, 18; Flp 3, 21) y sobre todo del capítulo 15 de la primera carta a los Corintios. en este gran texto, frente a tendencias espiritualistas y paganas, Pablo afirma claramente la resurrección de los muertos, de la que Cristo resucitado es la primicia.

 

A través de estos textos aparecen claramente la fe en la resurrección de los muertos: el ser humano, en toda su integridad, participa de la resurrección de Jesús al final de los tiempos; esta misteriosa transformación humana es obra del Espíritu, Espíritu de vida, que da la vida y la recrea hasta que llegue a plenitud (Sal 104, 30; Ez 37, 1-14; Rm 8, 11.23; 2 Cor 5, 5).

 

 

Los nuevos cielos y la tierra nueva

 

El ser humano está en el mundo material y así como el pecador humano tiene consecuencias negativas para el cosmos (Gn 3, 17-18; Gn 6), también la restauración y glorificación humana repercute positivamente en el mundo. Los profetas anuncian una nueva creación, que no es la aniquilación de la ya existente y la aparición de otra nueva, sino la transfiguración del mundo presente:

 

"Pues yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva y el pasado no se volverá a recordar más, ni vendrá más a la memoria" (Is 67, 17)

 

Esta afirmación se mantiene también en el Nuevo Testamento (2 Pe 3, 13; Ef 1, 10; Col 1, 20), y sobre todo en Rm 8, 19-23, donde se expresa el gemido de la creación, en dolores de parto, esperando la plena liberación de toda esclavitud.

 

Toda esta reflexión pasará a la tradición de la Iglesia, al símbolo y a las enseñanzas recientes del magisterio de la Iglesia (LG 48) y sobre todo a la Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, del Vaticano II.

 

"Ignoramos el tiempo en que se llevará a cabo la consumación de la tierra y de la humanidad, ni conocemos el modo cómo se transformará el universo. Pasa, desde luego, la figura de este mundo deformada por el pecado, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia y cuya bienaventuranza será capaz de saciar y hacer rebosar todos los anhelos de paz que brotan del corazón humano. Entonces, vencida la muerte, los hijos de Dios resucitarán en Cristo y lo que fue sembrado en enfermedad y corrupción se revestirá de incorruptibilidad, y permaneciendo la caridad y sus obras, se verán libres de servidumbre de la vanidad de las criaturas, que Dios creó pensando en el hombre" (GS 39).

 

 

Vida eterna

 

Este será el "comienzo" de una vida sin fin, eterna, llena de gozo y felicidad para todos los que siguieron en su vida el camino de Jesús. Se le puede llamar "gloria", "cielo", "paraíso", "Jerusalén celeste", "banquete de bodas", formas todas simbólicas e inadecuadas para expresar algo que supera nuestra imaginación y nuestro sentido: la comunión plena de toda la persona humana, de la comunidad humana y del mundo, con el Dios de la vida, con Cristo:

 

"Y para siempre estaremos con el Señor" (1 Tes 4, 17)

 

La categoría que tal vez podamos comprender mejor desde América Latina para explicar la vida eterna, es la de la "fiesta"; una fiesta sin fin de toda la humanidad salvada, en los cielos nuevos y la tierra nueva, con el Señor:

 

"He aquí la morada de Dios con los hombres,

él habitará con ellos

ellos serán su pueblo

y Dios mismo será Dios -con- nosotros

se enjugará toda lágrima de sus ojos

y no habrá más muerte, ni luto

ni clamor, ni pena

porque el primer mundo ha desaparecido" (Ap 21, 1-4).

 

María participa ya en cuerpo y alma de esta nueva tierra y nuevos cielos, y es para nosotros una señal de esperanza (LG 68).

 

 

Algunas consecuencias

 

  • El pensamiento de la vida eterna nos debe hacer más responsables: Dios toma en serio nuestras opciones y nuestra libertad. Si optamos por el Dios de la vida, participaremos de la vida de Dios para siempre (cielo), pero si optamos por la muerte, nuestra muerte será eterna (condenación o infierno).

 

  • El Dios de los pobres y de la vida no nos abandonará jamás, ni siquiera en el momento de la muerte, sino que nos resucitará a nosotros y al mundo a una vida nueva.

 

  • Este pensamiento lejos de conducir a la pasividad o a huir de los problemas de la vida y de la política, como sucede en algunas sectas, nos lleva a un compromiso con el mundo y con su transformación:

 

"no obstante, la esperanza de una tierra nueva no debe amortiguar sino más bien avivar la preocupación por perfeccionar esta tierra, donde se desarrolla el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera ofrecer un destello del nuevo mundo. Por tanto, aunque hay que distinguir cuidadosamente progreso temporal y crecimiento del Reino de Cristo, sin embargo, el primero, cuanto puede contribuir a ordenar mejor la sociedad humana interesa en gran medida, al Reino de Dios" (GS 39).

 

  • Se trata pues de ir preparando la nueva tierra ya aquí, procurando un progreso humano verdadero, el cual sólo será real si no está alienado por estructuras socioeconómicas injustas.

 

  • Hay que evitar realizar aquí el Reino pleno, cayendo en formas de mesianismos más o menos fanáticos, que busquen aquí "la tierra sin mal". Esto no es posible totalmente, sino sólo al final de los tiempos, pero hay que ir trabajando en esta dirección, sabiendo que nunca llegaremos a ello, ni nunca podremos decir que el Reino de Dios ya está definitivamente. Esto exige una actitud difícil, a la vez de compromiso y de sentido crítico.

 

  • La esperanza de la nueva tierra se alimenta de señales concretas, aunque sean tan sencillas, como las que Isaías proclama: "Construirán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos" (Is 65, 21), lo cual, como decía Mons. O. Romero, es ya una señal de esperanza para quienes no tienen casa, ni viña y construyen y trabajan para otros.

 

  • Finalmente en la situación de persecución y martirio que vive hoy América Latina en muchos lugares, la resurrección de los muertos es una señal de esperanza: Dios está de parte de los oprimidos, no de los opresores, y no dejará que permanezcan vencidos para siempre los pobres y débiles de este mundo, sino que los resucitará para la vida eterna y su sangre será semilla del Reino.

 

 

Preguntas para el grupo:

 

1. La esperanza del cielo ¿sirve para comprometernos más en esta vida, o bien nos adormece?

2. ¿Estamos convencidos de que el trabajo que aquí hagamos por el Reino tiene ya un valor permanente para siempre?

 

"Yo tuve un sueño. Soñé que un día esta nación se levantará y vivirá de acuerdo con el verdadero significado de su Credo, el cual sostiene de forma incontrovertible, que todos los hombres fueron creados iguales.

Yo tuve un sueño. Soñé que un día los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los amos llegarían juntos a la mesa fraternal.

Yo tuve un sueño. Soñé que mis cuatro hijitos vivirían un día en una nación donde no serían juzgados por el color de su piel, sino por las virtudes de su carácter.

Yo tuve un sueño. Soñé que un día pequeños niños negros y pequeñas niñas negras estrecharán sus manos con las de niños y niñas blancas, como hermanos y hermanas.

Y cuando esto suceda, uniremos nuestras manos y cantaremos: iguales al fin, iguales!"

 (Luther King, defensor de la igualdad racial y de la no violencia, asesinado violentamente).

 

"La patria está gestando un hijo

con sangre y con dolor...

Lloran los atardeceres

esperando que el hijo nazca sin odios y con amor

Mi tierra está preñada de vida

en esta noche de dolor,

esperando que despunte el alba

con un hombre nuevo, Señor"

(Enrique Angelelli, Obispo Argentino y mártir, asesinado durante la Junta Militar Argentina).

 

 

 

12

Amén

 

 

El Credo acaba con la palabra Amén, que significa así es en realidad, en esto confío en todo esto me apoyo y pongo mi esperanza, así sea.

 

Al acabar el Credo no podemos dudar de que el Padre Creador, Jesús de Nazaret el Señor y el Espíritu vivificador están con nosotros, nos acompañan en nuestra marcha hacia el Reino. Dios es el Dios -con- nosotros y continúa caminando con su pueblo, aunque a veces no lo reconozcamos, como sucedió a los discípulos que iban a Emaus (Lc 24, 15).

 

Pero esa fe nos lleva al compromiso de seguir caminando con el Señor por nuestra historia, siguiendo sus huellas, para ir construyendo, en la Iglesia, con todos los hombres de buena voluntad, el Reino de Dios.

 

Sabemos que la empresa es ardua y que la plenitud definitiva del Reino sólo se dará al final de los tiempos, pero confiamos en la fuerza de su Espíritu y en su amor para con su pueblo. La marcha por la vida no quedará interrumpida.

 

Y al acabar le pedimos como los discípulos de Emaús:

 

"Señor, quédate con nosotros, porque la tarde cae

y se termina el día" (Lc 24, 29).

 

Y el Señor volverá a partir el pan para el pueblo, pero ya no desaparecerá más.

 

"Yo estoy con ustedes todos los días hasta

que se termine este mundo" (Mt 28, 20)

¡Amén!

 

"Creemos en Dios Padre Todopoderoso que nos

da la vida, que quiere la justicia y la igualdad,

que ama con predilección a los pobres, que reúne

a su pueblo, que quiere el cambio y que camina

con nosotros en la búsqueda de la tierra prometida.

 

Creemos en Jesús, nuestro hermano, Palabra de Dios

encarnada en el pueblo sencillo y sufriente que lleva

la cruz de la opresión.

 

Creemos que la última palabra no es la de Pilato

ni la de los opresores sino la del pueblo que camina

y celebra la resurrección: triunfo del Dios de la vida.

 

Creemos en el Espíritu de Jesús que actúa

en la pobreza, la impotencia, ignorancia,

debilidad, dolor y persecución del pueblo para construir

un mundo de fraternidad, de justicia y amor.

 

Creemos en el Espíritu que está presente

y guía las Comunidades Eclesiales de Base,

semillas del reino para construir un nuevo

modelo de Iglesia, comunidad de Jesús; profética

misionera, liberadora y comprometida con el pueblo.

 

Creemos en la fuerza del Espíritu que nos

da la esperanza para destruir el monstruo

de la injusticia y del hambre que domina en

América Latina.

 

Creemos en las Comunidades Eclesiales de Base

guiadas por María, mujer sencilla

del pueblo y modelo de una nueva relación

entre el hombre y la mujer,

en donde los pobres somos sujetos de nuestra propia liberación.

 

(Credo del I Congreso Andino de CEBs, Oruro 1986)

Visitas: 1516

Lecturas sugeridas

Grupo de Curas OPP ante la segunda vuelta electoral…

En los próximos días los argentinos volveremos a participar de las elecciones nacionales.  Celebr…

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)…

2da carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres11 de marzo de 2016  …

LA TEOLOGÍA INDIA EN LA MATRIZ LATINOAMERICANA…

LA TEOLOGÍA INDIA EN LA MATRIZ LATINOAMERICANA   eazar López Hernándezstrro nacional

Retos doctrinales…

TEOLOGÍA INDIA Retos doctrinales P. Adriano Garutti. OFM Congregación para la Doctrina de la…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 442 visitantes y ningun miembro en Línea