America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    MENSAJE DE NAVIDAD

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres



    “Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (Lc 2,10)

    Hace más de dos mil años José y María buscaban lugar para que el Hijo de Dios puediese “acampar” entre nosotros y nosotras (cf. Jn 1,14). La opresión del imperio romano ahogaba la economía del pueblo de Israel y se hacía sentir en quienes habían sido excluidos de la mesa de la vida. El sistema religioso judío se había tornado leguleyo y rígido, hipócrita y alejado de la vida del pueblo más pobre. Pero en el Niño de Belén viene Dios a encender la esperanza de todos y todas, especialmente la de los más humildes de entonces y de ahora.

    Hoy como ayer creemos que la Navidad es un canto de esperanza. Es anuncio de algo nuevo que Dios quiere hacer en la humanidad. Y especialmente es el anuncio de buenas nuevas a los pobres (cf. Is 61,1).

    Por eso nuestra esperanza cristiana se une a la esperanza puesta por nuestro pueblo en este nuevo tiempo en la democracia de la Patria. Todavía resuenan en nosotros las vivencias del pasado 10 de diciembre. Volvieron a escucharse palabras de consuelo para el bien de nuestro pueblo, para la vida de los más frágiles.

    Los propósitos asumidos por el nuevo gobierno nos inspiran confianza. Se atenderá con urgencia el hambre y el endeudamiento de nuestro pueblo. Pagaremos a los acreedores, pero no a costa de la vida del pueblo y de los pobres. Volvimos a escuchar la necesidad de integrarnos a la Patria Grande. Malvinas y su soberanía volverán a ser asuntos de Estado. Se cuidará de la tierra y de los recursos naturales como nos pide Francisco en “Laudato Si”. Se declara la emergencia social. Se volvió a pronunciar el “nunca más” que promete sanear el sistema judicial y acercar a todos y a todas una justicia largamente esperada. No se respaldará la política de la represión y el gatillo fácil. Ya no se sostendrán fondos secretos y reservados. Escuchamos que la mujer y los jóvenes estarán en el centro de la preocupación de este nuevo gobierno. Se buscará crecer en federalismo.

    Escuchamos a un presidente expresar estos propósitos. Confiamos en su sinceridad, en que no se trata de otro engaño: es lo que Dios y nuestra Patria le demandan. Sabemos que no será fácil “poner de pie” a nuestra querido país. Todavía hay deudas pendientes como la de nuestras presas y presos políticos. Las fuerzas de quienes tienen intereses mezquinos siguen vigentes. No todos adhieren a este sueño colectivo de felicidad sin exclusiones.

    Pero esta Navidad nos ofrece una nueva esperanza. La celebramos. Como grupo de curas seguiremos caminando junto al pueblo y a los pobres. Y, con ellos, estaremos atentos para recordarle a nuestro presidente si algo de lo anunciado quedó en el mero discurso.

    ¡Feliz Navidad!

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    Navidad de 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (108)

    HA PARTIDO UN PROFETA Y PASTOR

    (Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres)


    La noticia de la muerte de Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Rio Negro inundó nuestros casilleros; en casi todos se decía más o menos lo mismo: ¡falleció un grande! Y no nos cabe duda señalar que así fue. Un grande.


    Cuando todos los que se creían grandes se empequeñecían día tras día, un muy reducido grupo de obispos entendió el dicho de Jesús: “quien quiera ser grande, hágase servidor de ustedes” (Mt 20,26). Y don Miguel fue un grande: fue servidor de su pueblo en la provincia, fue servidor de las comunidades, con un sínodo que marcó rumbos (muchos después no seguidos) y servidor de las víctimas del genocidio y la dictadura. No era fácil. Quizás los pequeños no soportan la grandeza servicial, o quizás, los que se creen grandes, no soportan la gigantesca pequeñez de los profetas, de los sabios, de los pastores que arriesgan su vida.

    Soportó las críticas feroces. Debió soportar (como otro grande, Paulo Evaristo Arns) que su diócesis fuera dividida en varias e incluso su discurso de recepción al Papa fue recortado en su alusión a Enrique Angelelli.

    La luz de su obispado, como otras (pocas), fue un faro para la Iglesia, y aunque haya sido cuestionado, criticado y ninguneado, él sí pasará a la historia de la Iglesia argentina como un obispo en serio. Así resultó un “servidor creíble” testigo de las cosas de Dios (Heb 3,5).

    Miguel querido, sin formalismos te decimos “¡descansá en paz!”, somos varios que esperamos, al menos en parte, seguir tus huellas, andar tus caminos y levantar, como lo hiciste, la voz en defensa y servicio de tu pueblo. Gracias, grande. Muchas gracias.

     

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    2 de diciembre de 2019

    (120)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Mensaje del grupo nacional de curas en la opción por los pobres

Florencio Varela, 21 de agosto de 2008

Como periódicamente, desde hace ya 22 años, nosotros, curas en la opción por los pobres nos hemos reunido en nuestro encuentro anual. Compartimos nuestra vida y nuestra experiencia que quiere ser cercana a los gozos y esperanzas, sufrimientos y dolores de nuestros hermanos y hermanas, particularmente de los pobres, víctimas de la injusticia y la in-solidaridad. Y en este compartir, hemos mirado y tenido presente a todos aquellos a quienes queremos acompañar en nuestro caminar cotidiano.

En nuestras comunidades, pretendemos estar cerca de todos, particularmente de aquellos que sufren. Y esperamos que ellos puedan saberlo en sus corazones, y perdonar nuestras limitaciones cuando no hemos sabido estar donde nos necesitaron o lo debimos.

Hemos comentado entre nosotros todo lo que hemos vivido y sufrido, a lo largo de todo este tiempo; particularmente en este último año. Obviamente hemos tenido miradas diferentes, y no tenemos una opinión unánime sobre todo lo que hemos vivido. Sí tenemos claro que queremos apostar nuestra vida "con los pobres de la tierra", porque esa es la apuesta de Jesús.

l. Como miembros de la Iglesia, queremos mostrar un modelo de Iglesia samaritana que empiece siempre desde los márgenes y reavive el estado de misión al que nos invitan los obispos en Aparecida, saliendo al encuentro y búsqueda de los caídos al borde del camino, y los que no tienen cabida en la sociedad;

2. Queremos escuchar el grito sordo o silenciado de las víctimas del modelo de exclusión y muerte, modelo perverso y genocida, para acompañar la búsqueda de valores alternativos que surgen de los gestos y palabras de Jesús;

3. En nuestras comunidades, queremos acompañar y trabajar alentando espacios de gratuidad donde todas y todos sean aceptados -aún en tiempos de confusión y mensajes mentirosos-, estando del lado de los pobres y denunciando todo lo que los perjudica;

4. Frente a los MCS, queremos invitar a nuestros hermanos y hermanas a tener una mirada y lectura crítica de la información que nos llega por medios que más que alentar la "libertad de prensa" proponen una "libertad de empresa" fieles a grupos económicos antes que a la búsqueda y comunicación de la verdad;

5. Queremos asimismo alertar por la enajenación de la tierra, los bosques, minas a cielo abierto, acuíferos y hasta paisajes por parte de capitales y manos extranjeras o multinacionales, algo que pensamos que sólo puede darse con el consentimiento o la complicidad de los gobiernos;

6. Y también queremos alertar ante el manejo de los símbolos que nos convocan como país o como comunidad de fe, como el uso de la escarapela o las imágenes de la Virgen de Luján con los que ciertos sectores intentan legitimar sus posturas; olvidan que la patria no la construye un sector sino toda la sociedad, comenzando desde los márgenes, y que la historia de Luján va asociada desde los orígenes al "Negro Manuel"; el custodio e hijo predilecto de aquella que festeja que Dios "derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes"; el que no acepta ya ser esclavo de los hombres sino ser "de la Virgen, nomás".

7. Para nuestro país, queremos renovar nuestra apuesta por la democracia, aunque la pretendemos siempre más participativa, con un lugar privilegiado para los pobres, indígenas y campesinos; con una justa distribución de la riqueza. Y por lo mismo repudiamos la presencia de la IV Flota de los EEUU, así como todo intento de militarización con la excusa del narcotráfico y el terrorismo. Pero en esa democracia, a la que pretendemos cada vez más justa e inclusiva, no podemos olvidar que el hambre es un crimen, y queremos enfrentar ese flagelo que afecta particularmente a los niños, indígenas y pobres.

8. Creemos que se está dando una discusión sobre el modelo de país, y -por lo tanto- pretendemos una patria donde quepan todos, donde todos sean incluídos en la mesa de la vida recordando que "sobre toda propiedad privada grava una hipoteca social";

Sabemos que vivimos tiempos difíciles, con muchas cosas poco claras, y queremos agradecer a todos aquellos y aquellas que nos ayudan a mirarlas con nuevos ojos, y a quienes disculpan nuestras limitaciones. Queremos renovar nuestro caminar en el seguimiento de Jesús, el profeta asesinado, resucitado por Dios que confirma la apuesta de su Hijo por un reino de fraternidad y de vida; y como pueblo de hermanos y hermanas alentar una mesa donde quepan todos y todos tengan el con qué.

Visitas: 1864

Lecturas sugeridas

Ante las próximas elecciones legislativas…

Nos acercamos a las elecciones de medio término en el contexto de una situación muy delicada para el…

LA COMUNIÓN ECLESIAL…

LA COMUNIÓN ECLESIAL A LA LUZ DEL PROYECTO DEL PADRE   Teófilo Cabestrero cmf J

I EL «DESCUBRIMIENTO» DEL SEGLAR…

PRÓLOGO De igual manera es imposible atribuir a Jesús la crea­ción del orden episcopal. Nada per

Malestares y Emergencias: Repercusiones del cambio epocal en la vida pastoral de la Iglesia católica…

malestares y emergencias Repercusiones del cambio epocal en la vida pastoral de la Iglesia católica

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 96 visitantes y ningun miembro en Línea