America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    CARLOS MUGICA, ¡PRESENTE!

    “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Juan12,24)

    Un nuevo 11 de Mayo, a 46 años del martirio de Padre Carlos Mugica, nos vuelve a convocar con el compromiso de la Memoria. Y hacer memoria no significa una mera evocación de lo que pasó. Memoria es actualizar, en este presente histórico, las convicciones que llevaron a Carlos a dar la vida por los pobres hasta ser asesinado a la salida de la Parroquia San Francisco Solano.

    La pandemia del coronavirus no nos permitirá celebrar la misa que habitualmente realizamos en esta parroquia de Mataderos. Allí no sólo no nos encontraremos ni abrazaremos los curas del grupo al que pertenecemos; y otros muchos curas que trabajan en medios populares alentados por la entrega de Mugica. Allí tampoco nos podremos abrazar este año con tantos y tantas que esperan ese día para decir con Carlos que “no tenemos miedo” y que, como él nos pidió, seguiremos estando en medio del caminar de nuestro pueblo más pobre.

    Tampoco podremos abrazar a Norita Cortiñas y, en ella, a todas nuestras Madres. El 11 de mayo de 1974, su hijo Carlos Gustavo Cortiñas cumplía 22 años. Lo secuestraron el 15 de abril de 1977 en la estación de Castelar mientras esperaba el tren para ir al trabajo. Hoy celebraría 68 años. Norita, su hijo y las Madres estarán presentes en nuestra cordial oración. Como también, y sin lugar a dudas, estará Marta Mugica, hermana de Carlos, fallecida el pasado 1° de abril. Para nosotros también hermana y compañera de camino.

    Pero, aunque extrañemos el calor de los abrazos, volveremos a elegir aquellos valores que guiaron a Carlos en su amor fiel hasta su muerte en esa vereda de Buenos Aires: su amor por Jesús y por los pobres; y su voz profética señalando a los crucificadores de sus hermanos y hermanas más vulnerables.

    Carlos soñaba para sus pobres una Patria donde reinaran “el amor y la igualdad”. Ciertamente una Patria distante de aquellos que hoy viven más pendientes de la cotización del dólar que de aceptar que se grave algo de sus impúdicas riquezas en beneficio de los excluidos de los bienes de la tierra. Distante también de quienes miran hacia otro lado cuando a los pobres se les niegan los servicios esenciales en sus barrios, mientras golpean sus cacerolas alentados por noticias falsas e intereses inconfesables por contrarios a la vida del pueblo. Distante, también, de todo fundamentalismo religioso que señala a Dios como el mentor de la pandemia o pidiendo que les “devuelvan la misa”, sin importarles nada de los que siguen haciendo negocio con el dolor de los que sufren. 

    No haremos la misa que nos congregue en la fecha del martirio de Carlos Mugica. Pero renovamos nuestro compromiso de seguir sus huellas: las de Jesús, las de tantas y tantos mártires argentinos y latinoamericanos.

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    11 de Mayo de 2020

    (136)

    IMPUESTO A LAS GRANDES FORTUNAS

    Declaración del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    “Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón” (Lc 12,34)



    El ritmo de los acontecimientos nos urge a unirnos a todo gesto que colabore con un mundo más justo. Un mundo donde nadie pueda sentir que sobra, que está de más. Un mundo donde nos preocupemos por el tesoro de la vida fraterna y sororal.

    Lejos de este sueño, la pandemia que nos aqueja a nivel mundial ha dejado impúdicamente expuesta la desigualdad entre los seres humanos. Y nuestro país no escapa de este escándalo.

    Hemos elogiado la prontitud en la respuesta del Estado a la emergencia sanitaria y alimentaria. Vemos con agrado la pronta reacción a las dificultades que va generando el aislamiento. Vemos, con dolor también, las consecuencias económicas que suponen estas medidas extremas; y que afectan a los sectores más postergados.

    A las puertas de un nuevo debate parlamentario que busca hacer ley un “impuesto de emergencia a las grandes fortunas” creemos oportuno expresarnos.

    En una entrevista del diario La República, de Italia, el Papa Francisco expresó: “Nuestro comportamiento siempre afecta la vida de los demás”. Y prosiguió: “… es evidente que los que no pagan impuestos no sólo cometen un delito sino un crimen”.

    No sólo creemos que este impuesto es necesario, sino también que no debiera ser sólo para esta contingencia de la emergencia sanitaria por el covid-19, sino un impuesto permanente en favor de los más pobres y de una mayor equidad en el cuerpo social (como ya existe en muchos países que suelen usar de ejemplo económico muchos de los que aquí se oponen a ello).

    Sabemos que hay muchos intereses para presentar esta iniciativa con adjetivos confiscatorios o buscando generar temor en la población. Hay medios de comunicación trabajando en este sentido. No será fácil esta lucha. Pero siempre será una lucha por una Patria más justa y más fraterna.

    Desde nuestro humilde aporte queremos convocar a todos y a todas los que quieran sumarse a respaldar esta iniciativa. Creemos que es el momento de vislumbrar un país más justo. El virus “invisible” ha dejado expuesto aún más el virus de la injusticia, nuestra injusta vida social, la ha puesto ante nuestros ojos, la ha hecho más “visible”. Es una ocasión de dar un paso hacia una mayor igualdad.

    Que nuestros mártires Enrique Angelelli, Wenceslao Pedernera, Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, en el aniversario de su beatificación, nos marquen el camino a una Patria solidaria.


    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    27 de abril de 2020

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP





    (214)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Mensaje para la Navidad de los curas en Opción por los Pobres

Si para las Fiestas, el “dios mercado” se acerca a nosotros invitándonos a “comprar y vender”, y se hace presente en un simpático anciano de carcajada fácil, en estos mismos días, los cristianos celebramos que Dios se acerca, comparte la vida del ser humano, particularmente con los pobres que no compran ni venden, camina la historia con su pueblo y ofrece un proyecto de vida y libertad.

Como los peregrinos de Emaús, queremos seguir caminando junto a nuestro pueblo, y reconociendo ese niño recién nacido, y reconociendo a los ‘pastores’ que se acercan con su trabajo, con sus sueños, con sus proyectos de ‘otro mundo posible’. Mujeres anónimas, que como María, se siguen jugando por un lugar para su familia, por un lugar para sus hogares.

Y entre ellos también Jesús, en la sencillez y pobreza del pesebre, nos revela el rostro del Dios en el que creemos y al que predicamos:

Expresamos -como Iglesia que somos- nuestra opción por el Dios-con-nosotros que resplandece en el pobre, la víctima, el marginado o desplazado. Pedimos perdón también en nombre nuestro y en el de la iglesia que no pide perdón, por las veces en que hemos favorecido a los poderosos con nuestros silencios o complicidades.

Precisamente, caminando humildemente con nuestro Dios, ese Dios con nosotros, queremos rescatar los acontecimientos positivos en materia económica, política y social que se han dado en este año como son los avances en el esclarecimiento y condena a los culpables de los crímenes de la dictadura, en especial de las torturas, desapariciones y apropiaciones ilegítimas de niños; el descenso del índice de desempleo, el aumento de los salarios y de las asignaciones a jubilados; la recuperación de reservas monetarias, una situación fiscal más equilibrada y una tasa de crecimiento sostenida que favorece el desarrollo de la industria y la creación de empleo.

Pero también queremos manifestar con honda preocupación que estos hechos positivos no llegan a solucionar problemas crónicos y de fondo de nuestra sociedad:

o       Los episodios de violencia –sindical, deportiva, barrial- que muchas veces obedecen al círculo vicioso “policía-política-dirigencia deportiva-dirigencia sindical-justicia-matones-delito”, parecen no tener fin y no parece haber decisión política de resolverlo.  

o       La inseguridad, que no es solamente la que proviene de la posibilidad de ser violentados por delincuentes, sino también la que proviene del hambre, la miseria, la desocupación, la falta de atención médica, los salarios de hambre, las condiciones insalubres de vida, la desnutrición...

o       La increíble desigualdad distributiva que esteriliza lo que se ha logrado en materia macroeconómica si los beneficios son saboreados sólo por una porción ínfima de la población. Pensamos que el superávit fiscal es una imposición más de los organismos de crédito internacional. El dinero que le sobra al Estado es el que le falta a la gente: en el poder adquisitivo de los salarios, en el sistema de salud, en la necesidad de viviendas para todos, en el sistema previsional. No sirve acumular el dinero del trabajo de todos para pagar deuda (ilegítima en buena parte) sin atender a las necesidades del pueblo. Sabemos que la mayoría de los países que hoy llamamos desarrollados, se recuperaron de sus crisis y crecieron creando empleo, aumentando el poder adquisitivo de los salarios y mejorando la calidad de vida a través del gasto público, entre otras medidas.

o       El manejo abusivo del poder político, con proyectos legislativos cajoneados, sentencias jurídicas indefinidamente postergadas, concentración impúdica abusiva del poder y cooptación de luchas populares con apariencia de detentar el monopolio de lo que beneficia al pueblo y a los pobres.

o       La desaparición de Julio Jorge López y de otros tantos desaparecidos - en pleno período democrático- nos inquieta en cuanto refleja que no está desactivado el aparato represivo de la dictadura y que la investigación emprendida en tales casos no ha dado resultado alguno.

Invitamos con cariño fraterno a nuestras comunidades cristianas y nuestro pueblo en general, a renovar las esperanzas de que otro mundo es posible: construido sobre la verdad, la justicia, y el respeto a la dignidad humana. La Navidad es la fiesta del compromiso de Dios con el ser humano y nos invita a comprometernos con un mundo más justo. Buscando las maneras de construirlo. ¡Y poniéndonos manos a la obra!

 

Visitas: 2039

Lecturas sugeridas

Carta al pueblo de Dios Nro 8

Carta al pueblo de Dios Nro 8…

Carta al pueblo de Dios Nro 8   Grupo de curas en Opción por los pobres 3 de junio de 2016…

LA COMUNIÓN ECLESIAL…

LA COMUNIÓN ECLESIAL A LA LUZ DEL PROYECTO DEL PADRE   Teófilo Cabestrero cmf J

Encuentro Nacional 1993…

Reunidos en nuestro VII ENCUENTRO NACIONAL, sacerdotes de diversas diócesis y lugares del país, iden…

UN NUEVO GOBIERNO, MOTIVO PARA LA ESPERANZA

UN NUEVO GOBIERNO, MOTIVO PARA LA ESPERANZA…

UN NUEVO GOBIERNO, MOTIVO PARA LA ESPERANZA “La esperanza de los humildes, no quedará defraudada” (

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 92 visitantes y ningun miembro en Línea