America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    A LA COMUNIDAD PARROQUIAL DE LA ISLA MACIEL

     

    Como grupo de curas en la opción por los pobres, queremos solidarizarnos con la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, que durante años fue acompañada pastoralmente por nuestro hermano, el padre Paco Olveira, de manera ejemplar.

    Es central para la identidad y la vida de un pueblo el ejercicio de la memoria. También para el Pueblo de Dios: construimos nuestra comunidad con el centro en la memoria del Misterio Pascual, la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, Buena Noticia anunciada a los pobres. Y esta memoria incluye, particularmente, la memoria de aquellos que, como el Maestro, entregaron su vida por devolver humanidad y dignidad a quienes son víctimas de la violencia y ambición de riquezas y poder de unos pocos.

    No es inocente que, a la par de empobrecer aún más a los más pobres de nuestra Patria, en estos tiempos se trate de obstaculizar e incluso silenciar el ejercicio de la memoria. Y, como cristianos, nos resulta particularmente escandaloso que, también en nuestra Iglesia, se trata de quebrar el espinazo de una comunidad prohibiéndole la memoria y borrando todos sus signos: es el eje de un modelo pastoral que pretende una grey dócil y obediente.

    Como pastores, tratamos de realizar nuestra misión recordando lo que decía San Agustín a los fieles de su diócesis: «Para ustedes soy obispo, con ustedes soy cristiano… Aquél es nombre del oficio recibido, éste es nombre de gracia; aquél, de peligro; éste, de salvación… A todos los debo amar... ayúdenme orando y obedeciendo; para que me deleite no tanto presidir cuanto servir» (Sermón 340). Por eso queremos llamar a nuestro hermano, el nuevo párroco de la Isla Maciel, a recapacitar recordando su condición de bautizado y, por tanto, ante todo hermano de los fieles de su comunidad, y sepa primero obedecer, como el santo obispo de Hipona, su historia y compromiso.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    En el año de los Mártires Riojanos, 20 de febrero de 2019

    (70)

    La Palabra de Dios se hizo carne de fraternidad (cf Jn 1,14)

    Así expresaba el Papa Francisco en la Navidad pasada su “deseo de fraternidad”:

    “Fraternidad entre personas de toda nación y cultura. Fraternidad entre personas con ideas diferentes, pero capaces de respetarse y de escuchar al otro. Fraternidad entre personas de diversas religiones. Jesús ha venido a revelar el rostro de Dios a todos aquellos que lo buscan. Y el rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto. No apareció como un ángel, sino como un hombre, nacido en un tiempo y un lugar. Así, con su encarnación, el Hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor, la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad, que todos compartimos en una gran variedad de etnias, de lenguas, de culturas…, pero todos hermanos en humanidad… Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

    También nosotros queremos adherir a este deseo del Papa ante el sufrimiento del querido pueblo venezolano. Queremos expresar nuestro más profundo rechazo ante el intento de golpe de estado en Venezuela, que, lejos de este deseo de vida fraterna para nuestros pueblos, cierra las puertas al diálogo y a la reconciliación.

    Creemos que el gobierno de Venezuela ha sido elegido democráticamente mediante uno de los sistemas electorales más transparentes del mundo. Han habido ya elecciones libres en este país hermano.

    Condenamos las políticas hegemónicas de los EE UU sobre los países de América Latina y el Caribe y las consecuentes presiones a sus gobiernos, que menoscaban el derecho a la autodeterminación de nuestros pueblos. Por eso consideramos digna de repudio toda injerencia externa en los problemas internos de nuestros pueblos.

    En particular nos parece despreciable la actitud de algunos gobiernos de nuestro continente, incluido el nuestro, que, sometidos a los intereses del imperio, de las grandes corporaciones y de la economía neoliberal, se han arrogado el derecho de decidir por el pueblo venezolano quién debe gobernarlo. Nuestros países tienen la capacidad y el derecho soberano de autogobernarse a través del pleno desempeño de sus instituciones.

    Venezuela, como cualquiera de nuestros países de la Patria Grande, tiene sus problemas internos. Nadie ignora que muchos de estos problemas son generados “desde fuera” con la complicidad de mezquinos intereses que se defienden “desde dentro”. Pero son los mismos venezolanos quienes deben solucionarlos.

    Que la fraternidad sea una realidad en América Latina y en el mundo, con el respeto profundo a la autodeterminación de los pueblos.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    24 de enero de 2019

    (144)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo


Mensaje de los curas en la opción por los pobres

Creemos que la situación actual nos invita a decir "una palabra". Pero ¿qué palabra? La crisis internacional sin precedentes, el nuevo reclamo de los sectores de las patronales agropecuarias, el adelantamiento de las elecciones, la ley de radiodifusión. Todo parece entremezclarse, y sabemos que cualquier palabra puede ser usada por unos o por otros en un sentido o el otro, a favor o en contra.

Entre nosotros tenemos miradas diferentes. A veces, ¡muy diferentes!, y lejos de ser motivo de conflicto, son temas que nos unen y acercan. Hay entre nosotros algunos que se sienten muy cercanos al gobierno (nacional, o provincial) y otros que se ven totalmente en oposición; algunos quieren palabras claras y firmes ante una actitud o decisión, y otros no tienen claro qué decir o hacer, o prefieren no hacerlo.

Entonces, ¿cómo decir 'una palabra' ante esta situación? Pero veamos algunas cosas:

1. Los problemas nacionales como el conflicto con el autodenominado "campo", o el "adelantamiento" de las elecciones nos hacen ver estupefactos "desde afuera" cómo unos y otros pelean por carroña sin que los pobres sean el tema central y principal, y a veces sin que parezca que importen. Unos estaremos más cerca de un lado, otros de otro, pero sí tenemos claro que los pobres no se ven beneficiados en esto. Y es allí donde queremos estar. Invariablemente.

2. La enorme crisis internacional es fruto exclusivo del capitalismo; y parece que se la pretende solucionar con "más capitalismo". Se inyectan miles de millones de dólares en los bancos y compañías que fueron "las madres de la crisis". ¡Qué distinto sería si ese dinero se destinara directamente y sin intermediarios a los pobres, a lo que los beneficia claramente. ¿No es impúdico escuchar que se dan miles de millones de dólares al banco tal o la aseguradora cual mientras millones y millones de hermanos y hermanas entran diariamente en el "universo de la pobreza"? ¿No es impúdico y criminal el hambre, la falta de salud, y de trabajo, o los subsidios que nunca llegan a los pobres?

3. Proyectos de leyes como los de radiodifusión parecerían ajenos a los problemas fundamentales de la gente; pero a su vez es cierto que los medios de comunicación pueden crear ánimos sociales, insoportables sensaciones de inseguridad, ser amplificadores de voces menores, o hasta gestar golpes de Estado. Y eso repercute en la vida de la sociedad y de los pobres en especial (no olvidamos la responsabilidad de muchos medios en el clima de descontento que terminó apoyando el golpe de estado genocida de 1976). Por esto nos parece fundamental que se modifique esta ley de la Dictadura militar y que se diversifique lo más posible el universo de las comunicaciones ya que monopolios u oligopolios sólo perjudican la mirada diversa o la lectura de la realidad más profunda.


4. No olvidamos, también, la actitud frecuentemente intolerante de pretender ser dueños de la verdad, intérpretes autorizados y exclusivos del sentir y ser popular que terminamos, tantas veces, viendo a los que no piensan "como yo" como verdaderos "enemigos", incluso a aquellos que tan honestamente como nosotros, pretenden priorizar a los pobres y defender sus intereses, contribuyendo de esa manera al desconcierto de la gente. En este sentido, nos parece indispensable una actitud de sincero diálogo y respeto que nos permita ver con la mayor claridad posible quiénes son los que defienden con sus palabras y su vida a los pobres, y quienes se desinteresan de su suerte, ¡o la provocan!

Insistimos en un tema que nos parece fundamental: aun con diferentes miradas, pretendemos mirar lo que nos parece -humilde y honestamente- que más beneficia, o perjudica a los pobres. Y queremos invitar a todos, en especial a los que tienen responsabilidad pública a cambiar el enfoque, a abandonar actitudes de discordia y -especialmente- a recordar que sólo donde los pobres de ven beneficiados Jesús se hace presente, y Dios reina. Es desde allí que pretendemos decir nuestra palabra.


Grupo de Curas en Opción por los pobres

Marzo 2009

Visitas: 1453

Lecturas sugeridas

Teología de la liberación y teología oriental.…

Teología de la liberación y teología oriental. aproximaciónn V. Codina, Polas de la min

Reflexión en Navidad 2003-2004…

Reflexión en Navidad 2003-2004 Sabemos que los tiempos y la mirada sobre la realidad cambian con v…

Encuentro 2011 ¿Adónde va la Iglesia?…

"¿Adónde va la Iglesia?" ómo se ubica "la Iglesia de los pobres" en ese "lugar"?os Aire

JESÚS Y EL REINO DE DIOS…

Cristo para nosotros hoy Trotta, Madrid 1997 (pp. 13-29) JESÚS Y EL REINO DE DIOS I. EL REINO D…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 72 visitantes y ningun miembro en Línea