America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    La Palabra de Dios se hizo carne de fraternidad (cf Jn 1,14)

    Así expresaba el Papa Francisco en la Navidad pasada su “deseo de fraternidad”:

    “Fraternidad entre personas de toda nación y cultura. Fraternidad entre personas con ideas diferentes, pero capaces de respetarse y de escuchar al otro. Fraternidad entre personas de diversas religiones. Jesús ha venido a revelar el rostro de Dios a todos aquellos que lo buscan. Y el rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto. No apareció como un ángel, sino como un hombre, nacido en un tiempo y un lugar. Así, con su encarnación, el Hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor, la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad, que todos compartimos en una gran variedad de etnias, de lenguas, de culturas…, pero todos hermanos en humanidad… Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

    También nosotros queremos adherir a este deseo del Papa ante el sufrimiento del querido pueblo venezolano. Queremos expresar nuestro más profundo rechazo ante el intento de golpe de estado en Venezuela, que, lejos de este deseo de vida fraterna para nuestros pueblos, cierra las puertas al diálogo y a la reconciliación.

    Creemos que el gobierno de Venezuela ha sido elegido democráticamente mediante uno de los sistemas electorales más transparentes del mundo. Han habido ya elecciones libres en este país hermano.

    Condenamos las políticas hegemónicas de los EE UU sobre los países de América Latina y el Caribe y las consecuentes presiones a sus gobiernos, que menoscaban el derecho a la autodeterminación de nuestros pueblos. Por eso consideramos digna de repudio toda injerencia externa en los problemas internos de nuestros pueblos.

    En particular nos parece despreciable la actitud de algunos gobiernos de nuestro continente, incluido el nuestro, que, sometidos a los intereses del imperio, de las grandes corporaciones y de la economía neoliberal, se han arrogado el derecho de decidir por el pueblo venezolano quién debe gobernarlo. Nuestros países tienen la capacidad y el derecho soberano de autogobernarse a través del pleno desempeño de sus instituciones.

    Venezuela, como cualquiera de nuestros países de la Patria Grande, tiene sus problemas internos. Nadie ignora que muchos de estos problemas son generados “desde fuera” con la complicidad de mezquinos intereses que se defienden “desde dentro”. Pero son los mismos venezolanos quienes deben solucionarlos.

    Que la fraternidad sea una realidad en América Latina y en el mundo, con el respeto profundo a la autodeterminación de los pueblos.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    24 de enero de 2019

    (110)

    “Dejen que los niños vengan a mí” (Mateo 19,14)

    A fines del año 2018 el gobierno nacional nos ha sorprendido con un nuevo intento de baja en la edad de imputabilidad de los menores con un anteproyecto de ley que propone crear un “sistema de Responsabilidad Juvenil”.

    Son muchos los sectores que han reaccionado frente a la propuesta. Hermanos y hermanas nuestros que trabajan día a día con niños y jóvenes han levantado su voz y advertido el dislate. Queremos unir la nuestra para amplificar este urgente llamado de atención.

    Creemos  que  los  aires  de  violencia,  represión  y  punición  que  soplan  en  la  región (“bolsonarización”) y el mundo ayudan a este nuevo viejo intento. Como si la solución a la pauperización  que  el  mismo  sistema  genera  (y  al  que  pareciera  adscribir  la  alianza gobernante  con  sus  iniciativas)  fuera  multiplicar  penas  o  cárceles.  Paradójicamente asistimos con estupor al intento de cierres de escuelas y universidades, al desfinanciamiento de  programas  sociales,  al  intento  de  militarizar  la sociedad  proponiendo  las  armas  como remedio a los males de la desintegración social.

    Transcribimos  un  fragmento  de  “La  infancia  es  un  peligro”.  Así  escribía  genialmente Eduardo  Galeano: “Desde  el  punto  de  vista  del  sistema,  la  vejez  es  un  fracaso,  pero  la infancia es un peligro. En muchos países latinoamericanos,  la hegemonía del mercado está rompiendo los lazos de solidaridad y está haciendo trizas el tejido social comunitario. ¿Qué destino  tienen  los  dueños  de  nada  en  países  donde  el  derecho  de  propiedad  se  está convirtiendo en el único derecho sagrado? Los niños pobres son los que más ferozmente sufren  la  contradicción  entre  una  cultura  que  manda  consumir  y  una  realidad  que  lo prohíbe. El hambre los obliga a robar o a prostituirse; pero también los obliga la sociedad de consumo, que los insulta ofreciendo lo que niega. Y ellos se vengan lanzándose al asalto.
    En  las  calles  de  las  grandes  ciudades,  se  forman  bandas  de  desesperados  unidos  por  la muerte que acecha”.

    Queremos que esta advertencia sea a la vez invitación a trabajar reparando el tejido social comunitario con lazos de solidaridad y amor efectivo a nuestros hermanos más pequeños y pobres. Que los niños y jóvenes nos encuentren cercanos para acompañarlos a la Vida.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    12 de enero de 2019

    (103)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Reunidos en nuestro VII ENCUENTRO NACIONAL, sacerdotes de diversas diócesis y lugares del país, identificados en la opción preferencial por los pobres, nos hemos encontrado nuevamente trayendo en nuestros corazones los "gozos y esperanzas, las angustias y las tristezas" de los hombres y mujeres de nuestras comunidades.

Compartiendo nuestros sentimientos y reflexiones sobre el momento que vivimos nos duele e indigna:

- La situación de miles de familias sin trabajo, condenadas a la miseria y a la desesperanza.

- La infancia marginada desde antes de nacer, sin futuro, condenadas a la desnutrición, al analfabetismo, a la delincuencia.

- Los ancianos desprotegidos, víctimas del hambre, sin acceso a la salud.

- Los jóvenes desorientados e incomprendidos, vaciados de ideales, empujados a la violencia, la drogadicción, el alcoholismo. Jóvenes del interior obligados al éxodo sin futuro.

- La injusta distribución de tierras. La falta de viviendas.

- La injusticia de una salud y educación sólo para los ricos.

- El permanente cierre de fuentes de trabajo y el achicamiento del mercado laboral.

- La entrega vergonzosa del patrimonio nacional por medio de privatizaciones plagadas de corrupción generando monopolios privados.

- El aislamiento de poblaciones enteras por el cierre de ramales ferroviarios.

- La permanente postergación de los sectores más débiles de nuestra sociedad; aborígenes, discapacitados, presos.

- La falta de política de migración interna que obliga a la gente a desplazarse sin destino ni esperanza.

- La corrupción del poder judicial que genera inseguridad para los pobres e impunidad para los grandes.

- El desprestigio de la actividad política

- El silencio cómplice de algunos sectores de nuestra propia iglesia.

- El creciente desinterés por el compromiso social, sindical...

Pero más nos duele la necedad y la soberbia que a veces pretende negar esta realidad ( "...vamos bien", ..."el mundo nos toma de ejemplo...") y otras veces, justificar esta situación en nombre de un futuro mejor, del ingreso al primer mundo, de la lógica del mercado, la necesidad de no quedar al margen de la economía mundial, la supuesta falta de alternativas e incluso apelando sacrílegamente al Evangelio para justificar que "pobres habrá siempre".

 

Por todo esto, renovando los compromisos asumidos en Encuentros anteriores y por fidelidad al Evangelio y la opción asumida en Medellín, Puebla y Santo Domingo:

DENUNCIAMOS como anti-evangélico el sistema económico vigente.

Y con la misma fuerza queremos ANUNCIAR Y CELEBRAR la presencia del Reino de Dios en mujeres y hombres de nuestra iglesia, de otras iglesias cristianas y de distintos sectores de nuestra sociedad, que se empecinan en construir pequeños espacios de participación, comunicación, solidaridad, encuentro (cooperativas de vivienda, trabajo y consumo; clubes de madres, comunidades eclesiales de base, medios de comunicación alternativos, grupos de teatro, de arte, ecologistas, comedores, ollas populares, movilizaciones de jubilados, docentes). Son todavía esfuerzos aparentemente pequeños si se comparan con el tremendo poder de la propaganda oficial, pero muy significativos.

Queremos ALENTAR Y ACOMPAÑAR estos intentos porque como el grano de mostaza llevan en germen la vida, una vida más fuerte que cualquier sistema.

Son signos que nos enseñan a confiar en el pueblo por el que ha optado el Dios de la vida, el Dios que –según María de Nazareth- derriba del trono a los poderosos y levanta a los pobres, colma de bienes a los hambrientos y despide a los ricos con las manos vacías. (Lucas 1, 53).

Visitas: 1487

Lecturas sugeridas

Apunte 2 Encuentro 2008…

Grupo de Curas de la opción por los pobres-Encuentro 2008 (Marcelo González)   Apunte 2: Tran…

Mensaje para Navidad 2018, Curas OPP

Mensaje para Navidad 2018, Curas OPP…

EL PUEBLO QUE HABITABA EN TINIEBLAS VIO UNA GRAN LUZ (Isaías 9, 2; Mateo 4,16)  Las cristianos…

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR…

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR Como grupo de curas opp hemos repudiado los casos de pederastia, pa…

LA TEOLOGÍA INDIA EN LA MATRIZ LATINOAMERICANA…

LA TEOLOGÍA INDIA EN LA MATRIZ LATINOAMERICANA   eazar López Hernándezstrro nacional

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 20 visitantes y ningun miembro en Línea