America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    A LA COMUNIDAD PARROQUIAL DE LA ISLA MACIEL

     

    Como grupo de curas en la opción por los pobres, queremos solidarizarnos con la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, que durante años fue acompañada pastoralmente por nuestro hermano, el padre Paco Olveira, de manera ejemplar.

    Es central para la identidad y la vida de un pueblo el ejercicio de la memoria. También para el Pueblo de Dios: construimos nuestra comunidad con el centro en la memoria del Misterio Pascual, la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, Buena Noticia anunciada a los pobres. Y esta memoria incluye, particularmente, la memoria de aquellos que, como el Maestro, entregaron su vida por devolver humanidad y dignidad a quienes son víctimas de la violencia y ambición de riquezas y poder de unos pocos.

    No es inocente que, a la par de empobrecer aún más a los más pobres de nuestra Patria, en estos tiempos se trate de obstaculizar e incluso silenciar el ejercicio de la memoria. Y, como cristianos, nos resulta particularmente escandaloso que, también en nuestra Iglesia, se trata de quebrar el espinazo de una comunidad prohibiéndole la memoria y borrando todos sus signos: es el eje de un modelo pastoral que pretende una grey dócil y obediente.

    Como pastores, tratamos de realizar nuestra misión recordando lo que decía San Agustín a los fieles de su diócesis: «Para ustedes soy obispo, con ustedes soy cristiano… Aquél es nombre del oficio recibido, éste es nombre de gracia; aquél, de peligro; éste, de salvación… A todos los debo amar... ayúdenme orando y obedeciendo; para que me deleite no tanto presidir cuanto servir» (Sermón 340). Por eso queremos llamar a nuestro hermano, el nuevo párroco de la Isla Maciel, a recapacitar recordando su condición de bautizado y, por tanto, ante todo hermano de los fieles de su comunidad, y sepa primero obedecer, como el santo obispo de Hipona, su historia y compromiso.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    En el año de los Mártires Riojanos, 20 de febrero de 2019

    (70)

    La Palabra de Dios se hizo carne de fraternidad (cf Jn 1,14)

    Así expresaba el Papa Francisco en la Navidad pasada su “deseo de fraternidad”:

    “Fraternidad entre personas de toda nación y cultura. Fraternidad entre personas con ideas diferentes, pero capaces de respetarse y de escuchar al otro. Fraternidad entre personas de diversas religiones. Jesús ha venido a revelar el rostro de Dios a todos aquellos que lo buscan. Y el rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto. No apareció como un ángel, sino como un hombre, nacido en un tiempo y un lugar. Así, con su encarnación, el Hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor, la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad, que todos compartimos en una gran variedad de etnias, de lenguas, de culturas…, pero todos hermanos en humanidad… Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

    También nosotros queremos adherir a este deseo del Papa ante el sufrimiento del querido pueblo venezolano. Queremos expresar nuestro más profundo rechazo ante el intento de golpe de estado en Venezuela, que, lejos de este deseo de vida fraterna para nuestros pueblos, cierra las puertas al diálogo y a la reconciliación.

    Creemos que el gobierno de Venezuela ha sido elegido democráticamente mediante uno de los sistemas electorales más transparentes del mundo. Han habido ya elecciones libres en este país hermano.

    Condenamos las políticas hegemónicas de los EE UU sobre los países de América Latina y el Caribe y las consecuentes presiones a sus gobiernos, que menoscaban el derecho a la autodeterminación de nuestros pueblos. Por eso consideramos digna de repudio toda injerencia externa en los problemas internos de nuestros pueblos.

    En particular nos parece despreciable la actitud de algunos gobiernos de nuestro continente, incluido el nuestro, que, sometidos a los intereses del imperio, de las grandes corporaciones y de la economía neoliberal, se han arrogado el derecho de decidir por el pueblo venezolano quién debe gobernarlo. Nuestros países tienen la capacidad y el derecho soberano de autogobernarse a través del pleno desempeño de sus instituciones.

    Venezuela, como cualquiera de nuestros países de la Patria Grande, tiene sus problemas internos. Nadie ignora que muchos de estos problemas son generados “desde fuera” con la complicidad de mezquinos intereses que se defienden “desde dentro”. Pero son los mismos venezolanos quienes deben solucionarlos.

    Que la fraternidad sea una realidad en América Latina y en el mundo, con el respeto profundo a la autodeterminación de los pueblos.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    24 de enero de 2019

    (144)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Mensaje final de los Sacerdotes en la Opción por los Pobres

al terminar su 13º Encuentro Anual

Nosotros, sacerdotes de diferentes regiones de todo el país, reunidos en nuestro 13º Encuentro Anual, y frente a la durísima situación que vive nuestro pueblo, queremos hacer oir nuestra voz.

* Nos duele hondamente, y nos solidarizamos totalmente con la angustia y hasta desesperanza de tantos hermanas y hermanos nuestros que no encuentran salida a sus dolores, a su falta de salud, o de trabajo, al derecho a una infancia feliz y una digna ancianidad;

* Nos indigna la soberbia y el silencio cómplice de una escasa minoría que sobrevuela la realidad sin jamás tocarla, y que permanece indiferente, cuando no directamente responsable de esta situación;

* Nos rebela la mezquindad de gran parte de la clase "dirigente", empresarial, política, judicial, sindical, e incluso clerical que midiendo desde su miopía la supuesta realidad cuidan las palabras, los números o las prebendas desentendiéndose de los dolores, la angustia y la "muerte antes de tiempo" que padece a diario nuestro pueblo;

* Nos negamos a que se siga pagando la deuda externa ilegítimamente contraída, usurariamente reclamada y ciertamente ya pagada, impidiéndose así destinar el dinero necesario para la generación de fuentes de trabajo estable, atención de la salud y educación para todos, seguridad con derechos humanos, vida digna para nuestros niños y ancianos...

Frente a esto, y ante la inminencia de las elecciones nacionales, queremos expresar:

* Nos alegramos, a pesar de sus deficiencias, que nuestro país continúe en la senda democrática abandonando tormentosos caminos de dictaduras y muerte; esperando poder alcanzar así, cada vez más, una auténtica democracia que supone justicia social;

* Rechazamos todo tipo de declaración o propuesta que quiera hacer creer que el actual modelo socioeconómico de exclusión y muerte es el único camino posible;

* Rechazamos toda propuesta, con fines electoralistas a "meter bala" a los delincuentes (o supuestos malhechores), e instamos a generar fuentes de trabajo, a combatir eficazmente el tráfico de drogas y armas, a cuidar de la salud y la educación, lo que evitaría en gran parte la generación de delincuencia;

* Exigimos, en nombre de Jesucristo, a aquellos que se han enriquecido en estos últimos años a que reparen la acumulación inmoral de bienes y sean solidarios con aquellos hermanos empobrecidos, víctimas de la exclusión; y a que eviten toda ostentación de sus riquezas, que es extremadamente violento a los ojos de quienes no alcanzan a satisfacer sus mínimas necesidades;

* Pedimos a los candidatos a los distintos cargos electorales a que expresen clara y firmemente cómo van a luchar contra la desocupación, cómo permitirán que el pueblo acceda a su merecida y justa felicidad; y pedimos a nuestra gente sencillamente que no vote a quienes no emitan mensajes claros y que den seguridad de su cumplimiento, teniendo siempre presente que el ejercicio de nuestros derechos cívicos no se limita ni se reduce a los períodos electorales.

Como sacerdotes, iluminados por el ejemplo de nuestros mártires, y confiados en la esperanza que nos da la Palabra de Jesús que nos compromete a trabajar junto a los pobres, y a "bajar de la cruz a los pueblos crucificados",

* queremos renovar nuestro compromiso y cercanía a los predilectos de Jesús;

* queremos mantenernos firmes en nuestro compromiso de denunciar todo lo que es contrario al plan de Dios que quiere la vida de los pobres y anunciar lo que conduce a su felicidad;

* queremos expresar claramente a los dirigentes que no escuchan al pueblo, que Dios no está de su lado, y que es más, rechaza y abomina planes, modelos y actitudes de vida que no tengan preferencialmente en cuenta a los pobres y excluídos (Mateo 25,31-45);

* queremos renovar ante Jesús nuestro firme deseo de seguirlo e imitarlo en su cercanía a los pobres y buscar "que tengan vida, y vida en abundancia" (Juan 10,10) como lo exige el Espíritu en este "Año de Gracia del Señor".

San Antonio de Arredondo, 12 de agosto 1999

A los 25 años del martirio del P. Carlos Mugica

 

Visitas: 1520

Lecturas sugeridas

18ª carta al Pueblo de Dios

18ª carta al Pueblo de Dios…

18ª carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres de octubre de 2016

4ta carta al Pueblo de Dios de curas opp…

4ta carta al Pueblo de Dios de curas opp Grupo de curas en Opción por los pobres 8 de abril de

A 40 años del golpe genocida del 24 de marzo de 1976…

A 40 años del golpe genocida del 24 de marzo de 1976   El próximo 24 de marzo se conmemoran 4…

NUEVOS ATAQUES A LA PASTORAL INDÍGENA Y A LA TEOLOGIA INDIA…

NUEVOS ATAQUES A LA PASTORAL INDÍGENA Y A LA TEOLOGIA INDIA   lance del año 2005 st E…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 77 visitantes y ningun miembro en Línea