America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    CARLOS MUGICA, ¡PRESENTE!

    “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Juan12,24)

    Un nuevo 11 de Mayo, a 46 años del martirio de Padre Carlos Mugica, nos vuelve a convocar con el compromiso de la Memoria. Y hacer memoria no significa una mera evocación de lo que pasó. Memoria es actualizar, en este presente histórico, las convicciones que llevaron a Carlos a dar la vida por los pobres hasta ser asesinado a la salida de la Parroquia San Francisco Solano.

    La pandemia del coronavirus no nos permitirá celebrar la misa que habitualmente realizamos en esta parroquia de Mataderos. Allí no sólo no nos encontraremos ni abrazaremos los curas del grupo al que pertenecemos; y otros muchos curas que trabajan en medios populares alentados por la entrega de Mugica. Allí tampoco nos podremos abrazar este año con tantos y tantas que esperan ese día para decir con Carlos que “no tenemos miedo” y que, como él nos pidió, seguiremos estando en medio del caminar de nuestro pueblo más pobre.

    Tampoco podremos abrazar a Norita Cortiñas y, en ella, a todas nuestras Madres. El 11 de mayo de 1974, su hijo Carlos Gustavo Cortiñas cumplía 22 años. Lo secuestraron el 15 de abril de 1977 en la estación de Castelar mientras esperaba el tren para ir al trabajo. Hoy celebraría 68 años. Norita, su hijo y las Madres estarán presentes en nuestra cordial oración. Como también, y sin lugar a dudas, estará Marta Mugica, hermana de Carlos, fallecida el pasado 1° de abril. Para nosotros también hermana y compañera de camino.

    Pero, aunque extrañemos el calor de los abrazos, volveremos a elegir aquellos valores que guiaron a Carlos en su amor fiel hasta su muerte en esa vereda de Buenos Aires: su amor por Jesús y por los pobres; y su voz profética señalando a los crucificadores de sus hermanos y hermanas más vulnerables.

    Carlos soñaba para sus pobres una Patria donde reinaran “el amor y la igualdad”. Ciertamente una Patria distante de aquellos que hoy viven más pendientes de la cotización del dólar que de aceptar que se grave algo de sus impúdicas riquezas en beneficio de los excluidos de los bienes de la tierra. Distante también de quienes miran hacia otro lado cuando a los pobres se les niegan los servicios esenciales en sus barrios, mientras golpean sus cacerolas alentados por noticias falsas e intereses inconfesables por contrarios a la vida del pueblo. Distante, también, de todo fundamentalismo religioso que señala a Dios como el mentor de la pandemia o pidiendo que les “devuelvan la misa”, sin importarles nada de los que siguen haciendo negocio con el dolor de los que sufren. 

    No haremos la misa que nos congregue en la fecha del martirio de Carlos Mugica. Pero renovamos nuestro compromiso de seguir sus huellas: las de Jesús, las de tantas y tantos mártires argentinos y latinoamericanos.

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    11 de Mayo de 2020

    (136)

    IMPUESTO A LAS GRANDES FORTUNAS

    Declaración del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    “Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón” (Lc 12,34)



    El ritmo de los acontecimientos nos urge a unirnos a todo gesto que colabore con un mundo más justo. Un mundo donde nadie pueda sentir que sobra, que está de más. Un mundo donde nos preocupemos por el tesoro de la vida fraterna y sororal.

    Lejos de este sueño, la pandemia que nos aqueja a nivel mundial ha dejado impúdicamente expuesta la desigualdad entre los seres humanos. Y nuestro país no escapa de este escándalo.

    Hemos elogiado la prontitud en la respuesta del Estado a la emergencia sanitaria y alimentaria. Vemos con agrado la pronta reacción a las dificultades que va generando el aislamiento. Vemos, con dolor también, las consecuencias económicas que suponen estas medidas extremas; y que afectan a los sectores más postergados.

    A las puertas de un nuevo debate parlamentario que busca hacer ley un “impuesto de emergencia a las grandes fortunas” creemos oportuno expresarnos.

    En una entrevista del diario La República, de Italia, el Papa Francisco expresó: “Nuestro comportamiento siempre afecta la vida de los demás”. Y prosiguió: “… es evidente que los que no pagan impuestos no sólo cometen un delito sino un crimen”.

    No sólo creemos que este impuesto es necesario, sino también que no debiera ser sólo para esta contingencia de la emergencia sanitaria por el covid-19, sino un impuesto permanente en favor de los más pobres y de una mayor equidad en el cuerpo social (como ya existe en muchos países que suelen usar de ejemplo económico muchos de los que aquí se oponen a ello).

    Sabemos que hay muchos intereses para presentar esta iniciativa con adjetivos confiscatorios o buscando generar temor en la población. Hay medios de comunicación trabajando en este sentido. No será fácil esta lucha. Pero siempre será una lucha por una Patria más justa y más fraterna.

    Desde nuestro humilde aporte queremos convocar a todos y a todas los que quieran sumarse a respaldar esta iniciativa. Creemos que es el momento de vislumbrar un país más justo. El virus “invisible” ha dejado expuesto aún más el virus de la injusticia, nuestra injusta vida social, la ha puesto ante nuestros ojos, la ha hecho más “visible”. Es una ocasión de dar un paso hacia una mayor igualdad.

    Que nuestros mártires Enrique Angelelli, Wenceslao Pedernera, Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, en el aniversario de su beatificación, nos marquen el camino a una Patria solidaria.


    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    27 de abril de 2020

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP





    (214)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Nosotros, 80 sacerdotes diocesanos y religiosos de diferentes regiones del País, hemos recordado al obispo de La Rioja Enrique Angelelli, a 25 años de su asesinato. Su memoria nos anima, y su martirio nos enseña a encontrar caminos de esperanza en estos tiempos de angustia y de dolor. Frente a la dura realidad que afecta a tantas y tantos queremos aportar las siguientes reflexiones nacidas de nuestra solidaridad con los que sufren e iluminados con la enseñanza de nuestros mártires,

Constatamos que la mayoría de los dirigentes se muestra más dedicada a alimentarse de la carne de su pueblo (Ez 34), del cual están cada vez más distantes en sus discursos y testimonio, y que traicionan de día en día sus promesas electorales, con palabras cada vez más vacías de contenido, y comulgan, veneran y se postran a los pies del poder y del dinero. Mientras que la voz de los testigos se compromete a "vivir y actuar con la soberana libertad que caracteriza a quien tiene el amor como única fuerza determinante" (J. Novak, Obispo de Quilmes). Nosotros, como servidores del pueblo de Dios queremos renovar nuestro compromiso de seguir el ejemplo del Único Pastor, procurando la vida, frente a este modelo que crucifica a la humanidad y esquilma al rebaño.

Constatamos que se nos obliga a rendirnos a los dictámenes del "dios mercado", que exige ajustar la vida de los trabajadores, los ancianos y los pobres como si fuera la "única salida viable", en un camino con el que se castiga y subasta la felicidad del pueblo. En cambio, nos interpela el grito de nuestros mártires que dice que "la gloria de Dios es el pobre que vive" (mons. Romero, Obispo de El Salvador). Como cristianos queremos trabajar con todo para que "tengan vida y vida en abundancia" (Jn 10,10) frente a este modelo que excluye y descarta.

Constatamos que se arriesga diariamente la vida, el trabajo, y la salud del pueblo, con el así llamado "riesgo país"; un término nacido en los centros financieros, que no es sino chantaje que especula con el objetivo de seguir enriqueciéndose a costa de nuestra pobreza. Y escuchamos la voz de los testigos de nuestra fe que nos dicen que "no podemos predicar la resignación" (Angelelli). Como pastores sabemos que tenemos la grave responsabilidad de no ser cómplices de este sistema asesino y genocida que provoca víctimas.

 

Hoy, la memoria de Enrique Angelelli, nos alienta a no bajar los brazos; a resistir con la palabra, la organización y la acción. Queremos renovar nuestro compromiso de animar, alentar y acompañar a los que luchan, a los que imaginan salidas, a los que proponen alternativas, a los que no se resignan, y pedimos perdón por las veces que no lo hemos hecho. Nos sumamos a las luchas de nuestro pueblo manifestadas en las organizaciones populares, los espacios de resistencia...; a sus consignas, reclamos, y convicciones que nacen de su dignidad de seres humanos e hijos de Dios. Hoy, muchos de ellos expresan con contundencia el clamor popular de los que ya no aguantan más. Queremos ser portadores de la Buena Nueva de Jesús, siempre presente en la historia de los mártires: Buena Nueva que denuncia toda idolatría, hoy especialmente la económica; Buena Nueva que anuncia que es posible que haya pan abundante en todas las mesas; Buena Nueva con la que renovamos día a día nuestro compromiso y ministerio, porque sabemos que "¡hay que seguir andando, nomás!" (Angelelli).

 

Visitas: 2036

Lecturas sugeridas

¡PAREN LA MANO!

¡PAREN LA MANO!…

Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los pobres ¡PAREN LA MANO! / I Señor Dios…

Mensaje para la Navidad de los curas en Opción por los Pobres (2006)…

Mensaje para la Navidad de los curas en Opción por los Pobres Si para las Fiestas, el “dios mercad…

Abrazo solidario a la maestra Corina De Bonis…

“... su corazón sólo trama violencia...” Prov 24,2 Como Grupo de Curas en Opción por los Pobres qu…

Carlos Mugica, una vida para el Pueblo…

Carlos Mugica, una vida para el Pueblo Documental realizado por la Universidad de Lomas de Zamora…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 49 visitantes y ningun miembro en Línea