America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    NO HACEMOS POLÍTICA CON EL HAMBRE

    «Le preguntarán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?".
    Y él les responderá: "Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo".
    Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna»

    (Mateo 25, 44-46)

    El Gobierno de la Nación pide a los opositores no hacer política con el hambre. Pero sus «voceros» lo hacen. Negar la urgencia del hambre de millones de ciudadanos que no alcanzan a satisfacer la canasta alimentaria básica es hacer política con el hambre. Mandar a rezar a los que pasan hambre es hacer política con el hambre y no evangelizar, como quiere hacer creer la diputada Carrió (que bien haría en ir a rezar ella misma, para pedirle a Dios que perdone su maldad). Negar las cifras que el mismo INDEC y el Observatorio Social de la UCA hacen públicas día a día es hacer política con el hambre. Y ser insensibles a los rostros y nombres que esconden esas cifras es inmoralidad.

    Pero no es hora de detenernos a hablar del cinismo y la maldad de quienes verdaderamente hacen política con el hambre: cinismo y maldad que, por otro lado, se comentan solos. Es hora de obrar en consecuencia del mandato que los votantes dieron al presidente y a los legisladores de servir al bien común. La Comisión de Pastoral Social del episcopado argentino, la misma cúpula del episcopado y numerosísimas organizaciones sociales vienen advirtiendo desde hace meses la necesidad de hacer frente a la emergencia alimentaria que atraviesa nuestra Patria.

    Por eso saludamos y adherimos a la iniciativa de los legisladores que quieren promulgar una Ley de Emergencia Alimentaria en el parlamento. Exigimos a los legisladores oficialistas acompañar la iniciativa y al gobierno nacional ejecutar esa ley. Y si tienen problemas para saber de dónde podrán salir los fondos para solventar la emergencia alimentaria, como preguntó el ¡ministro de Educación!, le sugerimos la promulgación de un Decreto de Necesidad y Urgencia que expropie los bienes de quienes protagonizaron la fuga de capitales que sumió al país en esta crisis, comenzando por sus miembros y ex miembros.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    10 de setiembre de 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (34)

    Mensaje a las comunidades y al pueblo del que formamos parte:

     

    Como grupo de curas opp nos hemos reunido en estos días en nuestro encuentro anual. Nos convocó, este año, reflexionar con motivo de los 50 años del documento de los obispos argentinos conocido como “San Miguel”; documento en el cual la Iglesia reafirmó su saberse pueblo de Dios en medio del pueblo argentino. Eso queremos ser, sabiendo que, desde 1969 a nuestros días, muchas cosas han cambiado.

    No entendemos que el pueblo sea el conjunto de los ciudadanos de la Nación, porque sabemos bien que hay quienes no defienden los intereses del pueblo sino los propios, o los de su clase o sus familiares y amigos. Un pueblo tiene un proyecto que es de vida y esperanza, de solidaridad y vida en comunidad. Vida en la que llora sus muertos, se solidariza con los dolores y celebra sus fiestas, comparte sus bienes y su fe, y brinda en los espacios de esperanza.

    Caminando y viviendo en medio del pueblo, del que formamos parte, podemos ser testigos de sus lágrimas y de sus dolores. Las angustias por no tener pan y trabajo, por la salud amenazada, por los niños ya no sin futuro sino casi sin presente, por los ancianos de los que el Estado se desentiende en sus medicamentos y sus jubilaciones, y, esto, además, siendo testigos de la mentira cínica y casi burlona de los gobernantes. Compartimos el dolor que padece nuestro pueblo, pero somos testigos también de la esperanza que se ve en sus ojos y sus gestos desde las recientes elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. Elecciones por las que los poderosos quisieron castigar a los pobres y al pueblo todo poniendo en riesgo, más aún, la estabilidad social y económica jugando con el mercado, subiendo deliberadamente el dólar para castigar a los que no los votaron y comprometiendo el futuro, ya difícil, que espera a los próximos gobernantes.

    Nuestra mirada quiere partir, teniendo un oído en el Evangelio y el otro en el pueblo, como siempre lo hemos intentado hacer, desde el lugar de las víctimas: los niños y los ancianos, las mujeres víctimas del patriarcado y la violencia del que pretende adueñarse de sus vidas y sus cuerpos, las personas presas políticas y quienes padecen la injusticia de un poder judicial cómplice de los poderes de ayer o de hoy, de los y las pobres y los desocupados, migrantes y enfermos, el campesinado y quienes son desposeídos de sus tierras por los amigos del poder, de las víctimas del extractivismo y quienes son invisibilizados e invisibilizadas por causas de sus etnias, sus elecciones personales, su situación social o económica, de todos aquellas y aquellos a los que desde el poder se victimiza. Querer ubicarnos del lado de las víctimas del sistema que mata a los más pobres y mirar desde su situación nos hace aprender a mirar con los ojos de Jesús de Nazaret ejecutado por los poderosos, y miembro de un pueblo victimizado por el imperio.

    Mirando con la nueva esperanza que se vislumbra en el horizonte, quisiéramos decirles a los gobernantes que asumirán en los próximos meses que no se olviden de las víctimas que hemos mencionado anteriormente; que ante la nueva deuda externa contraída irresponsablemente recuerden que los y las pobres están siempre primero. Que escuchen sus alegrías y dolores, que los y las tengan en cuenta en cada una de sus acciones y palabras y que lleven una vida austera conforme a la existencia que tanto le cuesta llevar adelante a nuestro pueblo.

    En el pasado mes de abril la Iglesia argentina pudo celebrar la beatificación de los mártires Carlos, Gabriel, Wenceslao y Enrique, a los que llamamos “mártires riojanos” porque es allí donde eligieron sembrar vida y gastarla hasta el final. A ellos les pedimos que intercedan por el futuro de nuestra Nación, por los responsables tanto de la Iglesia, que debe ser pueblo de Dios en medio de los pueblos, como de la Patria que empezamos a transitar, para que sepan mirar al pueblo, escucharlo y servirlo. Sabemos que “pueblo es el que no oprime y lucha contra la opresión”, y por eso queremos poner en ellos el oído que nos desafía a hundir nuestras raíces en la Madre Tierra de todas y todos y así, con el otro oído puesto en el Evangelio, trabajar y soñar con un mañana nuevo como el que el pueblo añora desde sus dolores cotidianos. Es desde y con las víctimas que una vez más, queremos seguir andando, nomás.

    Curas opp, Villa Allende 22 de agosto 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (66)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Nosotros, 80 sacerdotes diocesanos y religiosos de diferentes regiones del País, hemos recordado al obispo de La Rioja Enrique Angelelli, a 25 años de su asesinato. Su memoria nos anima, y su martirio nos enseña a encontrar caminos de esperanza en estos tiempos de angustia y de dolor. Frente a la dura realidad que afecta a tantas y tantos queremos aportar las siguientes reflexiones nacidas de nuestra solidaridad con los que sufren e iluminados con la enseñanza de nuestros mártires,

Constatamos que la mayoría de los dirigentes se muestra más dedicada a alimentarse de la carne de su pueblo (Ez 34), del cual están cada vez más distantes en sus discursos y testimonio, y que traicionan de día en día sus promesas electorales, con palabras cada vez más vacías de contenido, y comulgan, veneran y se postran a los pies del poder y del dinero. Mientras que la voz de los testigos se compromete a "vivir y actuar con la soberana libertad que caracteriza a quien tiene el amor como única fuerza determinante" (J. Novak, Obispo de Quilmes). Nosotros, como servidores del pueblo de Dios queremos renovar nuestro compromiso de seguir el ejemplo del Único Pastor, procurando la vida, frente a este modelo que crucifica a la humanidad y esquilma al rebaño.

Constatamos que se nos obliga a rendirnos a los dictámenes del "dios mercado", que exige ajustar la vida de los trabajadores, los ancianos y los pobres como si fuera la "única salida viable", en un camino con el que se castiga y subasta la felicidad del pueblo. En cambio, nos interpela el grito de nuestros mártires que dice que "la gloria de Dios es el pobre que vive" (mons. Romero, Obispo de El Salvador). Como cristianos queremos trabajar con todo para que "tengan vida y vida en abundancia" (Jn 10,10) frente a este modelo que excluye y descarta.

Constatamos que se arriesga diariamente la vida, el trabajo, y la salud del pueblo, con el así llamado "riesgo país"; un término nacido en los centros financieros, que no es sino chantaje que especula con el objetivo de seguir enriqueciéndose a costa de nuestra pobreza. Y escuchamos la voz de los testigos de nuestra fe que nos dicen que "no podemos predicar la resignación" (Angelelli). Como pastores sabemos que tenemos la grave responsabilidad de no ser cómplices de este sistema asesino y genocida que provoca víctimas.

 

Hoy, la memoria de Enrique Angelelli, nos alienta a no bajar los brazos; a resistir con la palabra, la organización y la acción. Queremos renovar nuestro compromiso de animar, alentar y acompañar a los que luchan, a los que imaginan salidas, a los que proponen alternativas, a los que no se resignan, y pedimos perdón por las veces que no lo hemos hecho. Nos sumamos a las luchas de nuestro pueblo manifestadas en las organizaciones populares, los espacios de resistencia...; a sus consignas, reclamos, y convicciones que nacen de su dignidad de seres humanos e hijos de Dios. Hoy, muchos de ellos expresan con contundencia el clamor popular de los que ya no aguantan más. Queremos ser portadores de la Buena Nueva de Jesús, siempre presente en la historia de los mártires: Buena Nueva que denuncia toda idolatría, hoy especialmente la económica; Buena Nueva que anuncia que es posible que haya pan abundante en todas las mesas; Buena Nueva con la que renovamos día a día nuestro compromiso y ministerio, porque sabemos que "¡hay que seguir andando, nomás!" (Angelelli).

 

Visitas: 1683

Lecturas sugeridas

Las responsabilidades de la Iglesia en el proceso de memoria, verdad y justicia. Navidad 2014…

Las responsabilidades de la Iglesia en el proceso de memoria, verdad y justicia. Navidad 2014  …

4ta carta al Pueblo de Dios de curas opp…

4ta carta al Pueblo de Dios de curas opp Grupo de curas en Opción por los pobres 8 de abril de

Repudio ante recurrentes declaraciones del genocida Jorge R. Videla…

Repudio ante recurrentes declaraciones   Curas en Opción por los Pobres  Ante ya viejas dec…

La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros Investigación sobre Jesús y fe cristiana…

La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros Investigación sobre Jesús y fe cristiana zabet…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 121 visitantes y ningun miembro en Línea