America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    NUESTRA SOLIDARIDAD CON BOLIVIA

    (Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres)



    Queremos expresar nuestra incondicional solidaridad con el pueblo boliviano. Bolivia ha sufrido un golpe de Estado. El gobierno de nuestro país puede buscar los eufemismos que quiera, pero de eso se trata: de un golpe de Estado. Estamos consternados. Pensamos que no volveríamos a ver en América Latina lo que nuevamente contemplamos: la voluntad popular pisoteada por intereses foráneos en oscura complicidad con minorías de nuestros países que no quieren renunciar a sus privilegios de clase, sembrando el odio como respuesta al crecimiento en dignidad de las clases populares.

    Gobiernos populares, como el de nuestro hermano Evo Morales, socavados por aquellos a los que no les interesa el sueño colectivo de nuestros pueblos. No les interesa la distribución de la riqueza. Sólo los desvelan sus negocios que depredan la Madre Tierra y proponen un mundo injusto que defienden con la fuerza de las armas.

    Nos entristece saber que estos golpistas se nutren del fundamentalismo religioso. Pronuncian el nombre de Dios y actúan sembrando muerte. Nos avergüenza que un miembro de la Iglesia de Cristo (Luis Fernando Camacho) encabece esta sedición con la Biblia y el Rosario en la mano, persiguiendo y despreciando a los indígenas y a los pobres. Nos entristece que la misma jerarquía de nuestra iglesia en Bolivia no defienda a un gobierno democráticamente elegido y no tome partido por aquéllos a los que Jesús llama “los preferidos de mi Padre”.

    América Latina gime. El continente más desigual del mundo lucha por su liberación en la esperanza de sus pueblos y de sus pobres. México eligió otra alternativa, Chile despertó, Brasil celebra la libertad de Lula, Argentina tiene una nueva esperanza… Aquí y allá aparecen noticias que nos alientan. Pero al mismo tiempo, como lo marcan estos tristes acontecimientos de Bolivia, parece que quieren volver a abrir las venas de nuestra Patria Grande.

    Contactos:
    P. Félix Gibbs: +54 9 11 5793 4950; P. Ignacio Blanco: +54 9 11 3185 4724; P. Guillermo Fernández Beret: +54 9 380 428 6596

     

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    11 de noviembre de 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (31)

    UN NUEVO GOBIERNO, MOTIVO PARA LA ESPERANZA

    “La esperanza de los humildes, no quedará defraudada” (Salmo 9)

    Un nuevo gobierno, votado por la mayoría popular el pasado 27 de octubre, asumirá el próximo 10 de diciembre. Alberto y Cristina representan una nueva esperanza para la Patria, porque supieron vencer intereses sectoriales o partidarios, privilegiando la unidad de quienes representan una política que pone nuevamente su prioridad en la vida de nuestro pueblo y en valores como la solidaridad y la justicia.

    El pueblo argentino ha puesto un límite al avance neoliberal que siembra violencia en la región por la desigualdad que genera. Con razón alguien supo expresar que el estallido social en Chile puede compararse con el “estallido popular en las urnas” argentinas, primero el 11 de agosto y luego el domingo 27.

    Celebramos la reacción de nuestros pueblos ante el avance de la avaricia.

    Celebramos este despertar de nuestros pueblos que pone un freno a los que pregonan crecimiento sin equidad; a los que enseñan la meritocracia sin solidaridad alguna hacia los más frágiles; a los que sacralizan el individualismo dando la espalda a los proyectos colectivos.

    Desde el comienzo de esta pesadilla en Argentina, allá por 2015, fuimos críticos a este proceso que ha empobrecido la patria. No nos consideramos profetas, sólo intentamos una lectura creyente y desde los pobres de las políticas que siempre fueron en contra de los intereses de nuestro pueblo. Era cuestión de honrar la memoria de nuestra historia para darse cuenta que asistíamos a un nuevo ciclo de políticas antipopulares que nos llevaría a un nuevo desastre, agudizando la concentración de la riqueza.
    Hoy tenemos razones para la esperanza.

    No somos ingenuos: nos esperan tiempos durísimos por el endeudamiento asumido irresponsablemente y por el progresivo deterioro del tejido social.

    Pero somos hombres de esperanza porque creemos en el Dios de la Vida y en la fuerza del pueblo y de los pobres.
    Queremos sumarnos a esta reconstrucción de la esperanza.

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    28 de Octubre de 2019

    (235)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Carta a las comunidades

Queridas hermanas y hermanos:

Como sacerdotes que queremos vivir y servir en medio de los pobres, nos encontramos este año en nuestro 16º Encuentro anual. Participamos 83 sacerdotes de diferentes regiones de nuestro país.

Ante la tristeza y el desaliento que siente la mayoría de nuestro pueblo, queremos decirles que estamos desconcertados igual que ustedes. Sabemos que muchas veces no se ven caminos y no se alcanzan a vislumbrar horizontes. Y sabemos t

ambién que muchas de las piedras que hay en el camino parecen imposibles de mover. Las fuerzas que nos oprimen parecen todopoderosas. Pero sabemos también que Dios está del lado de las víctimas, porque es un Dios padre de los pobres, un Dios que tiene en los pobres sus preferidos.

Mirando nuestra realidad desde la fe que nos reúne, sin embargo, queremos contarles qué vemos y qué esperamos:

+ ante tanta confusión y desconcierto, vemos claro que hay caminos que son de muerte y proyectos que son de destrucción; encarnados por caudillos de falsas promesas, dirigentes que no son sino gerentes del sistema, que, especialmente en campañas electorales sucias, sólo buscan su perpetuación en el poder o el sostenimiento de la política al servicio del mercado, y que por más aparatos publicitarios, y supuestas soluciones mágicas que presenten, en realidad conducen a más caos y más muerte, la que ellos mismos sembraron en sus anteriores etapas.

+ ante los discursos de violencia, y falsa seguridad basada en el temor, la "mano dura", o supuestas alternativas "militarizadas", vemos nítidamente que hay oscuras fuerzas de viejas represiones, terribles desapariciones y horribles atentados contra la vida que sólo pretenden conservar sus espacios de impunidad disimulada en el terror y el miedo.

+ ante supuestas soluciones económicas, especialmente alentadas por funcionarios extranjeros en visita "turística" a nuestro país y a los pobres, y una espera casi mesiánica de ayuda de organismos financieros internacionales que son responsables del desfalco y la rapiña que sufrió nuestro país, vemos ciertamente que los modelos económicos que ellos alientan y pretenden profundizar, no solamente no representan ninguna solución, sino que implican un agravamiento de la crisis y profundización de la muerte.

+ ante la búsqueda por parte de las autoridades de instituciones creíbles que sirvan de pantalla a su sordera con máscara de diálogo, sabemos seguramente que ninguna búsqueda de auténticas soluciones y caminos de vida puede realizarse sin reconocer claramente a las víctimas y los victimarios de nuestra situación, y escuchar privilegiadamente la voz de los pobres tomando irrenunciable e incuestionablemente partido por su situación y por su vida. En este sentido, no entendemos una Mesa del Diálogo en la que los pobres no tengan voz mientras que sí la tengan los banqueros y cámaras empresariales, en la que se "dialogue" desde espacios de poder mientras los débiles sólo sean convidados de piedra en una Mesa a la que no han sido invitados.

Estamos convencidos "que otro mundo es posible", aunque el camino sea incierto. Sabemos que no podemos ni queremos construirlo sin ustedes, que somos más fuertes en comunidad y por eso otros buscan constantemente dividirnos para "devorarnos los de afuera". Como pastores del pueblo de Dios queremos ser voz de los que no tienen voz, y quieren gritar su bronca y sus propuestas, en las calles, en las plazas, en los barrios.

Por todo esto, y ante nuestra realidad, queremos decir:

+ Dios, el Padre de Jesús, no está del lado de los que oprimen, mienten y quieren utilizar a los pobres en las próximas elecciones; Dios está del lado de los que luchan por el pan y el trabajo, Dios está del lado de los que buscan en la solidaridad y la justicia espacios de luz y de esperanza.

+ Dios no quiere que falte el trabajo, que la vida esté amenazada, y sin horizontes; Dios quiere que todos puedan tener un trabajo digno y estable, un salario justo y una familia en paz.

+ Dios no quiere que los poderosos sean impunes, y la justicia esté a su servicio; Dios quiere una justicia defensora de la verdad y de la causa de los débiles y las víctimas.

+ Dios no quiere que la intolerancia, la corrupción, la violencia y la mentira vayan gestando una Argentina supuestamente nueva; Dios quiere que seamos capaces, desde nuestra pobreza, de crear vínculos de solidaridad, de paz y de fraternidad. Porque nadie sobra entre nosotros; y creemos que la resurrección de Jesús se manifiesta en la rebeldía, la resistencia y en no aceptar que la muerte tenga la última palabra de la historia.

Esto lo sabemos, y por eso reafirmamos nuestro compromiso de trabajar para "bajar de la cruz a los pueblos crucificados" siendo una verdadera "Iglesia samaritana" comprometida desde la misericordia con aquellos hermanos que otros despojaron y dejaron medio muertos al borde del camino. Sabemos que así seremos fieles a Jesús y a nuestros hermanos más pobres como proclamó la Virgen María en el Magnificat.


No vemos claro, pero sabemos de qué lado está Dios, y queremos estar allí. Por eso les queremos pedir con toda humildad que nos ayuden a ser siempre fieles al Dios de los pobres, al Padre de Jesús. Ayúdennos a estar siempre del lado de ustedes para ir transitando caminos que nos conduzcan a encontrar vida y a servir a Jesús en los pobres.

San Miguel, 22 de agosto de 2002

 


Comunicado de prensa

Como sacerdotes que queremos vivir y servir en medio de los pobres, nos encontramos este año en nuestro 16º Encuentro anual. Participamos 83 sacerdotes de diferentes regiones de nuestro país.

Como la inmensa mayoría de nuestro pueblo estamos desconcertados; pero eso no nos impide ver con claridad algunas cosas: ciertamente no nos van a ayudar las mismas propuestas y el mismo modelo neoliberal que nos ha llevado a esta situación; ni los mismos ejecutores. Tampoco creemos que se pueda construir un nuevo país en una Mesa del diálogo que no distinga claramente víctimas de victimarios y no esté presente en ella la voz de los pobres como verdaderos protagonistas. Rechazamos todo discurso que aliente el temor, la mano dura, y todo aquello que recuerde los tiempos de la Dictadura militar. Del mismo modo rechazamos la mentira y los operativos de prensa que crean más confusión y desaliento, o que buscan dividir a los pobres demonizando sus luchas populares.

Estamos convencidos que otro mundo es posible, y si bien el camino es incierto, sí vemos claro cual no queremos, y por dónde debe marcarse el sendero. Por eso reafirmamos claramente nuestra opción por los pobres, nuestro compromiso por su liberación, y un indeclinable rechazo a todo aquello que –aunque bien maquillado- contribuya a acrecentar modernas esclavitudes y dominaciones. Rechazamos las mentiras electorales que engañan y defraudan a quienes las siguen, así como rechazamos los caudillismos nacionales, provinciales o locales, encarnados por verdaderos gerentes del sistema que sólo buscan perpetuarse en alguna instancia de poder. Rechazamos proyectos de integración que no nos tengan a todos en nivel de igualdad de hermanos, como es el caso del ALCA; y rechazamos la estrategia de militarización de los Estados Unidos y su presencia militar en Afganistán, Venezuela, Colombia e incluso en bases militares en nuestro país. Y porque sabemos que esto Dios no lo quiere, reafirmamos nuestro compromiso de trabajar según su voluntad de Padre, para "bajar de la cruz a los pueblos crucificados" siendo una verdadera "Iglesia samaritana" comprometida desde la misericordia con aquellos hermanos que otros despojaron y dejaron medio muertos al borde del camino. Sabemos que así seremos fieles a Jesús y a nuestros hermanos más pobres.

San Miguel, 22 de agosto de 2002

Visitas: 1634

Lecturas sugeridas

Ante las próximas elecciones legislativas…

Nos acercamos a las elecciones de medio término en el contexto de una situación muy delicada para el…

Mensaje a la sociedad y las comunidades sobre el Obispo Castrense…

Mensaje a la sociedad y las comunidades (Grupo de curas en Opción por los Pobres)   El p…

¿A dónde va la Iglesia en América Latina después de Aparecida?…

¿A dónde va la Iglesia en América Latina después de Aparecida?untes y aportes de Ronaldo Muñoz…

Repudio ante recurrentes declaraciones del genocida Jorge R. Videla…

Repudio ante recurrentes declaraciones   Curas en Opción por los Pobres  Ante ya viejas dec…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 25 visitantes y ningun miembro en Línea