America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    CARLOS MUGICA, ¡PRESENTE!

    “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Juan12,24)

    Un nuevo 11 de Mayo, a 46 años del martirio de Padre Carlos Mugica, nos vuelve a convocar con el compromiso de la Memoria. Y hacer memoria no significa una mera evocación de lo que pasó. Memoria es actualizar, en este presente histórico, las convicciones que llevaron a Carlos a dar la vida por los pobres hasta ser asesinado a la salida de la Parroquia San Francisco Solano.

    La pandemia del coronavirus no nos permitirá celebrar la misa que habitualmente realizamos en esta parroquia de Mataderos. Allí no sólo no nos encontraremos ni abrazaremos los curas del grupo al que pertenecemos; y otros muchos curas que trabajan en medios populares alentados por la entrega de Mugica. Allí tampoco nos podremos abrazar este año con tantos y tantas que esperan ese día para decir con Carlos que “no tenemos miedo” y que, como él nos pidió, seguiremos estando en medio del caminar de nuestro pueblo más pobre.

    Tampoco podremos abrazar a Norita Cortiñas y, en ella, a todas nuestras Madres. El 11 de mayo de 1974, su hijo Carlos Gustavo Cortiñas cumplía 22 años. Lo secuestraron el 15 de abril de 1977 en la estación de Castelar mientras esperaba el tren para ir al trabajo. Hoy celebraría 68 años. Norita, su hijo y las Madres estarán presentes en nuestra cordial oración. Como también, y sin lugar a dudas, estará Marta Mugica, hermana de Carlos, fallecida el pasado 1° de abril. Para nosotros también hermana y compañera de camino.

    Pero, aunque extrañemos el calor de los abrazos, volveremos a elegir aquellos valores que guiaron a Carlos en su amor fiel hasta su muerte en esa vereda de Buenos Aires: su amor por Jesús y por los pobres; y su voz profética señalando a los crucificadores de sus hermanos y hermanas más vulnerables.

    Carlos soñaba para sus pobres una Patria donde reinaran “el amor y la igualdad”. Ciertamente una Patria distante de aquellos que hoy viven más pendientes de la cotización del dólar que de aceptar que se grave algo de sus impúdicas riquezas en beneficio de los excluidos de los bienes de la tierra. Distante también de quienes miran hacia otro lado cuando a los pobres se les niegan los servicios esenciales en sus barrios, mientras golpean sus cacerolas alentados por noticias falsas e intereses inconfesables por contrarios a la vida del pueblo. Distante, también, de todo fundamentalismo religioso que señala a Dios como el mentor de la pandemia o pidiendo que les “devuelvan la misa”, sin importarles nada de los que siguen haciendo negocio con el dolor de los que sufren. 

    No haremos la misa que nos congregue en la fecha del martirio de Carlos Mugica. Pero renovamos nuestro compromiso de seguir sus huellas: las de Jesús, las de tantas y tantos mártires argentinos y latinoamericanos.

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    11 de Mayo de 2020

    (136)

    IMPUESTO A LAS GRANDES FORTUNAS

    Declaración del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    “Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón” (Lc 12,34)



    El ritmo de los acontecimientos nos urge a unirnos a todo gesto que colabore con un mundo más justo. Un mundo donde nadie pueda sentir que sobra, que está de más. Un mundo donde nos preocupemos por el tesoro de la vida fraterna y sororal.

    Lejos de este sueño, la pandemia que nos aqueja a nivel mundial ha dejado impúdicamente expuesta la desigualdad entre los seres humanos. Y nuestro país no escapa de este escándalo.

    Hemos elogiado la prontitud en la respuesta del Estado a la emergencia sanitaria y alimentaria. Vemos con agrado la pronta reacción a las dificultades que va generando el aislamiento. Vemos, con dolor también, las consecuencias económicas que suponen estas medidas extremas; y que afectan a los sectores más postergados.

    A las puertas de un nuevo debate parlamentario que busca hacer ley un “impuesto de emergencia a las grandes fortunas” creemos oportuno expresarnos.

    En una entrevista del diario La República, de Italia, el Papa Francisco expresó: “Nuestro comportamiento siempre afecta la vida de los demás”. Y prosiguió: “… es evidente que los que no pagan impuestos no sólo cometen un delito sino un crimen”.

    No sólo creemos que este impuesto es necesario, sino también que no debiera ser sólo para esta contingencia de la emergencia sanitaria por el covid-19, sino un impuesto permanente en favor de los más pobres y de una mayor equidad en el cuerpo social (como ya existe en muchos países que suelen usar de ejemplo económico muchos de los que aquí se oponen a ello).

    Sabemos que hay muchos intereses para presentar esta iniciativa con adjetivos confiscatorios o buscando generar temor en la población. Hay medios de comunicación trabajando en este sentido. No será fácil esta lucha. Pero siempre será una lucha por una Patria más justa y más fraterna.

    Desde nuestro humilde aporte queremos convocar a todos y a todas los que quieran sumarse a respaldar esta iniciativa. Creemos que es el momento de vislumbrar un país más justo. El virus “invisible” ha dejado expuesto aún más el virus de la injusticia, nuestra injusta vida social, la ha puesto ante nuestros ojos, la ha hecho más “visible”. Es una ocasión de dar un paso hacia una mayor igualdad.

    Que nuestros mártires Enrique Angelelli, Wenceslao Pedernera, Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, en el aniversario de su beatificación, nos marquen el camino a una Patria solidaria.


    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    27 de abril de 2020

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP





    (214)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

Cambiamos futuro por pasado.

Los acontecimientos que vive el país nos exigen decir una palabra en el nombre del Dios de la Vida. Creemos que no debemos callar y no rendirle culto a la cautela cuando se trata de la vida o la muerte de los pobres.

 Nos preocupan la acelerada disolución del estado de derecho, de las garantías constitucionales y la instalación de un virtual “Estado Policial”. Es sumamente preocupante la militarización de la Patagonia en pos de defender los intereses de los terratenientes e inversores extranjeros por encima de los derechos de la población y, dentro de ella, los derechos ancestrales de los pueblos indígenas protegidos por la Constitución Argentina. La desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, en circunstancias represivas ilegales de la Gendarmería, y el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel, de quien no ha sido probada actitud violenta alguna ni manipulación de armas, deben ser juzgados y castigados según la ley. La sangre de Santiago y Rafael clama al cielo y será un peso en la conciencia del Estado que solo se ha encargado de producir relatos fantásticos, difamaciones, mentiras y ha herido la dignidad y el buen nombre del pueblo mapuche y la familia Maldonado.

 Más preocupante aún es la vuelta a un discurso autoritario y represivo que creíamos superado y protegido por la dinámica democrática que tanto nos ha costado construir después de la sangrienta dictadura cívico-militar del ’76. A la ya denunciada presión intimidatoria sobre los jueces y la Procuraduría y la permanente violación de la división de poderes que este gobierno ha impuesto como costumbre, se agrega la instalación de un poder represivo con atribuciones por encima de la justicia y los jueces. La ministra de seguridad dice que “va a creer a la versión de las fuerzas de seguridad” sin necesidad de probar nada y que “ya no tienen límites”. Según el diario Clarín, el presidente Macri afirmó que "hay que volver a la época en la que dar la voz de alto significaba que había que entregarse" “hasta ahora las fuerzas de seguridad eran tan sospechadas como los delincuentes. Necesitamos correr esa raya cultural”.

 La dictadura cívico-militar usó la misma lógica para desaparecer personas. El gobierno instala la hipótesis del enemigo interno, culpa de la violencia a grupos virtuales creados por el relato mediático y nos va llevando a un peligroso y perturbador límite entre la democracia y el caos autoritario, cuyo extremo puede llegar al terrorismo de estado. Es el regreso del relato de la doctrina de la seguridad nacional, condenada por el magisterio latinoamericano de la iglesia e instalado a través de las dictaduras militares de los ‘70, que reivindica un modelo económico-político, de características elitistas y verticalistas que suprime la participación amplia del pueblo en las decisiones políticas, elimina derechos y se instala desde una matriz militar-represiva, más allá de que este sea un gobierno en apariencia democrático. 

 El saqueo del país y la exclusión de las mayorías a través de las falaces reformas laboral, previsional y tributaria, que no son más que la institucionalización del trabajo esclavo, la transferencia indiscriminada de riqueza a las elites del capital concentrado, la pérdida de derechos adquiridos, la retirada del Estado de su rol de protector y garante del acceso a los derechos fundamentales del ser humano, es lo que caracteriza a este gobierno depredador y para sostenerlo recurre a la represión como no habíamos visto en democracia retrotrayéndonos a los peores momentos de nuestra historia.

 Es por eso que exhortamos a los legisladores y dirigentes sindicales a defender los derechos de trabajadores y jubilados, y a detener la depredación de los recursos previsionales destinados a las arcas de los prestamistas y al negocio privado de muchos funcionarios del Estado que mantienen la doble vara de gerentes de capitales privados, naturalizando el conflicto de intereses. Apoyamos de corazón la lucha de los espacios sindicales y las asociaciones de trabajadores que han manifestado en el Congreso para detener esta sangría de recursos y derechos de los argentinos.

 Repudiamos la represión a los legítimos dueños de la tierra usurpada por millonarios extranjeros y los consiguientes negocios mineros o inmobiliarios y la sistemática mentira de los Medios de Comunicación cada vez más ajenos a la verdad, la sensatez y los aportes para la paz que tanto pregonan.

 Nos solidarizamos con las ya numerosas víctimas de este gobierno irresponsable: los 44 tripulantes -cuyo paradero se desconoce todavía- del ARA San Juan, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, los 10 muertos de Iron Mountain, Milagro Sala y sus compañerxs presxs políticxs, y tantos otros.

Tiene razón el oficialista senador Pichetto. “Los curas tenemos que ocuparnos de las cosas de Dios”. Y justamente la vida ultrajada de Rafita, el desfalco a los abuelos y trabajadores que está previsto por este gobierno en el ajuste disfrazado de reforma, el robo de la Patagonia por los extranjeros amigos de Macri a nuestro pueblo mapuche y a todos los argentinos, son “cosas del Dios” que nos mostró Jesús, el amigo de los pobres y excluidos… Ese Dios que Pichetto quisiera que viva en la sacristía, pero está en el cerro esquivando las balas asesinas y en las calles con nuestro pueblo reclamando justicia social.

Esperamos del episcopado argentino un apoyo público a la defensa de los derechos de la población en peligro, una condena pública del manejo autoritario y elitista de las fuerzas de seguridad y la solidaridad con las víctimas de este modelo neoliberal condenado por el Papa Francisco y la doctrina social de la Iglesia.

 

Curas en la Opción por los Pobres
Noviembre 2017

Visitas: 1608

Lecturas sugeridas

HA PARTIDO UN PROFETA Y PASTOR

HA PARTIDO UN PROFETA Y PASTOR…

HA PARTIDO UN PROFETA Y PASTOR (Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres) La…

El Dios que nos revelan las mujeres Carmiña Navia Velasco…

El Dios que nos revelan las mujeres Carmiña Navia Velasco Introducción El punto de part…

NUEVOS ATAQUES A LA PASTORAL INDÍGENA Y A LA TEOLOGIA INDIA…

NUEVOS ATAQUES A LA PASTORAL INDÍGENA Y A LA TEOLOGIA INDIA   lance del año 2005 st E…

¿A dónde va la Iglesia en América Latina después de Aparecida?…

¿A dónde va la Iglesia en América Latina después de Aparecida?untes y aportes de Ronaldo Muñoz…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 119 visitantes y ningun miembro en Línea