America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    MENSAJE DE NAVIDAD

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres



    “Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (Lc 2,10)

    Hace más de dos mil años José y María buscaban lugar para que el Hijo de Dios puediese “acampar” entre nosotros y nosotras (cf. Jn 1,14). La opresión del imperio romano ahogaba la economía del pueblo de Israel y se hacía sentir en quienes habían sido excluidos de la mesa de la vida. El sistema religioso judío se había tornado leguleyo y rígido, hipócrita y alejado de la vida del pueblo más pobre. Pero en el Niño de Belén viene Dios a encender la esperanza de todos y todas, especialmente la de los más humildes de entonces y de ahora.

    Hoy como ayer creemos que la Navidad es un canto de esperanza. Es anuncio de algo nuevo que Dios quiere hacer en la humanidad. Y especialmente es el anuncio de buenas nuevas a los pobres (cf. Is 61,1).

    Por eso nuestra esperanza cristiana se une a la esperanza puesta por nuestro pueblo en este nuevo tiempo en la democracia de la Patria. Todavía resuenan en nosotros las vivencias del pasado 10 de diciembre. Volvieron a escucharse palabras de consuelo para el bien de nuestro pueblo, para la vida de los más frágiles.

    Los propósitos asumidos por el nuevo gobierno nos inspiran confianza. Se atenderá con urgencia el hambre y el endeudamiento de nuestro pueblo. Pagaremos a los acreedores, pero no a costa de la vida del pueblo y de los pobres. Volvimos a escuchar la necesidad de integrarnos a la Patria Grande. Malvinas y su soberanía volverán a ser asuntos de Estado. Se cuidará de la tierra y de los recursos naturales como nos pide Francisco en “Laudato Si”. Se declara la emergencia social. Se volvió a pronunciar el “nunca más” que promete sanear el sistema judicial y acercar a todos y a todas una justicia largamente esperada. No se respaldará la política de la represión y el gatillo fácil. Ya no se sostendrán fondos secretos y reservados. Escuchamos que la mujer y los jóvenes estarán en el centro de la preocupación de este nuevo gobierno. Se buscará crecer en federalismo.

    Escuchamos a un presidente expresar estos propósitos. Confiamos en su sinceridad, en que no se trata de otro engaño: es lo que Dios y nuestra Patria le demandan. Sabemos que no será fácil “poner de pie” a nuestra querido país. Todavía hay deudas pendientes como la de nuestras presas y presos políticos. Las fuerzas de quienes tienen intereses mezquinos siguen vigentes. No todos adhieren a este sueño colectivo de felicidad sin exclusiones.

    Pero esta Navidad nos ofrece una nueva esperanza. La celebramos. Como grupo de curas seguiremos caminando junto al pueblo y a los pobres. Y, con ellos, estaremos atentos para recordarle a nuestro presidente si algo de lo anunciado quedó en el mero discurso.

    ¡Feliz Navidad!

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    Navidad de 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (178)

    HA PARTIDO UN PROFETA Y PASTOR

    (Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres)


    La noticia de la muerte de Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Rio Negro inundó nuestros casilleros; en casi todos se decía más o menos lo mismo: ¡falleció un grande! Y no nos cabe duda señalar que así fue. Un grande.


    Cuando todos los que se creían grandes se empequeñecían día tras día, un muy reducido grupo de obispos entendió el dicho de Jesús: “quien quiera ser grande, hágase servidor de ustedes” (Mt 20,26). Y don Miguel fue un grande: fue servidor de su pueblo en la provincia, fue servidor de las comunidades, con un sínodo que marcó rumbos (muchos después no seguidos) y servidor de las víctimas del genocidio y la dictadura. No era fácil. Quizás los pequeños no soportan la grandeza servicial, o quizás, los que se creen grandes, no soportan la gigantesca pequeñez de los profetas, de los sabios, de los pastores que arriesgan su vida.

    Soportó las críticas feroces. Debió soportar (como otro grande, Paulo Evaristo Arns) que su diócesis fuera dividida en varias e incluso su discurso de recepción al Papa fue recortado en su alusión a Enrique Angelelli.

    La luz de su obispado, como otras (pocas), fue un faro para la Iglesia, y aunque haya sido cuestionado, criticado y ninguneado, él sí pasará a la historia de la Iglesia argentina como un obispo en serio. Así resultó un “servidor creíble” testigo de las cosas de Dios (Heb 3,5).

    Miguel querido, sin formalismos te decimos “¡descansá en paz!”, somos varios que esperamos, al menos en parte, seguir tus huellas, andar tus caminos y levantar, como lo hiciste, la voz en defensa y servicio de tu pueblo. Gracias, grande. Muchas gracias.

     

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    2 de diciembre de 2019

    (163)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

No al ajuste neoliberal y la represión a los trabajadores

Desde nuestra primera carta al Pueblo de Dios (26 de febrero de 2016) fuimos críticos de la represión como política de gobierno de las nuevas autoridades. Señalamos, también, reiteradamente que “este modelo no cierra sin represión”, y una y otra vez nos vemos exigidos a señalarlo.

 Hoy repudiamos la represión en la fábrica PepsiCo, como ayer lo fueron otras comenzando por Cresta Roja y sabemos que mañana habrá nuevos hechos detestables. Las mentiras que son también política de gobierno han acompañado todas las instancias, con un Ministerio de Trabajo presidido por Jorge Triaca, en franca alianza con “el Capital”, con una ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que entiende que sus absurdos y anti-humanos protocolos constituyen un beneficio para la población y con una Gobernadora de la Pcia de Bs As, María Eugenia Vidal,  que goza de su blindaje mediático mostrando en los hechos la más feroz cara de la intolerancia y la injusticia.

 •  Lamentamos los dichos del fiscal Gastón Larramendi justificando el accionar policial, aunque en estos momentos pareciera que nada se puede esperar del poder judicial en favor de los trabajadores y los pobres.

•  Lamentamos la prensa oficialista y militante que disfraza, una vez más, la realidad con palabras o fotos direccionadas a la mala lectura.

•  Lamentamos el silencio cómplice del sindicalismo amable o encubridor de las políticas neoliberales.

•  Lamentamos que en algunos sectores de la sociedad estas actitudes de represión sean aplaudidas, sabiendo que en realidad forman parte de la campaña oficialista para “cercar” a su núcleo duro.

•  Lamentamos las declaraciones del Ministro de Seguridad de la Pcia de Bs As, Cristian Ritondo, diciendo que “la violencia” provino de los trabajadores. Parece que para el gobierno actual los ciudadanos deben soportar quedarse sin trabajo, ver a sus familias sin cobertura ni seguridad (porque la salud, la educación, la tranquilidad del hogar también es seguridad), deben soportan cabizbajos la humillación, o ver cómo la apertura indiscriminada de las importaciones se adueña de las góndolas donde ayer los productos eran nacionales. Además, deben tolerar el gas pimienta, los lacrimógenos, las balas de goma, los hidrantes, los golpes sin ningún tipo de respuesta. Desde hace ya muchos años los cristianos sabemos que la violencia primera no es la de la reacción sino la violencia institucionalizada e injusta de los poderosos.

 Si el cristiano cree en la fecundidad de la paz para llegar a la justicia, cree también que la justicia es una condición ineludible para la paz. Vemos que América Latina se encuentra, en muchas partes, en una situación de injusticia que puede llamarse de violencia institucionalizada cuando, por defecto de las estructuras de la empresa industrial y agrícola, de la economía nacional e internacional, de la vida cultural y política, "poblaciones enteras faltas de lo necesario, viven en una tal dependencia que les impide toda iniciativa y responsabilidad, lo mismo que toda posibilidad de promoción cultural y de participación en la vida social y política" (Enc. Populorum Progressio, Nº. 30), violándose así derechos fundamentales. Tal situación exige transformaciones globales, audaces, urgentes y profundamente renovadoras. No debe, pues, extrañarnos que nazca en América Latina "la tentación de la violencia". No hay que abusar de la paciencia de un pueblo que soporta durante años una condición que difícilmente aceptarían quienes tienen una mayor conciencia de los derechos humanos. (Medellín, Paz 16)

 Curas en la Opción por los Pobres
13 de julio de 2017

Visitas: 1290

Lecturas sugeridas

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR…

LA CALUMNIA COMO MODO DE OBRAR Como grupo de curas opp hemos repudiado los casos de pederastia, pa…

Carta abierta a Milagro Sala…

Carta abierta a Milagro Sala Querida Milagro. No te conocemos de cerca, pero sentimos como propio…

Encuentro Nacional 1997/3…

1.- VER Sacerdotes de todo el país, que desde hace varios años estamos trabajando por una past…

JESÚS, PARADIGMA ABSOLUTO DE HUMANIDAD…

JESÚS, PARADIGMA ABSOLUTO DE HUMANIDAD   EL LOGOS COMO PARADIGMA TRASCENDENTE: LA LÓGICA DEL…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 30 visitantes y ningun miembro en Línea