America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    A LA COMUNIDAD PARROQUIAL DE LA ISLA MACIEL

     

    Como grupo de curas en la opción por los pobres, queremos solidarizarnos con la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, que durante años fue acompañada pastoralmente por nuestro hermano, el padre Paco Olveira, de manera ejemplar.

    Es central para la identidad y la vida de un pueblo el ejercicio de la memoria. También para el Pueblo de Dios: construimos nuestra comunidad con el centro en la memoria del Misterio Pascual, la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, Buena Noticia anunciada a los pobres. Y esta memoria incluye, particularmente, la memoria de aquellos que, como el Maestro, entregaron su vida por devolver humanidad y dignidad a quienes son víctimas de la violencia y ambición de riquezas y poder de unos pocos.

    No es inocente que, a la par de empobrecer aún más a los más pobres de nuestra Patria, en estos tiempos se trate de obstaculizar e incluso silenciar el ejercicio de la memoria. Y, como cristianos, nos resulta particularmente escandaloso que, también en nuestra Iglesia, se trata de quebrar el espinazo de una comunidad prohibiéndole la memoria y borrando todos sus signos: es el eje de un modelo pastoral que pretende una grey dócil y obediente.

    Como pastores, tratamos de realizar nuestra misión recordando lo que decía San Agustín a los fieles de su diócesis: «Para ustedes soy obispo, con ustedes soy cristiano… Aquél es nombre del oficio recibido, éste es nombre de gracia; aquél, de peligro; éste, de salvación… A todos los debo amar... ayúdenme orando y obedeciendo; para que me deleite no tanto presidir cuanto servir» (Sermón 340). Por eso queremos llamar a nuestro hermano, el nuevo párroco de la Isla Maciel, a recapacitar recordando su condición de bautizado y, por tanto, ante todo hermano de los fieles de su comunidad, y sepa primero obedecer, como el santo obispo de Hipona, su historia y compromiso.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    En el año de los Mártires Riojanos, 20 de febrero de 2019

    (74)

    La Palabra de Dios se hizo carne de fraternidad (cf Jn 1,14)

    Así expresaba el Papa Francisco en la Navidad pasada su “deseo de fraternidad”:

    “Fraternidad entre personas de toda nación y cultura. Fraternidad entre personas con ideas diferentes, pero capaces de respetarse y de escuchar al otro. Fraternidad entre personas de diversas religiones. Jesús ha venido a revelar el rostro de Dios a todos aquellos que lo buscan. Y el rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto. No apareció como un ángel, sino como un hombre, nacido en un tiempo y un lugar. Así, con su encarnación, el Hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor, la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad, que todos compartimos en una gran variedad de etnias, de lenguas, de culturas…, pero todos hermanos en humanidad… Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

    También nosotros queremos adherir a este deseo del Papa ante el sufrimiento del querido pueblo venezolano. Queremos expresar nuestro más profundo rechazo ante el intento de golpe de estado en Venezuela, que, lejos de este deseo de vida fraterna para nuestros pueblos, cierra las puertas al diálogo y a la reconciliación.

    Creemos que el gobierno de Venezuela ha sido elegido democráticamente mediante uno de los sistemas electorales más transparentes del mundo. Han habido ya elecciones libres en este país hermano.

    Condenamos las políticas hegemónicas de los EE UU sobre los países de América Latina y el Caribe y las consecuentes presiones a sus gobiernos, que menoscaban el derecho a la autodeterminación de nuestros pueblos. Por eso consideramos digna de repudio toda injerencia externa en los problemas internos de nuestros pueblos.

    En particular nos parece despreciable la actitud de algunos gobiernos de nuestro continente, incluido el nuestro, que, sometidos a los intereses del imperio, de las grandes corporaciones y de la economía neoliberal, se han arrogado el derecho de decidir por el pueblo venezolano quién debe gobernarlo. Nuestros países tienen la capacidad y el derecho soberano de autogobernarse a través del pleno desempeño de sus instituciones.

    Venezuela, como cualquiera de nuestros países de la Patria Grande, tiene sus problemas internos. Nadie ignora que muchos de estos problemas son generados “desde fuera” con la complicidad de mezquinos intereses que se defienden “desde dentro”. Pero son los mismos venezolanos quienes deben solucionarlos.

    Que la fraternidad sea una realidad en América Latina y en el mundo, con el respeto profundo a la autodeterminación de los pueblos.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    24 de enero de 2019

    (147)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

LAS MOVILIZACIONES DE MARZO Y UN EPISCOPADO EN SILENCIO

 


Se abre esta semana una etapa para nuestro país, signada por las movilizaciones populares.

Esta concentración de manifestaciones callejeras de protesta no es casual, sino que es resultado de la maduración de un proceso de creciente deterioro de la economía y la vida democrática de nuestra sociedad. Esta degradación de la calidad de vida y de la intensidad institucional ha sido provocada, sin ningún lugar a dudas, por las decisiones y omisiones deliberadas del gobierno de Mauricio Macri.

Un cúmulo de derechos esenciales no están garantizados por el Estado en este momento. Están en peligro los derechos elementales al trabajo, al salario digno, a la alimentación, a la preservación de la salud, a la educación, a la seguridad, a la vivienda, a la libertad de expresión y la huelga entre otros. El gobierno actúa una pose de indiferencia y desdén frente a realidades contundentes como el desempleo, el hambre, la desprotección de los jubilados, y el delirante incremento del costo de la vida que pone en peligro a la masa de trabajadores de nuestra patria.

Queremos apoyar con nuestra palabra y nuestra presencia en las distintas movilizaciones pacificas que se realizarán a partir de mañana. El paro docente en reclamo de la convocatoria de la Paritaria Nacional Docente que corresponde por Ley y que el gobierno niega sin motivo; la movilización de los gremios y asociaciones de trabajadores a los que se unirán movimientos, organizaciones y ciudadanos de a pie para manifestar en contra del ajuste y la miseria que se está potenciando y a favor de un cambio drástico de la política económica que permita recuperar la producción, el consumo, la apertura de fuentes de trabajo y salarios dignos para una vida digna; la movilización Ni Una Menos y el paro internacional de mujeres que intentan reivindicar el reclamo de justicia frente a la violencia machista y la discriminación de género, exigiendo políticas publicas que ayuden a erradicarlas; la convocatoria a un Paro General, demasiado demorado tal vez, dispuesto por las diferentes centrales sindicales que expresa el legítimo ejercicio del derecho a la huelga como herramienta de presión para defender los derechos de los trabajadores. La marcha, esperamos multitudinaria, del 24 de marzo, reafirmando la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia ha merecido y sigue mereciendo nuestra voz militante y nuestra palabra ineludible.

Adherimos de corazón a las marchas mencionadas y tantas otras que se realizarán a lo largo y lo ancho del país. Levantamos nuestra voz frente al incomprensible silencio del episcopado argentino que no se identifica con la urgencia del Papa Francisco por señalar el efecto asesino del terrorismo del dinero y el neoliberalismo que nos roban el futuro y la esperanza. Permanecen mudos frente a las injusticias que padece el pueblo, y frente a hechos jurídicamente insostenibles como la detención de Milagro Sala. Solo falta que el Vaticano pida su liberación, porque ya lo han hecho numerosos organismos internacionales. Parecen más identificados con esa pequeña porción del país que no pasa necesidades y recibe los mayores beneficios de las políticas de este gobierno.

Queremos ser la Iglesia que acompaña los clamores justos del pueblo que sufre el saqueo del Estado y las políticas de ajuste. Queremos ser constructores de esperanza junto al pueblo.


Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
5 de marzo de 2017

www.curasopp.com.ar
https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
Twitter @GrupoCurasOPP







Visitas: 901

Lecturas sugeridas

13ª carta al Pueblo de Dios

13ª carta al Pueblo de Dios…

13ª carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres de agosto de 2016

6ta carta al Pueblo de Dios

6ta carta al Pueblo de Dios…

6ta carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres6 de mayo de 2016 El

Carta al nuevo Papa…

Carta al nuevo PapaPor José Ignacio González Faus*Querido hermano en el Señor Jesús: Al entrar e…

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado…

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado Una vez más – con motivo de la “noch…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 128 visitantes y ningun miembro en Línea