Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

A 39 años del inicio de la dictadura cívico eclesiástico militar.


Como grupo de curas en Opción por los Pobres queremos decir una palabra sencilla ante un nuevo aniversario de la dictadura cívico eclesiástico militar en ejercicio de la memoria y en búsqueda de la verdad y la justicia.

Con motivo de la Navidad y ante el pedido del episcopado de colaborar con datos a la búsqueda de desaparecidos y niños apropiados, expresamos largamente nuestro pensamiento que invitamos a releer.
(Ver http://curasopp.com.ar/web/cartas-y-firmas/169-las-responsabilidades-de-la-iglesia-en-el-proceso-de-memoria-verdad-y-justicia-navidad-2014)

En aquella ocasión expresamos que esperábamos:


participación oficial y clara en los actos públicos de memoria del 24 de marzo” y que nos parecía necesaria “la creación de un departamento, comisión u oficina dependiente de la CEA dedicada – sin injerencias confusas – a los Derechos Humanos (que) puede ser un buen indicio de cambio de actitud. Aunque debería evitarse caer en la tibieza de la “Comisión Justicia y Paz”, que no solamente no levantó su voz en la dictadura, sino que –además – salió inmediatamente a despegarse ante toda posible confusión de nombre con el SERPAJ cuando Adolfo Pérez Esquivel fue nombrado premio Nobel de la Paz”.

Hoy nos encontramos con que esa misma “Comisión Justicia y Paz” convoca a una dudosa marcha (el 18 de febrero) en homenaje (¿homenaje por qué?) o en reclamo (¿reclamo de qué?) frente a la muerte del fiscal Nisman, pero mantiene su silencio ante las convocatorias con motivo de los actos de Memoria, Verdad y Justicia en la conmemoración del golpe genocida del 24 de marzo de 1976. Esta semana el represor Ángel Ricardo Pezzeta fue condenado a prisión perpetua por el secuestro, las torturas y el homicidio de los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, conocidos como los "Mártires de Chamical” y discípulos del obispo Enrique Angelelli. Pero ni los obispos ni la Comisión Justicia y Paz parecen haberse enterado. ¿Tenemos que creerles que están interesados en que se esclarezcan los crímenes de la dictadura? ¿Les preocupa realmente que se haga justicia con nuestros hermanos en la fe torturados, desaparecidos o asesinados?

Repudiamos su silencio y no nos sentimos ni representados, ni aludidos, ni creemos que la mencionada comisión esté verdaderamente interesada ni en la “Justicia” ni en la “Paz”.

Y no solamente nos sentimos convocados a los actos conmemorativos por la historia y la memoria, sino que además – en nombre de la “Justicia” y la “Paz” – repudiamos la actitud cómplice de una “justicia ilegítima” en la investigación sobre las responsabilidades civiles en los crímenes de la dictadura; repudiamos la velocidad para las causas amigas y el cajoneo de las causas incómodas y – especialmente – la falta de transparencia del Poder Judicial.

Hacemos memoria porque queremos verdad y justicia para que haya una paz duradera. Renovamos nuestro afecto y cercanía sincera para con los familiares de los desparecidos y las víctimas sobrevivientes.

Con todos ellos repetimos una vez más nuestro clamor: ¡Nunca más!


Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
21 de marzo de 2015

Visitas: 1736