America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    ES HORA DE CRECER EN LA SOLIDARIDAD

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres


    «Ayúdense mutuamente a llevar las cargas, y así cumplirán la Ley de Cristo»
    (Gálatas 6,2)

    Vivimos horas difíciles en la Argentina y el mundo. La crisis de salud ocasionada por el coronavirus, que además ocasiona una crisis económica de alcance mundial, pero que afecta a cada país de manera diferente, nos obliga a repensar muchas cosas a nivel personal y también como sociedad.

    Las instituciones y autoridades sanitarias de todos los niveles han urgido a tomar medidas de «aislamiento social» como lo más efectivo para desacelerar el avance de la enfermedad y poder tratar más efectivamente a los que son más vulnerables al contagio y a la acción del virus. En nuestro país, como en muchos otros, se ha decretado una cuarentena por lo menos hasta el fin de mes.

    Estar aislados en nuestros hogares las 24 horas del día es algo a lo que no estamos acostumbrados. Son, al menos, ocho horas más de convivencia obligada a las que cada familia deberá darle uso y sentido. Puede ser una oportunidad para estrechar los lazos familiares, y ésa es la mejor manera de manejarlo. Pero también puede ser la ocasión de ahondar otra pandemia que es la violencia familiar y de género: hay que estar atentos.

    Hay muchos habitantes de nuestra patria que no podrán cumplir con este asilamiento. Para empezar: el personal sanitario, los proveedores de bienes y servicios indispensables para la vida cotidiana, autoridades, etc. Pero muchos más son los que, por las condiciones precarias de su vida cotidiana, no tienen la posibilidad de cumplir efectivamente con las medidas decretadas.

    Es una situación en la que la presencia o ausencia del Estado, que debe velar por el bien común, aparecen en todas sus consecuencias. El empobrecimiento y el empeoramiento en estos últimos años de las condiciones habitacionales de la población más vulnerable y el deterioro de la salud pública, hace a los más pobres todavía más vulnerables. Hay que confiar que las autoridades sabrán atender estos «puntos débiles» de la cuarentena.

    Las medidas adoptadas por el gobierno nacional, acompañado por los estados provinciales (y con el consenso de la oposición) parecen ser las apropiadas y deben ser acompañadas por nosotros con responsabilidad y solidaridad con los demás. Nos hablan también de la importancia de la presencia del Estado, en particular de la Salud Pública, tan castigada en los últimos años. No es hora, aunque habrá que hacerlo en algún momento, de llamar a los culpables a asumir su cuota de culpa. Es hora de unirnos para actuar proactiva y positivamente para disminuir los riesgos, para hacernos responsables unos de otros y para crecer en la solidaridad, cumpliendo con las medidas implementadas. Es también hora de hacer cumplir las leyes a los egoístas e irresponsables que sólo piensan en sí mismos: es muy triste ver cómo, quienes tienen posibilidades económicas o sociales, no se hacen cargo de la situación que atraviesa nuestra sociedad y ponen en peligro a todos.

    No hay que ser alarmistas ni, mucho menos, apocalípticos. No hay que hacerse eco de falsas noticias y hay que recurrir a la información oficial. Las redes sociales están infectadas de estas «fake news» y de oraciones apocalípticas que generan una paranoia colectiva. No les hagan caso. Hay que rezar, sí, pero no pidiendo o invocando milagros caídos del cielo. Hay que rezar por los enfermos y los que los cuidan, por los profesionales que los atienden, por los investigadores que buscan una cura, por las autoridades que deben guiarnos en este momento, para que usen todas sus capacidades ordenadas al bien de todos.

    Como curas nos ponemos a disposición de ustedes para acompañar a nuestro pueblo desde lo que podemos y lo que nos permiten las circunstancias.

    Que el Buen Dios nos bendiga a todos y nos ilumine para hacer frente a este momento con solidaridad, caridad y justicia.

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres.
    20 de marzo de 2020

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (122)

    MENSAJE DE NAVIDAD

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres



    “Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (Lc 2,10)

    Hace más de dos mil años José y María buscaban lugar para que el Hijo de Dios puediese “acampar” entre nosotros y nosotras (cf. Jn 1,14). La opresión del imperio romano ahogaba la economía del pueblo de Israel y se hacía sentir en quienes habían sido excluidos de la mesa de la vida. El sistema religioso judío se había tornado leguleyo y rígido, hipócrita y alejado de la vida del pueblo más pobre. Pero en el Niño de Belén viene Dios a encender la esperanza de todos y todas, especialmente la de los más humildes de entonces y de ahora.

    Hoy como ayer creemos que la Navidad es un canto de esperanza. Es anuncio de algo nuevo que Dios quiere hacer en la humanidad. Y especialmente es el anuncio de buenas nuevas a los pobres (cf. Is 61,1).

    Por eso nuestra esperanza cristiana se une a la esperanza puesta por nuestro pueblo en este nuevo tiempo en la democracia de la Patria. Todavía resuenan en nosotros las vivencias del pasado 10 de diciembre. Volvieron a escucharse palabras de consuelo para el bien de nuestro pueblo, para la vida de los más frágiles.

    Los propósitos asumidos por el nuevo gobierno nos inspiran confianza. Se atenderá con urgencia el hambre y el endeudamiento de nuestro pueblo. Pagaremos a los acreedores, pero no a costa de la vida del pueblo y de los pobres. Volvimos a escuchar la necesidad de integrarnos a la Patria Grande. Malvinas y su soberanía volverán a ser asuntos de Estado. Se cuidará de la tierra y de los recursos naturales como nos pide Francisco en “Laudato Si”. Se declara la emergencia social. Se volvió a pronunciar el “nunca más” que promete sanear el sistema judicial y acercar a todos y a todas una justicia largamente esperada. No se respaldará la política de la represión y el gatillo fácil. Ya no se sostendrán fondos secretos y reservados. Escuchamos que la mujer y los jóvenes estarán en el centro de la preocupación de este nuevo gobierno. Se buscará crecer en federalismo.

    Escuchamos a un presidente expresar estos propósitos. Confiamos en su sinceridad, en que no se trata de otro engaño: es lo que Dios y nuestra Patria le demandan. Sabemos que no será fácil “poner de pie” a nuestra querido país. Todavía hay deudas pendientes como la de nuestras presas y presos políticos. Las fuerzas de quienes tienen intereses mezquinos siguen vigentes. No todos adhieren a este sueño colectivo de felicidad sin exclusiones.

    Pero esta Navidad nos ofrece una nueva esperanza. La celebramos. Como grupo de curas seguiremos caminando junto al pueblo y a los pobres. Y, con ellos, estaremos atentos para recordarle a nuestro presidente si algo de lo anunciado quedó en el mero discurso.

    ¡Feliz Navidad!

     

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres,
    Navidad de 2019

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP

    (244)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

Carta a los Obispos Argentinos

 Estimados Padres Obispos:

             Sabemos por los Medios de Comunicación que el presidente parlamentario Eduardo Duhalde se dirigió en estos días al Cardenal Primado, Jorge Bergoglio pidiendo que la Iglesia no se retire de la así llamada “Mesa del Diálogo”. Sabemos, además, que en medio de la urgencia de principios de año, y quizá sin todas las consultas que en momentos de serenidad son de desear, los Obispos Argentinos se han sentado en esa mesa.

            Pero ahora, pasado ya tiempo, y teniendo la oportunidad de reflexionar más serenamente, y viendo algunos de los frutos o la ausencia de ellos, quisiéramos hacerles llegar nuestra opinión.

            Ciertamente es necesario el diálogo en todo momento, y particularmente en momentos como el que vive nuestra patria; sin embargo todo nos hace creer que esta “Mesa” es de hecho una pantalla que oculta otra mesa, “la mesa del monólogo”, donde habla el Fondo Monetario Internacional, y el gobierno obedece silenciosa y sumisamente. Una pantalla que permite a muchos creer que se están poniendo las bases de una nueva Argentina mientras se sigue saqueando el país; una anestesia que permite descuartizar a un paciente dormido.

            Y por otro lado, nos parece que esta “Mesa” no es una mesa abierta a todos:

             Vemos esto, particularmente porque nos llama la atención que se invite a dialogar a los “padres del modelo de la exclusión” y brillen por su ausencia los excluidos. Y no nos referimos a algunos que “aparecen” como representantes, como algunas organizaciones sindicales o piqueteras,   sino a “la gente”. ¿Qué diría la gente si se pusiera una mesa a la salida de un partido de futbol, de una bailanta o un cacerolazo? ¿Qué diría la gente que concurre a los comedores, a las escuelas o en asentamientos? ¿Por qué algunos partidos y agrupaciones se han negado a participar? ¿por qué los curas y religiosos de los barrios no fuimos invitados? ¿por qué son parte activa de la Mesa algunos que son responsables directos de lo que ocurre?

 

  • Porque creemos que la Mesa sirve de pantalla a un gobierno insensible a los dolores de los pobres, y disimula los principales problemas que nos afectan y sus causas;
  • porque se han invitado a gravísimos responsables de la situación que no han comenzado con un público arrepentimiento y restitución;
  • porque no se ve de parte de los responsables gestos concretos, palpables y públicos que permitan creer que su actitud ante el diálogo sea la escucha;
  • porque no entendemos la presencia de algunos sectores y personas en la misma mesa como parte integrante;
  • porque creemos que no podemos permanecer como aparentemente “neutrales”, sino tomando una clara e irrenunciable posición en favor de los pobres y contra las causas de la pobreza, y eso deben tenerlo muy claro todos los que quieran sentarse a la mesa por todo esto, es que creemos que sería necesario que los Obispos no participen más de dicha “Mesa” y que sean públicas sus razones.

 

Cordialmente, en el Señor de los pobres y de la historia

 

 

 

Fieles laicos:

Lucía Álvarez (Buenos Aires)

María Josefina Chino (Buenos Aires)

Adrián Eslaimán (Morón)

Antonio Fernández (Quilmes)

René H. Flores (Morón)

Alberto García (Quilmes)

María Inés García (Quilmes)

Pablo Herrero Garisto (Avellaneda)

Dora Giannoni (Buenos Aires)

Lidia Giannoni (Buenos Aires)

Victoria Hure de Leonhardt (San Isidro)

Ernesto Iglesias (Buenos Aires)

Fortunato Mallimaci (Buenos Aires)

María Ester Obarrio (San Isidro)

Norma Mercedes Peláez (Bahía Blanca)

Luisa Ripa (Quilmes)

Mabel Moyano (Buenos Aires)

Mónica Scagliotti (Buenos Aires)

Andrea Fabiana Silva (San Isidro)

Jorge Tinetti (Buenos Aires)

Miguel Ángel Vidal (Bahía Blanca)

 

Grupos laicales

Asociación de Fieles Laicos Carlos de Foucauld

Catequistas (10) Parroquia Santa Rosa de Lima, Munro

Centro Tiempo Latinoamericano (Córdoba)

Comunidades de Base (Córdoba)

Familia Conde, Familia Dolmen y Familia Lucero (6 adultos) (Buenos Aires)

Grupo Seminarios de Teología (Córdoba)

Grupo de Laicos (25), Parroquia Preciosísima Sangre (Córdoba)

Laicas franciscanas (15) del Departamento de Justicia y Paz del Centro Franciscano

Red de Fe y Política (Córdoba)

 

Religiosas

Analuisa Cusán, ocd

Sheilla Mullan, dominica

Andrea Nowosad, ocd

Martha Pelloni, Carm. misionera

 

Comunidades de Religios@s

CRIMPO (Quilmes, Florencio Varela y Berazategui)

Hermanas de Nuestra Señora de la Esperanza (Florecio Varela)

 

Diáconos/Seminaristas

Ricardo Luis Carrizo (Quilmes)

Raúl Fabián Ponce, operario diocesano (Buenos Aires)

 

Presbíteros

 Víctor Acha (Córdoba)

Pablo Agüero fm (Quilmes)

Marcos Alemán sj (Buenos Aires)

Nicolás Alessio (Córdoba)

Alfredo Altamira sj (Buenos Aires)

Hugo Carrillo (Córdoba)

Alfredo Constable sj (Córdoba)

Luis Coscia ofmCap (Buenos Aires)

Juan Ángel Dieuzeide (Bariloche)

Daniel Emmerich, ofmCap (Buenos Aires)

Pablo Escariz (Merlo-Moreno)

Félix Gibbs fm (Quilmes)

Gustavo Glería (Córdoba)

Patricio Greham (San Isidro)

Ramón Gómez (Quilmes)

Eduardo Antonio González (Buenos Aires)

Julio Li sj (Buenos Aires)

José Mariani (Córdoba)

José María Meisegeier sj (Buenos Aires)

David Meza (Quilmes)

Juan Luis Moyano sj (Buenos Aires)

Juan Carlos Ortiz (Córdoba)

Carlos Ponce de León (Córdoba)

Germán Pravia fm (Quilmes)

Antonio Puigjané ofmCap (Buenos Aires)

Juan Carlos Romero palotino (Córdoba)

Eduardo de la Serna (Quilmes)

Ulrich Theodor Timpte (Quilmes)

Rodolfo Viano ofm (Orán)

 

Comunidades Cristianas

Mabel Filippini (Iglesia Evangélica Metodista; CEASOL)

Visitas: 2560

Lecturas sugeridas

Des-helenizar el cristianismo…

Des-helenizar el cristianismo*   José Ignacio González Faus, San Cugat del Vallés, Barcelona, Cen…

Nuestro credo…

Nuestro credo Víctor Codina Prólogo El 22 de Agosto del 86 un grupo de mineros inicia desde…

PASTORES SEGÚN EL EVANGELIO…

PASTORES SEGÚN EL EVANGELIO EN UNA IGLESIA PUEBLO DE DIOS, COMUNITARIA Y MINISTERIAL   Ro…

Articulos por autor…

Te invitamos a elegir una categoria  para ver los articulos.  …

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 27 visitantes y ningun miembro en Línea