America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    EXTREMA INMORALIDAD

    Comunicado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

     

    En la segunda carta a los Tesalonicenses, San Pablo advierte que “el misterio de la iniquidad ya está actuando” (2 Tes 2,7). Desde entonces la Iglesia ha entendido que la denuncia del “misterio de la iniquidad” está comprendida necesariamente en su predicación, como lo expresó San Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi (N° 28). Desde esta obligación evangélica nos vemos compelidos a llamar la atención sobre acontecimientos de público conocimiento de estos últimos días.

    Desde hace ya varios meses la sociedad de nuestra patria viene soportando pacientemente los embates irresponsables y disolventes surgidos desde sectores importantes de la oposición al gobierno nacional. Autoerigidos defensores de la democracia y la institucionalidad vienen pervirtiendo el legítimo derecho a la oposición y al disenso atacando sistemáticamente las bases de la misma institucionalidad y la democracia. Políticos por cuenta individual y direcciones partidarias, con la complicidad de buena parte de los medios de comunicación, se han propuesto minar la autoridad política y moral de aquellos sobre quien recae la responsabilidad de gobernar y guiar al país en estos momentos de enormes dificultades sanitarias, económicas y sociales.

    Hemos tenido que asistir (y soportar) impávidos a peligrosas argumentaciones anticuarentena, llamamientos a concentraciones que ponen en riesgo la salud de los asistentes (llevando probablemente al contagio y la muerte a un participante y activo convocante de esas protestas), invitaciones a armarse, amenazas de separatismos provinciales y otra larga colección de etcéteras: todo fundándose en la tergiversación de la verdad y mentiras lisas y llanas. Pero el despreciable comunicado de la dirección de Juntos por el Cambio con ocasión del asesinato de Fabián Gutiérrez ha llevado la paciencia ética de la sociedad al límite de lo tolerable. La supuesta “extrema gravedad institucional” que adjudican al desgraciado acontecimiento vuelve a revelar la “extrema inmoralidad”, la catadura ética de personajes que bien conocemos., la barbarie de quienes dicen representar la civilización. Parece no importarles hundir a la misma patria, con tal de que fracase el actual gobierno.

    Cuando la inmoralidad se enseñorea de la política, se disuelven las bases de la convivencia y la cohesión social. Estamos convencidos de que es precisamente esa disolución lo que estos “dirigentes”, verdaderos agentes del mal, se han propuesto como finalidad: imposibilitar el diálogo y la búsqueda de los consensos necesarios para atravesar la crisis que atraviesa nuestra patria y de la que en buena medida han sido responsables.

    Como cristianos y sacerdotes nos obliga el Evangelio; como ciudadanos (y a todos los ciudadanos) nos obligan la Verdad y la Justicia, la Paz y la Solidaridad: no podemos sino expresar nuestro repudio y desprecio de este modo de obrar. Hacemos un llamamiento a la sociedad entera, independientemente de sus simpatías políticas, a demostrar que no estamos dispuestos a dejarnos dirigir por el odio y la mentira.

    Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    6 de julio de 2020

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
    Twitter @GrupoCurasOPP



    (117)

    CARLOS MUGICA, ¡PRESENTE!

    “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Juan12,24)

    Un nuevo 11 de Mayo, a 46 años del martirio de Padre Carlos Mugica, nos vuelve a convocar con el compromiso de la Memoria. Y hacer memoria no significa una mera evocación de lo que pasó. Memoria es actualizar, en este presente histórico, las convicciones que llevaron a Carlos a dar la vida por los pobres hasta ser asesinado a la salida de la Parroquia San Francisco Solano.

    La pandemia del coronavirus no nos permitirá celebrar la misa que habitualmente realizamos en esta parroquia de Mataderos. Allí no sólo no nos encontraremos ni abrazaremos los curas del grupo al que pertenecemos; y otros muchos curas que trabajan en medios populares alentados por la entrega de Mugica. Allí tampoco nos podremos abrazar este año con tantos y tantas que esperan ese día para decir con Carlos que “no tenemos miedo” y que, como él nos pidió, seguiremos estando en medio del caminar de nuestro pueblo más pobre.

    Tampoco podremos abrazar a Norita Cortiñas y, en ella, a todas nuestras Madres. El 11 de mayo de 1974, su hijo Carlos Gustavo Cortiñas cumplía 22 años. Lo secuestraron el 15 de abril de 1977 en la estación de Castelar mientras esperaba el tren para ir al trabajo. Hoy celebraría 68 años. Norita, su hijo y las Madres estarán presentes en nuestra cordial oración. Como también, y sin lugar a dudas, estará Marta Mugica, hermana de Carlos, fallecida el pasado 1° de abril. Para nosotros también hermana y compañera de camino.

    Pero, aunque extrañemos el calor de los abrazos, volveremos a elegir aquellos valores que guiaron a Carlos en su amor fiel hasta su muerte en esa vereda de Buenos Aires: su amor por Jesús y por los pobres; y su voz profética señalando a los crucificadores de sus hermanos y hermanas más vulnerables.

    Carlos soñaba para sus pobres una Patria donde reinaran “el amor y la igualdad”. Ciertamente una Patria distante de aquellos que hoy viven más pendientes de la cotización del dólar que de aceptar que se grave algo de sus impúdicas riquezas en beneficio de los excluidos de los bienes de la tierra. Distante también de quienes miran hacia otro lado cuando a los pobres se les niegan los servicios esenciales en sus barrios, mientras golpean sus cacerolas alentados por noticias falsas e intereses inconfesables por contrarios a la vida del pueblo. Distante, también, de todo fundamentalismo religioso que señala a Dios como el mentor de la pandemia o pidiendo que les “devuelvan la misa”, sin importarles nada de los que siguen haciendo negocio con el dolor de los que sufren. 

    No haremos la misa que nos congregue en la fecha del martirio de Carlos Mugica. Pero renovamos nuestro compromiso de seguir sus huellas: las de Jesús, las de tantas y tantos mártires argentinos y latinoamericanos.

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    11 de Mayo de 2020

    (489)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

Estimado monseñor:

 

Nosotros formamos parte de un grupo de presbíteros que desde hace ya bastante tiempo nos reunimos, reflexionamos, e intentamos mirar nuestra realidad. Sabiendo que en la próxima reunión de la Conferencia Episcopal hablarán ustedes de los Presbíteros, nos pareció oportuno hacerles llegar los frutos de nuestra reflexión. No es producto de una simple iniciativa, sino fruto de mucho de lo que hemos venido madurando en los últimos años; por eso acompañamos a esta nota un anexo teológico que ilumina y da razones a esto que acá presentamos brevemente. Esto que aquí les expresamos refleja en mucho el tipo de presbíteros que nosotros queremos ser en medio de nuestros hermanos.

 

Nos parece central señalar que una característica fundamental de lo que deben ser los presbíteros radica en su cercanía a la humanidad, especialmente a las víctimas de los sistemas de inhumanidad y muerte. Creemos que si se pudiera hablar de Anotas@ del presbiterio, ésta no podría estar ausente. Esta cercanía lleva a tener como característica fundamental la credibilidad y la misericordia. La credibilidad es una vida que nos vuelve creíbles. Y no nos referimos aquí a credibilidad de Aencuestas@, sino que los que sufran puedan acercarse a nosotros con libertad porque les reflejamos sacramentalmente un APadre rico en misericordia@. La misericordia lleva a padecer lo que los demás padecen, a Alatir con los míseros@, a esperar para nosotros lo que los demás sufren, o les hacen sufrir.

 

Otro elemento propio de esta Anota@, o quizá otra Anota@, es la semejanza. Nos parece importantísimo que la gente, particularmente los pobres, experimenten a sus presbíteros como Auno más@, que Austed es como nosotros@, como a veces nos dicen. Nos preocupa que con mucha frecuencia se ponga el acento precisamente en las diferencias que nos deben caracterizar, o hasta en una aparente superioridad. Esto también lleva, con frecuencia, a un modo no precisamente evangélico de ejercicio de la autoridad, sea de algunos miembros de la jerarquía entendiendo a los presbíteros como sus Aempleados@, como a presbíteros haciendo lo mismo en sus comunidades con los laicos.

 

La cada vez más importante en nuestros discursos Aopción preferencial por los pobres@, debería manifestarse desde la formación hasta en los destinos, desde el modo de vida hasta en nuestras homilías, para que no sea Apalabra hueca@ sino fidelidad a lo que Jesús y la Iglesia nos piden. Nos parece que muchas veces los destinos, la formación y el modo de vida no sólo no reflejan esto sino Bcon mucha frecuencia- revelan lo contrario.

 

Ciertamente hablar de los presbíteros sin hablar previamente de la Iglesia es un sin sentido. Creemos que se impone una buena Eclesiología que permita hablar luego de los ministros. Sino, se corre el riesgo de una reflexión desde Ael poder@ y Asobre el poder@, mientras pensamos que la Iglesia debe estar despojada de poder. Su Apoder@ debe ser el Espíritu Santo, el mismo que ungió a Jesucristo Apara anunciar la buena noticia a los pobres@.

 

Nos parece importante que los modelos que se propongan a los presbíteros den respuestas a los desafíos de nuestra realidad. No negamos la santidad de otros, pero nos parece que muchas veces se proponen modelos que nada tienen que ver con nuestro tiempo y espacio. Creemos que la Iglesia en Argentina y en América Latina es rica en confesores y mártires como para desoír esta Apalabra que Dios nos dirige@. Muchos de estos nos iluminan y acompañan cotidianamente en nuestro propio ministerio.

 

Ciertamente esto que acá esbozamos, y presentamos con más detalle en nuestro aporte adjunto, supone una serie de consecuencias concretas en la vida de los presbíteros que acá queremos presentarles a modo de sugerencia:

 

·     revisión de los destinos y Apromociones@ ministeriales para que sean coherentes con la opción preferencial por los pobres;

·     revisión del modo de vivir y llevar los seminarios a fin de que sean casa de los pobres, y que los modelos presbiterales para los que se forman también lo sean;

·     revisión de los modos de vida que separan a los presbíteros del pueblo, incluyendo trabajo, vestimenta, celibato obligatorio, casa, pobreza...

·     revisión de la liturgia a fin de alcanzar la inculturación creativa que permita que el pueblo, y particularmente los pobres, la experimenten como lenguaje propio para acercarse a Dios;

·     revisión de los modelos presbiterales que se presentan a los candidatos al ministerio y a los ministros ordenados, a fin de que den respuesta a las realidades que viven;

·     revisión de lo que se pide principalmente a los presbíteros, recordando que la centralidad debe estar puesta en el reino y la evangelización antes que en el culto;

·     revisión de la relación presbíteros B obispos, a fin de que se concrete el proyecto de amistad, fraternidad y colaboración, recordando que nada es más importante que ser hijos de Dios, y que tanto unos como otros estamos al servicio del pueblo de Dios:

·     revisión de toda espiritualidad que no sea un verdadero Acaminar según el Espíritu@ sino que se parezca más a una evasión platónica, y que esa espiritualidad lleve a Aponer un oído en el Evangelio y un oído en el corazón del pueblo@ dando así respuesta a los desafíos por los que Dios nos conduce.

 

Esperando haber aportado desde nuestra experiencia y ministerio, y deseando ser escuchados con un corazón libre, nos despedimos de Ud. cordialmente

 

 

1. Pbro. Eduardo de la Serna (Quilmes)

2. R.P. Arnoldo Ederle svd (Jujuy)

3. Pbro.Marcelo Sarrailh (Córdoba)

4. R.P. Marcos Alemán sj (Buenos Aires)

5. Pbro. Marcelo Ciaramella (Quilmes)

6. Pbro. David Meza (Quilmes)

7. R.P. Pablo Javier Agüero fm (Quilmes)

8. Pbro. José Piguillem (Merlo-Moreno)

9. Pbro. Siverio Benítez (Merlo-Moreno)

10. Pbro. Gustavo Alvarez (Merlo-Moreno)

11. R.P. Alfredo H. Altamira sj (Buenos Aires)

12. R.P. José M. Meisegeier sj (Buenos Aires)

13. Pbro. Ramón Gómez (Quilmes)

14. Pbro. Lucio Carvalho Rodrigues (Quilmes)

15. Pbro. Hugo Finola (Quilmes)

16. Pbro. Ignacio Blanco (Quilmes)

17. R.P. Juan Luis Moyano sj (San Miguel)

18. Pbro. Nicolás Alessio (Córdoba)

19. R. P. Miguel Angel Muñoz sdb (Quilmes)

20. Pbro. Hernán Ingelmo (Neuquén)

21. Pbro. Carlos Ponce de León (Córdoba)

22. Pbro. Juan Carlos Ortiz (Córdoba)

23. Pbro. José Mariani (Córdoba)

24. R.P. Juan José Romero (Córdoba)

25. R.P. José Antonio Farfán (Córdoba)

26. Pbro. Esteban Domingo (Córdoba)

27. Pbro. José Raimundo Alessio (Córdoba)

28. Pbro. Alberto Garione (Córdoba)

29. Pbro. Julio Cesar Aguirre (Córdoba)

30. R.P. Alfredo Constable sj (Córdoba)

31. Pbro. Víctor Acha (Córdoba)

32. Pbro. Juan Manuel González (Córdoba)

33. R.P. Juan Aversa sdb (La Plata)

34. R.P. Daniel Benítez (misionero de San Cayetano) (San Miguel)

35. R.P. Francisco Murray (pasionista) (Buenos Aires)

36. R.P. Bernardo Hughes (pasionista) (Buenos Aires)

37. R.P. Marcelo Prez (pasionista) (Buenos Aires)

38. R.P. Carlos Saracini (pasionista) (Buenos Aires)

39. R.P. Daniel Echeverría (misionero de los SS.Corazones) (Merlo-Moreno)

40. Pbro. Pablo Escariz (Merlo-Moreno)

41. R.P.Germán Pravia fm (Quilmes)

42. Pbro. Jorge Marenco (San Isidro)

43. Pbro. Jorge Aloi (Rosario)

44. Pbro. Jose Carlos Cortez (Rosario)

45. Pbro. Jorge Talijancic (Rosario)

46. Pbro. Daniel Siñeriz (Rosario)

47. Pbro. Adolfo Segovia (Rosario)

48. Pbro. Juan Carlos Aguiar (Rosario)

49. Pbro. Agustín Amantini (Rosario)

50. Pbro. Salvador Yaco (Rosario)

51. Pbro. Genaro Iachini (Rosario)

52. Pbro. Juan José Gravet (Rosario)

53. Pbro. Anibal Filippini (San Isidro)

54. R.P. Félix Gibbs fm (Quilmes)

55. Pbro. Javier Buere (Quilmes)

56. R.P. Jorge Acosta (palotino) (San Isidro)

57. R.P. Néstor Zubeldía sdb (La Pampa)

58. Pbro. Vicente Reale (Mendoza)

59. Pbro. Angel M. Caputo (Quilmes)

60. Pbro. Juan José Olivera (Merlo-Moreno)

61. Pbro. Oscar Miñarro (Merlo-Moreno)

62. R.P. Sergio Marcos Agüero fm (Merlo-Moreno)

63. R.P. Eduardo Germán Leuzzi fm (Merlo-Moreno)

64. R.P. Ramón Insua sdb (Quilmes)

65. Pbro. Rodolfo Taboada (San Isidro)

66. Pbro. Marcelo Eyheramendy (Quilmes)

67. Pbro. Miguel Hrymacz (Quilmes)

68. Pbro. Claudio Faivre Duboz (Alto Valle de Río Negro)

69. Pbro. Gustavo Glería (Córdoba)

70. Pbro. Ulrich Theodor Timpte (Quilmes)

71. R.P. Marcos Aguirre sdb (Córdoba)

72. R.P. Othon Julio Li sj (Buenos Aires)

73. Pbro. Jorge Jara (San Isidro)

74. Pbro. Hugo Carrillo (Córdoba)

75. R.P. Rodolfo Viano ofm (Bahía Blanca)

76. Pbro. Juan D'Amico (Bahía Blanca)

77. R.P. Aldo Pasqualotto misionero scalabriniano (Bahía Blanca)

78. Pbro. Carlos Gómez (La Plata)

79. Pbro. Miguel Anquetil (Viedma)

80. Pbro. Sergio Lamberti (Santiago del Estero)

81. Pbro. José Luis Calcagno (Quilmes)

82. R.P. Alberto Faraoni sdb (Buenos Aires)

83. R.P. Germán Fernández, omi (Córdoba)84. R.P.Valentín Fernández, omi (Córdoba)

85. R.P. Sergio Daniel Menegoni, omi (Córdoba)

86. Pbro. Justino Fernández (Mar del Plata)

87. R.P. Roberto Musante osb (Río Gallegos)

88. R.P. Antonio Puigjane ofmCap (Buenos Aires)

89. R.P. Antonio M. Fierens sdb (La Plata)

90. Pbro. Juan José Vasallo (Quilmes)

91. Pbro. Néstor Cruz García (San Isidro)

Visitas: 8830

Lecturas sugeridas

Los "mártires jesuanicos" y el "pueblo crucificado"…

  Los "mártires jesuanicos" y el "pueblo crucificado"   Jon Sobrino (Tomado de CRIE (Méxic…

Encuentro Nacional 2000…

"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado con la unción. Me ha envia…

14ª carta al Pueblo de Dios

14ª carta al Pueblo de Dios…

Grupo de curas en Opción por los pobres 25 de agosto de 2016 En el texto que la liturgia d

Las responsabilidades de la Iglesia en el proceso de memoria, verdad y justicia. Navidad 2014…

Las responsabilidades de la Iglesia en el proceso de memoria, verdad y justicia. Navidad 2014  …

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 87 visitantes y ningun miembro en Línea