America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    NOS HA NACIDO UN NIÑO, UN HIJO NOS HA SIDO DADO (Isaías 9,6)

    A comienzos del tiempo del Adviento, para animar la espera de la Navidad, enviamos una carta para quienes creen en este misterio y también para quienes, aun no creyendo, celebran la Navidad en familia como una fiesta de paz y de esperanza de un mundo mejor. Enumeramos en ella una serie de sombras y algunas luces para dar el contexto del Nacimiento de Jesús, como el del momento en que celebramos la Navidad.

    Llegamos al final de este año 2018 empobrecidos. Empobrecidos en lo económico: en cada vez más hogares se ha dificultado sistemáticamente el acceso a la salud, a la educación, e incluso al alimento. Salarios que quedan atrás del aumento del costo de vida y destrucción del empleo y la industria nacional son consecuencias de políticas económicas que favorecen a muy pocos y sumen en la pobreza a una enorme porción de los habitantes de esta bendita tierra.

    Empobrecidos en lo político. Un gobierno sin otro proyecto político que obedecer al FMI y favorecer la especulación y el capital (especialmente el extranjero). Una oposición que no termina de renunciar a intereses mezquinos, sectoriales y personales, incapaz de unirse para pensar juntos un proyecto amplio y común cuya prioridad sea hacer de nuestro país una Patria de todos.

    Empobrecidos en lo humano. Políticas de seguridad que criminalizan la disidencia y la pobreza, que nos llevan a ver que no toda vida vale. Políticas que crean brechas y nos llevan a ver al otro como una amenaza, cuya vida vale menos que la propia. Lejos de eliminar la “grieta” (como la llaman) pareciera que nos separan distancias cada vez más insalvables: otra de las tantas promesas incumplidas.

    Podríamos seguir con un largo catálogo de sombras. Pero sería un retrato incompleto y, por eso, falso de nuestra realidad. La Luz del Niño Dios en el pesebre nos deja ver más que las sombras. Nos deja darnos cuenta de las brasas encendidas, quizás tapadas por la ceniza, que pueden y deben ser avivadas.

    La generosidad solidaria de nuestro pueblo, de nuestros pobres, se multiplica creativamente para encontrar caminos, no sólo para la subsistencia, sino para crear los lazos que nos permiten saber que hay otra manera de vivir juntos y regenerar el tejido dañado de nuestra sociedad. Generosidad y solidaridad que deben ser la norma para aquellos que tienen la responsabilidad de elaborar y plasmar un proyecto de país distinto.

    Nos hace mirar nuestro futuro con esperanza ver el compromiso valeroso y creciente de tantas personas y organizaciones sociales con la defensa de los derechos: derecho a la vivienda digna, derecho a la tierra, derecho al trabajo, derecho a la salud y la educación, los Derechos Humanos. Nos permiten soñar con una Patria fraterna, que no teme al que es distinto, que se enriquece en las diferencias, aún en muchas que hoy nos parecen irreconciliables.

    Esta noche celebramos el Nacimiento del que viene “a traer la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos  y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Lucas 4,18-19). Esa Buena Noticia queremos  compartir con ustedes y darles gracias por los fueguitos que nos marcan el camino para que esta Noche bendita sea signo de una nueva historia en nuestra Patria y en nuestro mundo.

    No importa lo que esta noche puedan o no puedan poner sobre la mesa, lo que puedan o no regalar. Quienes nos sentamos a ella somos lo que importa: ¡Les deseamos una Bendita Navidad!

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    24 de diciembre de 2018

    (108)

    ANTE AFIRMACIONES DEL OBISPO CASTRENSE

    El día 26 de noviembre, el diario LA NACIÓN publicó una editorial exigiendo la aplicación de la ley 24.390, la “ley del 2x1”, a los casos de crímenes de lesa humanidad. La semana pasada, el 15 de diciembre, el obispo castrense, en carta al correo de lectores del mismo diario adhirió al contenido de dicha editorial, agregando a los argumentos “jurídicos” y “filosóficos” de la editorial, algún argumento de la “teología moral”. Creemos que es necesario responder a esas argumentaciones.

    Dice la editorial de marras que “la ley que limitó el 2x1 en 2017 consagró una discriminación indebida con relación a los delitos de lesa humanidad”. Antes que nada, no deja de alegrarnos que tal editorial califique a los delitos que nos ocupan como lo que son: crímenes de “lesa humanidad” (aunque uno puede sospechar que no de buena gana). Si el diario utiliza la palabra discriminación en su sentido más originario de “distinción”, esa discriminación no es indebida: los crímenes de lesa humanidad son de una naturaleza muy distinta a otros crímenes. Por eso la ejecución de las sentencias, aún cuando puedan coincidir en penas aparentemente similares en el tiempo que se les asigna, deben conllevar distintos modos de ser tratadas.

    Si la palabra discriminación se utiliza en el sentido más usado en nuestros días (que parece ser a lo que se apunta en la editorial), lo que querría decir la editorial es que los condenados por esos crímenes están siendo discriminados, también es falaz la argumentación. Sólo serían discriminados si se rompiera el principio de igualdad ante la ley. La igualdad ante la ley implica que todos estamos obligados por las mismas leyes, no que las penas y su ejecución deban ser iguales si dependen de la violación de leyes diversas y la valoración distinta de crímenes de muy distinta naturaleza.

    También el principio de la interpretación más benigna de la ley debe distinguir la benignidad que puede aplicarse en el caso de cada ley. Y siempre, en estas distinciones, deben ser tenidos en cuenta, entre otras cosas, el daño ocasionado a la sociedad y la contumacia en el delito.
    Mons. Olivera, a quien queremos reconocer un sincero interés en la reconciliación de la sociedad argentina, retoma el argumento de la discriminación desde una perspectiva de la moral teológica, preguntándose cómo es posible que “entre muchos aberrantes delitos algunos fueran más condenables/perdonables que otros”. Y sí, así debe ser: tal como distinguimos en la teología moral entre pecados leves y graves, entre pecados menos y más graves. Y lo mismo sucede con las penas de los pecados: en la teología más tradicional se reconoce que quien ha cometido un pecado leve, puede acercarse a recibir el sacramento de la Eucaristía, no así quienes han cometido pecados graves.

    Y, distinguiendo aún entre quienes cometen pecados graves, hay pecados graves que pueden ser perdonados en una celebración normal del sacramento de la reconciliación y otros que, sufriendo la misma pena de no poder acercarse a comulgar, son sancionados con la excomunión por la particular gravedad del pecado y requieren otro tipo de proceso para ser absueltos. Y nada de esto significa discriminación del pecador.

    Y, si Mons. Olivera está verdaderamente preocupado por la reconciliación de los argentinos, le pedimos encarecidamente que, en su atención pastoral a los detenidos por crímenes de lesa hanidad, se preocupe por lograr que ellos den los pasos previos necesarios para todo perdón y reconciliación: el reconocimiento y arrepentimiento del pecado, el pedido de perdón a la sociedad por las faltas cometidas contra ella y la reparación posible, alentándolos a decir dónde están los más de 400 hijos secuestrados, con sus identidades borradas, y así aportar evangélicamente a la verdad y la justicia que merecen tantas familias que aún buscan a sus nietos e hijos. No recordamos que ninguno lo haya hecho. Ése será el momento de pensar en la benignidad.


    Curas en la Opción por los Pobres
    17 de diciembre de 2018

    https://www.lanacion.com.ar/2196229-el-2x1-y-la-vigencia-de…



    (99)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

Estimado monseñor:

 

Nosotros formamos parte de un grupo de presbíteros que desde hace ya bastante tiempo nos reunimos, reflexionamos, e intentamos mirar nuestra realidad. Sabiendo que en la próxima reunión de la Conferencia Episcopal hablarán ustedes de los Presbíteros, nos pareció oportuno hacerles llegar los frutos de nuestra reflexión. No es producto de una simple iniciativa, sino fruto de mucho de lo que hemos venido madurando en los últimos años; por eso acompañamos a esta nota un anexo teológico que ilumina y da razones a esto que acá presentamos brevemente. Esto que aquí les expresamos refleja en mucho el tipo de presbíteros que nosotros queremos ser en medio de nuestros hermanos.

 

Nos parece central señalar que una característica fundamental de lo que deben ser los presbíteros radica en su cercanía a la humanidad, especialmente a las víctimas de los sistemas de inhumanidad y muerte. Creemos que si se pudiera hablar de Anotas@ del presbiterio, ésta no podría estar ausente. Esta cercanía lleva a tener como característica fundamental la credibilidad y la misericordia. La credibilidad es una vida que nos vuelve creíbles. Y no nos referimos aquí a credibilidad de Aencuestas@, sino que los que sufran puedan acercarse a nosotros con libertad porque les reflejamos sacramentalmente un APadre rico en misericordia@. La misericordia lleva a padecer lo que los demás padecen, a Alatir con los míseros@, a esperar para nosotros lo que los demás sufren, o les hacen sufrir.

 

Otro elemento propio de esta Anota@, o quizá otra Anota@, es la semejanza. Nos parece importantísimo que la gente, particularmente los pobres, experimenten a sus presbíteros como Auno más@, que Austed es como nosotros@, como a veces nos dicen. Nos preocupa que con mucha frecuencia se ponga el acento precisamente en las diferencias que nos deben caracterizar, o hasta en una aparente superioridad. Esto también lleva, con frecuencia, a un modo no precisamente evangélico de ejercicio de la autoridad, sea de algunos miembros de la jerarquía entendiendo a los presbíteros como sus Aempleados@, como a presbíteros haciendo lo mismo en sus comunidades con los laicos.

 

La cada vez más importante en nuestros discursos Aopción preferencial por los pobres@, debería manifestarse desde la formación hasta en los destinos, desde el modo de vida hasta en nuestras homilías, para que no sea Apalabra hueca@ sino fidelidad a lo que Jesús y la Iglesia nos piden. Nos parece que muchas veces los destinos, la formación y el modo de vida no sólo no reflejan esto sino Bcon mucha frecuencia- revelan lo contrario.

 

Ciertamente hablar de los presbíteros sin hablar previamente de la Iglesia es un sin sentido. Creemos que se impone una buena Eclesiología que permita hablar luego de los ministros. Sino, se corre el riesgo de una reflexión desde Ael poder@ y Asobre el poder@, mientras pensamos que la Iglesia debe estar despojada de poder. Su Apoder@ debe ser el Espíritu Santo, el mismo que ungió a Jesucristo Apara anunciar la buena noticia a los pobres@.

 

Nos parece importante que los modelos que se propongan a los presbíteros den respuestas a los desafíos de nuestra realidad. No negamos la santidad de otros, pero nos parece que muchas veces se proponen modelos que nada tienen que ver con nuestro tiempo y espacio. Creemos que la Iglesia en Argentina y en América Latina es rica en confesores y mártires como para desoír esta Apalabra que Dios nos dirige@. Muchos de estos nos iluminan y acompañan cotidianamente en nuestro propio ministerio.

 

Ciertamente esto que acá esbozamos, y presentamos con más detalle en nuestro aporte adjunto, supone una serie de consecuencias concretas en la vida de los presbíteros que acá queremos presentarles a modo de sugerencia:

 

·     revisión de los destinos y Apromociones@ ministeriales para que sean coherentes con la opción preferencial por los pobres;

·     revisión del modo de vivir y llevar los seminarios a fin de que sean casa de los pobres, y que los modelos presbiterales para los que se forman también lo sean;

·     revisión de los modos de vida que separan a los presbíteros del pueblo, incluyendo trabajo, vestimenta, celibato obligatorio, casa, pobreza...

·     revisión de la liturgia a fin de alcanzar la inculturación creativa que permita que el pueblo, y particularmente los pobres, la experimenten como lenguaje propio para acercarse a Dios;

·     revisión de los modelos presbiterales que se presentan a los candidatos al ministerio y a los ministros ordenados, a fin de que den respuesta a las realidades que viven;

·     revisión de lo que se pide principalmente a los presbíteros, recordando que la centralidad debe estar puesta en el reino y la evangelización antes que en el culto;

·     revisión de la relación presbíteros B obispos, a fin de que se concrete el proyecto de amistad, fraternidad y colaboración, recordando que nada es más importante que ser hijos de Dios, y que tanto unos como otros estamos al servicio del pueblo de Dios:

·     revisión de toda espiritualidad que no sea un verdadero Acaminar según el Espíritu@ sino que se parezca más a una evasión platónica, y que esa espiritualidad lleve a Aponer un oído en el Evangelio y un oído en el corazón del pueblo@ dando así respuesta a los desafíos por los que Dios nos conduce.

 

Esperando haber aportado desde nuestra experiencia y ministerio, y deseando ser escuchados con un corazón libre, nos despedimos de Ud. cordialmente

 

 

1. Pbro. Eduardo de la Serna (Quilmes)

2. R.P. Arnoldo Ederle svd (Jujuy)

3. Pbro.Marcelo Sarrailh (Córdoba)

4. R.P. Marcos Alemán sj (Buenos Aires)

5. Pbro. Marcelo Ciaramella (Quilmes)

6. Pbro. David Meza (Quilmes)

7. R.P. Pablo Javier Agüero fm (Quilmes)

8. Pbro. José Piguillem (Merlo-Moreno)

9. Pbro. Siverio Benítez (Merlo-Moreno)

10. Pbro. Gustavo Alvarez (Merlo-Moreno)

11. R.P. Alfredo H. Altamira sj (Buenos Aires)

12. R.P. José M. Meisegeier sj (Buenos Aires)

13. Pbro. Ramón Gómez (Quilmes)

14. Pbro. Lucio Carvalho Rodrigues (Quilmes)

15. Pbro. Hugo Finola (Quilmes)

16. Pbro. Ignacio Blanco (Quilmes)

17. R.P. Juan Luis Moyano sj (San Miguel)

18. Pbro. Nicolás Alessio (Córdoba)

19. R. P. Miguel Angel Muñoz sdb (Quilmes)

20. Pbro. Hernán Ingelmo (Neuquén)

21. Pbro. Carlos Ponce de León (Córdoba)

22. Pbro. Juan Carlos Ortiz (Córdoba)

23. Pbro. José Mariani (Córdoba)

24. R.P. Juan José Romero (Córdoba)

25. R.P. José Antonio Farfán (Córdoba)

26. Pbro. Esteban Domingo (Córdoba)

27. Pbro. José Raimundo Alessio (Córdoba)

28. Pbro. Alberto Garione (Córdoba)

29. Pbro. Julio Cesar Aguirre (Córdoba)

30. R.P. Alfredo Constable sj (Córdoba)

31. Pbro. Víctor Acha (Córdoba)

32. Pbro. Juan Manuel González (Córdoba)

33. R.P. Juan Aversa sdb (La Plata)

34. R.P. Daniel Benítez (misionero de San Cayetano) (San Miguel)

35. R.P. Francisco Murray (pasionista) (Buenos Aires)

36. R.P. Bernardo Hughes (pasionista) (Buenos Aires)

37. R.P. Marcelo Prez (pasionista) (Buenos Aires)

38. R.P. Carlos Saracini (pasionista) (Buenos Aires)

39. R.P. Daniel Echeverría (misionero de los SS.Corazones) (Merlo-Moreno)

40. Pbro. Pablo Escariz (Merlo-Moreno)

41. R.P.Germán Pravia fm (Quilmes)

42. Pbro. Jorge Marenco (San Isidro)

43. Pbro. Jorge Aloi (Rosario)

44. Pbro. Jose Carlos Cortez (Rosario)

45. Pbro. Jorge Talijancic (Rosario)

46. Pbro. Daniel Siñeriz (Rosario)

47. Pbro. Adolfo Segovia (Rosario)

48. Pbro. Juan Carlos Aguiar (Rosario)

49. Pbro. Agustín Amantini (Rosario)

50. Pbro. Salvador Yaco (Rosario)

51. Pbro. Genaro Iachini (Rosario)

52. Pbro. Juan José Gravet (Rosario)

53. Pbro. Anibal Filippini (San Isidro)

54. R.P. Félix Gibbs fm (Quilmes)

55. Pbro. Javier Buere (Quilmes)

56. R.P. Jorge Acosta (palotino) (San Isidro)

57. R.P. Néstor Zubeldía sdb (La Pampa)

58. Pbro. Vicente Reale (Mendoza)

59. Pbro. Angel M. Caputo (Quilmes)

60. Pbro. Juan José Olivera (Merlo-Moreno)

61. Pbro. Oscar Miñarro (Merlo-Moreno)

62. R.P. Sergio Marcos Agüero fm (Merlo-Moreno)

63. R.P. Eduardo Germán Leuzzi fm (Merlo-Moreno)

64. R.P. Ramón Insua sdb (Quilmes)

65. Pbro. Rodolfo Taboada (San Isidro)

66. Pbro. Marcelo Eyheramendy (Quilmes)

67. Pbro. Miguel Hrymacz (Quilmes)

68. Pbro. Claudio Faivre Duboz (Alto Valle de Río Negro)

69. Pbro. Gustavo Glería (Córdoba)

70. Pbro. Ulrich Theodor Timpte (Quilmes)

71. R.P. Marcos Aguirre sdb (Córdoba)

72. R.P. Othon Julio Li sj (Buenos Aires)

73. Pbro. Jorge Jara (San Isidro)

74. Pbro. Hugo Carrillo (Córdoba)

75. R.P. Rodolfo Viano ofm (Bahía Blanca)

76. Pbro. Juan D'Amico (Bahía Blanca)

77. R.P. Aldo Pasqualotto misionero scalabriniano (Bahía Blanca)

78. Pbro. Carlos Gómez (La Plata)

79. Pbro. Miguel Anquetil (Viedma)

80. Pbro. Sergio Lamberti (Santiago del Estero)

81. Pbro. José Luis Calcagno (Quilmes)

82. R.P. Alberto Faraoni sdb (Buenos Aires)

83. R.P. Germán Fernández, omi (Córdoba)84. R.P.Valentín Fernández, omi (Córdoba)

85. R.P. Sergio Daniel Menegoni, omi (Córdoba)

86. Pbro. Justino Fernández (Mar del Plata)

87. R.P. Roberto Musante osb (Río Gallegos)

88. R.P. Antonio Puigjane ofmCap (Buenos Aires)

89. R.P. Antonio M. Fierens sdb (La Plata)

90. Pbro. Juan José Vasallo (Quilmes)

91. Pbro. Néstor Cruz García (San Isidro)

Visitas: 6113

Lecturas sugeridas

SAN ROMERO DE AMÉRICA

SAN ROMERO DE AMÉRICA…

SAN ROMERO DE AMÉRICA "Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo" (Jn 13,1)

EL SUJETO HOY DESDE LA PERSPECTIVA CRISTIANA…

EL SUJETO HOY DESDE LA PERSPECTIVA CRISTIANA   EL SUJETO COMO TEMA EN EL AUTOR DE ESTE ENSA

ACERCA DEL DEBATE SOBRE LA NO CRIMINALIZACION DEL CONSUMO DE DROGAS…

Como curas integrados en la pastoral de diferentes regiones del país, conocemos el efecto que tiene…

A los Sres. Obispos de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino…

 A los Sres. Obispos de la Comisión Permanente del Episcopado Argentino  Florencio Varela, 22 de ag…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 179 visitantes y ningun miembro en Línea