America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    Ante el recrudecimiento de la pandemia moral

    Carta Abierta del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    Acabamos de comenzar el año 2021 en medio de una situación sanitaria, con sus consecuencias sociales y económicas, que exige de todas y todos nosotros «poner el hombro» y hacerle frente solidariamente. La pandemia de Covid-19 recrudece en el mundo entero y exige fuertes medidas que permitan atravesarla de la mejor manera posible hasta tanto pueda ser controlada.

    Por eso no podemos dejar de asistir azorados al recrudecimiento de otra pandemia: la «pandemia moral» de quienes parecen empeñados en «poner palos en las ruedas» e impedir que los seres humanos podamos unirnos para enfrentar una crisis que, de una u otra manera, nos afecta a todos. Intereses políticos, intereses económicos, intereses de poder que tratan de sacar tajada de la desgracia de todas y todos a costa del bien común. Nuestra Patria no es la excepción, ni lo somos quienes habitamos este bendito suelo.

    Por el contrario, en estas semanas en las que la curva de contagios ha aumentado notoriamente, asistimos al recrudecimiento de un carnaval de inmoralidad que se manifiesta en falsas noticias, «conspiracionismos» varios que pretenden disfrazarse de ciencia, oposición a cualquier medida que tomen las autoridades elegidas por el voto del pueblo, oposición por oposición, en definitiva.

    La inundación de los medios hegemónicos con informaciones falsas respecto de la vacunación, la incitación a la aglomeración, la calificación de cualquier medida que pueda restringir la circulación del virus como restricción de las libertades individuales (¿terminarán diciendo que disparar un arma contra otra persona es un ejercicio de la libertad individual?), parecen la réplica multiplicada por miles de la inveterada costumbre de ciertos sectores de hacer política «tirando muertos sobre la mesa».

    Sectores económicos, que no han dejado de hacer pingües ganancias durante este tiempo en que la gran mayoría de la población ha asumido enormes dificultades económicas en beneficio del cuidado mutuo, manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad. Empresas prestadoras de servicios, hoy indispensables, aumentan sus tarifas más allá de lo permitido, «por si pasa». Una pequeñísima pero poderosa minoría cartelizada ―los «dueños de la tierra» que se autodenominan «el campo»― se niega a ceder una mínima ganancia (que no pueden llamar pérdida), aún poniendo en peligro el derecho a una alimentación digna de todos y en especial de los más vulnerados por esta crisis, extorsionando a la sociedad entera con la amenaza de un lockout convocado para la semana que entra por el solo hecho de que se les pide que por dos meses contengan su avaricia..

    Podríamos enumerar más carrozas de este carnaval inmoral. Como cristianos, nos asusta y nos avergüenza que muchos de los que lo conducen digan profesar nuestra fe. Evidentemente no creemos en el mismo Cristo en quien dicen creer. Acabamos de celebrar la memoria de Aquél que siendo rico, se hizo pobre por nosotros, de Aquél que «se vació de si mismo asumiendo la condición de siervo» (Flp 2,7), el que nació en un humilde pesebre para ser, desde ese pesebre, Luz de las Naciones. No podemos dejar de intentar un llamado a la solidaridad, no podemos dejar de creer que pueden convertirse al Evangelio del Nazareno. O, por lo menos, que recuperen la sensatez y la responsabilidad social. Y no podemos sino llamar a todos y todas a no dejarse engañar por la maldad.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    9 de Enero de 2021

    (736)

    Mensaje de Navidad 2020

     

    «El Ángel del Señor dijo a los pastores:“No teman… encontrarán un niño recién nacido envuelto en pañales”» (cf. Lc 2,10-12)

     

    Los pastores son el símbolo evangélico de los más pobres del pueblo. Allí encuentra Dios corazones dispuestos a recibir la Buena Noticia del Reino que se hace Navidad, nacimiento de Dios entre nosotros y nosotras. Son los pobres los que reconocen esta iniciativa divina, lejos de los palacios y del poder. Una vez más el nacimiento de la esperanza que es Jesús, Buena Noticia para los pobres, sólo podrá ser reconocido por los pastores de hoy.

    Es fin de año y un cierto balance se impone. Hemos transitado un año difícil con la inesperada pandemia del coronavirus (luego de la epidemia neoliberal 2015-2019). Año «raro» para la vida de nuestras comunidades. Con mucho dolor, hasta se nos hizo difícil despedir a los que morían: personas cercanas ―familiares, amigas y amigos― y personas importantes y significativas para la vida de nuestro pueblo.

    Una mención especial entre estas pérdidas la merece la reciente despedida de Diego Maradona. Nos recordó la «intuición de los pastores», la intuición del pueblo y de los pobres.. El «pueblo» constituye ese sustrato multitudinario que excede toda organización y trasciende toda representación. Como aquel 17 de octubre de 1945, fuimos testigos de un «aluvión» que se intentó «organizar». Pero el pueblo y los pobres son inasibles. Ellos reconocen quiénes los aman y los acompañan, más allá de toda organización. Diego es de ellos y de ellas, pobres de la tierra. Quienes anhelamos acompañar y servir al pueblo, más aún ser sencillamente parte del pueblo, debemos tomar nota.

    Esta pandemia deja al descubierto las expresiones más generosas y las actitudes más mezquinas del corazón humano. Y reveló sin más la extrema desigualdad en que vive nuestra Patria (El 34,9% de los hogares y el 44,2% de las personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza al cierre del tercer trimestre del año, según el Observatorio Social de la UCA). Desigualdad que no inventó el coronavirus. Injusticia social que crece al ritmo de la concentración obscena de la riqueza en cada vez menos manos.

    Nos pareció importante que un gobierno popular buscara diversas maneras de asistir a todos los sectores, pero especialmente a los más desprotegidos con planes en dinero y alimentos. El proyecto hecho ley del «aporte extraordinario a las grandes fortunas» fue una iniciativa que encontró la resistencia de los mismos de siempre: los ricos que cuestionó Jesús. Los que acumulan sus impúdicas fortunas de espaldas al hambre del pueblo. Anhelamos no sólo el pan en la mesa, sino el trabajo digno para conseguir este pan. Anhelamos mayor justicia social.

    También reconocemos desde el gobierno un enorme esfuerzo por la salud de nuestro pueblo. Nos conmovieron los agentes de la salud pública y privada que arriesgaron su vida en un servicio sin descanso (pese a todas las operaciones «anticuarentena»). Nuestro pueblo sencillo buscó cuidarse y cuidar. Y la solidaridad brilló más que la mezquindad en los barrios, los comedores y en las distintas iniciativas por acompañar la vida en los peores momentos. Más aún que las inmorales operaciones promovidas por los poderes fácticos desde los medios hegemónicos que, silenciando la devastación que dejó el gobierno cambiemita y poniendo incluso en riesgo la salud de nuestro pueblo, procuraron obstaculizar todas y cada una de las medidas con las que el gobierno nacional se esforzó por enfrentar las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la pandemia.

    A esas operaciones respondemos con palabras del Papa Francisco: «El engaño del “todo está mal” es respondido con un “nadie puede arreglarlo”, “¿qué puedo hacer yo?”. De esta manera, se nutre el desencanto y la desesperanza, y eso no alienta un espíritu de solidaridad y de generosidad. Hundir a un pueblo en el desaliento es el cierre de un círculo perverso perfecto: así obra la dictadura invisible de los verdaderos intereses ocultos, que se adueñaron de los recursos y de la capacidad de opinar y pensar.» (Fratelli tuti, n° 75).

    La renegociación de la deuda con los acreedores privados y con el FMI exigió de una destreza especial. Siempre estará en juego no sólo atender a las exigencias de los que piden esfuerzos de pagos y ajustes desde «afuera»; sino del pueblo que pide una vida digna aquí «adentro».

    El tema del «acceso a la tierra y la vivienda digna» se hizo patente en la toma de Guernica (Pcia.de Buenos Aires). «Tierra, Techo y Trabajo» para todos y todas debe seguir siendo la consigna. Exige decisión política y proyectos concretos que no se resuelvan en escritorios sino que se construyan con las familias que esperan una vida más digna. Las familias pobres, como la de Jesús, no encuentran más lugar que la de marginales pesebres donde esperar la vida (cf. Lc 2,7).

    Son muchas los desafíos que tenemos todavía como sociedad. Es preciso un esfuerzo urgente para comenzar a resolver la brecha de la desigualdad. El cuidado de la tierra ante la amenaza de negocios voraces que envenenan el suelo, el agua y a la misma población, consumen los recursos naturales o incendian si se cree necesario para acrecentar el lucro, exige políticas severas y estrictas.

    Sigue pendiente la necesaria reforma judicial que no sólo termine con el lawfare o «guerra judicial», sino que dé forma a un sistema judicial que tenga como objetivo proteger la vida y los derechos de los más débiles y vulnerados, más que los intereses de los poderosos. Seguimos esperando la libertad de los presos políticos y expresamos aquí nuestra renovada solidaridad con Milagro Sala y con todos aquéllos y aquéllas que siguen presos y presas. Necesitamos contar definitivamente con fuerzas armadas y de seguridad que cuiden del pueblo y no conformen una amenaza latente: la violencia policial se ha mostrado «selectiva» en repetidas ocasiones reprimiendo violentamente a los sectores populares.

    Es preciso y urgente también desarmar la violencia de género: este año hemos sido testigos de un notable aumento de femicidios y crímenes de odio contra las minorías sexuales. Es responsabilidad de todos nosotros terminar con toda forma de racismo y xenofobia, encontrar formas de discusión que superen posturas binarias frente a los debates siempre complejos: celestes/verdes, vida/muerte, pro/anti); lograr proyectos a mediano y largo plazo que den continuidad a la esperanza de nuestro pueblo y especialmente de los pobres.

    El balance de fin de año es, para nosotros, un ejercicio creyente: creemos que la vida y el amor es más fuerte que toda forma de muerte. Y, en el servicio a nuestro pueblo, queremos con él reconocer la esperanza de la Vida que se hace Niño en el pesebre. ¡Feliz Navidad!

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    4 de Diciembre de 2020

     

    (365)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

Las informaciones que se han hecho públicas dicen que el Obispo Castrense, Mons. Baseotto se ha reunido con 7 miembros de la Corte Suprema de Justicia para solicitar que se reconozca -en nombre de la inquietud de sus fieles, las FFAA- la constitucionalidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Los abajo firmantes rechazamos tanto esta solicitud del Obispo Castrense que parece ser cierta, ya que no la ha desmentido- como la posibilidad de que las leyes de la impunidad sean reconocidas como constitucionales por una Corte de dudosa legitimidad.

 

++++++++++++++++++++++

 

            Como Obispo de Roma, y Pastor de la Iglesia universal, el Papa debe velar por el cuidado de toda la Iglesia. Muchas veces, una medida que puede ser positiva para toda la Iglesia, puede no ser la medida deseada en un determinado tiempo y lugar.  

            Este parece ser el caso de la erección de diócesis castrenses en determinados lugares del mundo. Después de las atrocidades y crímenes aberrantes, del terrorismo de estado y la cobardía manifiesta de abusar de mujeres, apropiarse de menores, torturar y asesinar a personas detenidas e indefensas, violar la propiedad privada de los detenidos, las Fuerzas Armadas Argentinas estuvieron ante la oportunidad única de reconciliarse con la sociedad juzgando a los principales responsables.  

            Prefirieron, en cambio, asumir una actitud de cuerpo y actuar como tal. Hubo sí, una actitud pública teórica del general Martín Balza, pero las actitudes del mismo Ejército en ese momento (recordemos la actitud de generales retirados) y las de su sucesor, el general Brinzoni, mostraron que las palabras del general no eran la palabra del Ejército Argentino.  

            Es a estas Fuerzas Armadas, y en este tiempo, que se las ha reconocido como una Diócesis, ya no territorial, sino temática, con seminario propio, catedral propia y obispo propio. Desde hace unos pocos meses fue elegido para este cargo, Mons. Antonio Juan Baseotto.  

            Con respecto al mismo período de tiempo, la Conferencia Episcopal Argentina siguió otro camino, diferente al seguido por las FFAA, y de un modo que para muchos fue tardío e insuficiente- pidió perdón a la sociedad. Es justo decir que no hicieron lo mismo otros grupos de la nación (empresarios, MCS, sindicatos...). Sin embargo, en lamentable coherencia con otros obispos castrenses, como Tortolo y Bonamín, el hoy titular del Obispado Castrense, Mons. Baseotto, parece actuar más en coherencia con los cuerpos del Ejército, que con las palabras de los Obispos.

 

            Dice Mons. Baseotto que tuvo una reunión con los miembros (7 de ellos) de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El objetivo de la misma era velar por la inquietud de sus fieles, refiriéndose a la incertidumbre de varios miembros de las Fuerzas Armadas por la posibilidad de que las leyes de Punto Final y Obediencia Debida sean declaradas inconstitucionales. Mons. Baseotto, antes de desempeñarse como obispo castrense, fue obispo de Añatuya, en Santiago del Estero, una de las diócesis más pobres del país. Y nunca que nos conste- se reunió con el más alto tribunal para velar por la inquietud de sus fieles. Durante más de una década decenas de leyes perjudicaron en particular a los más pobres, y no se oyó jamás la voz del Obispo (recordando, además, que era el encargado nacional de la Colecta Más por Menos).  

 

            Podríamos nombrar decenas de leyes, algunas de dudosa constitucionalidad, que jamás merecieron comentario público del Obispo. No se lo escuchó hablar de las privatizaciones, de la destrucción del aparato productivo, de la aniquilación de las economías regionales, de las rebajas de salarios, del descuento del 13 % a los jubilados... El Obispo permaneció en silencio, al menos ante la Corte Suprema.

 

            Las leyes de Punto Final y Obediencia Debida buscaban, se dijo de un modo falaz, la pacificación. Es evidente que ello no ocurrió, y que el Obispo insista en lo mismo revela si no ignorancia, ingenuidad, o incluso complicidad. Si todos somos iguales ante la ley, ¿por qué existe una ley de Punto Final? ¿existe una ley análoga para delitos comunes, o de los comunes? Sobre la Obediencia Debida, el mismo Concilio Vaticano II (Gaudium et Spes 79), que el Obispo debe haber leído, hace expresa crítica a cualquier argumento semejante:

 

            Teniendo presente esta postración de la humanidad el Concilio pretende recordar ante todo la vigencia permanente del derecho natural de gentes y de sus principios universales. La misma conciencia del género humano proclama con firmeza, cada vez más, estos principios.

            Los actos, pues, que se oponen deliberadamente a tales principios y las órdenes que mandan tales actos, son criminales y la obediencia ciega no puede excusar a quienes las acatan. Entre estos actos hay que enumerar ante todo aquellos con los que metódicamente se extermina a todo un pueblo, raza o minoría étnica: hay que condenar con energía tales actos como crímenes horrendos; se ha de encomiar, en cambio, al máximo la valentía de los que no temen oponerse abiertamente a los que ordenan semejantes cosas.  

 

            Cuando visitó Roma para la visita periódica al Papa, con ocasión de los saqueos y movimientos populares del 2001 -quizá haciendo campaña para el Obispado Castrense- Baseotto afirmó que en el Gran Buenos Aires la gente estaba armada, y que había células de la guerrilla latinoamericana. Quizá por estar en un pueblo olvidado de las autoridades, el obispo desconozca la realidad del Gran Buenos Aires: después de los saqueos, las fuerzas policiales fueron por todos los barrios alentando el miedo e informando que de barrios vecinos (en general nombrando los barrios pobres de supuesta mala fama: Villa Itatí, Fuerte Apache, la Cava...) venían hordas a saquear barrios. Esto, que luego fue interpretado como un operativo de desmovilización, en especial después que se decía- punteros políticos del Gran Buenos Aires- alentaron los saqueos, evidentemente condujo a que la gente mostrara sus armas. Es cierto que hay muchas armas en el Gran Buenos Aires, como así también las hay en muchos barrios de la Ciudad de Buenos Aires; ¡y armas muy importantes por cierto!, pero debería saber el Obispo (incluso Telenoche Investiga mostró algo de esto) que las armas les eran provistas o vendidas por los mismos organismos de seguridad -Ejército incluido- y no por guerrilleros latinoamericanos.

 

            Aún queda un elemento a tener en cuenta: la honorabilidad de la Corte Suprema. No es preciso hacer mención al enorme descrédito del que goza la Justicia en la población. Los mismos Obispos, en la frustrada Mesa del Diálogo hicieron referencia a la necesidad de muchas renuncias que nunca ocurrieron. Incluso un evidente chantaje frenó un juicio político que parecía bien encaminado. Recurrir, entonces, a una corte de la vergüenza, parece más destinado a lograr un escudo protector que a conseguir una imparcial administración de la justicia.  

 

            Visto todo esto podemos sintetizarlo de la siguiente manera: no se manifiesta un ardiente celo por la situación de los pobres; no hay una preocupación por la verdadera justicia, sino que se pretende influir sobre ella, como ya lo viene haciendo el Ejército; no se manifiesta fidelidad al Concilio Vaticano II; ni se procura una igualdad ante la Ley de todos los ciudadanos, entendiendo que hay ciudadanos de primera y de segunda; no parece haber coherencia con el Episcopado Argentino (al menos con lo que éste ha dicho públicamente); no parece preocupado por la verdad, sino que parece defender una ideología por todos conocida. Por todo esto, queremos expresar nuestro sincero rechazo:  

 

+ repudiamos las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y esperamos que se reconozca a la brevedad su inconstitucionalidad;

+ rechazamos el accionar de Mons. Baseotto y lo invitamos al silencio, al arrepentimiento y a una manifestación pública de fidelidad a la Iglesia, que sus actos manifiestan rechazar;

+ desconocemos la legitimidad de la actual Corte Suprema de Justicia que, aunque reconociera la inconstitucionalidad de las leyes en cuestión, se ha manifestado en reiteradas oportunidades comprometida incondicionalmente con el modelo y los personajes políticos que destruyeron la Nación, y perjudicaron en particular a los pobres;

+ invitamos al Ejército y demás fuerzas de la Nación, a comprometerse en la verdadera defensa de la Patria, defendiendo los derechos de los pobres, de las víctimas, reconociendo públicamente sus errores, renunciando a actitudes corporativas que defiendan a los responsables del horror y la muerte;

+ renovamos nuestro compromiso con la Paz, que supone verdad y justicia, como los mismos Obispos Argentinos lo han manifestado, y repudiamos el ocultamiento, la injusticia y el terrorismo de estado;

+ renovamos nuestro compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y repudiamos toda violación de ayer o de hoy, amparada bajo la institución bajo la que se ampare;

+ rechazamos la Doctrina de la Seguridad Nacional, que enlutó nuestro país, y que es incluso- la ideología que pone a la humanidad ante el riesgo de una nueva guerra en Irak.

 

                                                                                                                     1 de marzo de 2003  

 

                  Sacerdotes

 Víctor Acha, Córdoba

Ponciano Acosta, Formosa

Pablo J. Agüero fm, Quilmes

Sergio Agüero fm, Merlo-Moreno

Nicolás Alessio, Córdoba

Ignacio Blanco, Quilmes

Javier Buere, Quilmes

Pablo J. Bustos sdb, Santa Rosa

Rubén Capitanio, Neuquén

Angel Mario Caputo, Quilmes

Lucio Carvalho Rodrigues, Quilmes

Marcelo Ciaramella, Quilmes

Néstor Cruz García, San Isidro

Juan Angel Deuzeide, San Carlos de Bariloche

Pablo Escariz, Merlo-Moreno

José Antonio Farfán palot, Córdoba  

Claudio Faivre Duboz, Alto Valle de Río Negro

Guillermo Fernández Beret op, Santiago del Estero

Hugo Finola, Quilmes

Fermín Gauna, Quilmes

Carlos Gómez, La Plata

Juan José Gravet, Rosario

Bernardo Hughes cp, Buenos Aires

Hernán Ingelmo, Neuquén

Juan Pablo Lavigne, Neuquén

Eduardo Leuzzi fm, Merlo-Moreno

Jorge Marenco, San Isidro

David Meza, Quilmes

Miguel Angel Muñoz sdb, Quilmes

Francisco Murray cp, Buenos Aires

Ernesto N. Narcisi, Humahuaca

Sergio Navarro, merced, Tucumán

Juan Carlos Ortiz, Córdoba

Magín Paez, Neuquén

Marcelo Pérez cp, Buenos Aires

José Piguillem, Merlo-Moreno

Carlos Ponce de León, Córdoba

Antonio Puigjané ofmCap, Buenos Aires

Antonio Qualizza, Neuquén

Roberto Queirolo, La Rioja

Vicente S. Reale, Mendoza

Luis Rodríguez svd, Lomas de Zamora

Juan José Romero palot, Córdoba

Julio Sabagh, Santiago del Estero

Carlos Saracini cp, Buenos Aires

Marcelo Sarrailh, Córdoba

Adolfo Segovia, Rosario

Eduardo de la Serna, Quilmes

Ramiro de la Serna ofm, Rio Cuarto

Daniel Siñeriz, Rosario

Teodoro Timpte, Quilmes

Salvador Yaco, Rosario

 

 

                  Religiosos, institutos seculares y diáconos

 Liliana Josefina Badaloni, Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús

Leticia Batista, dominica

Alejandro Bruni, La Salle

María Regina Caride, Franciscanas Misioneras de María

Ricardo L. Carrizo (diácono), Quilmes

Teresa Cuningham, dominica

Ana Inés Facal, Franciscanas Misioneras de María

Caitríona Gorman, dominica

Ana Padró, cristífera

Martha Pelloni, carmelita misionera teresiana

Carlos Ramírez (diácono), Rosario

Cecilia Sayavedra, hijas de Jesús

Ariel Zottola, operario diocesano

 

 

                  Laicos

 Luis Angel Abdón, Neuquén

Guillermo Acedo, Lomas de Zamora

Maia Alaluf, Santa Fe

Juan Aníbal Albaytero, Quilmes

René Alcaraz, Rosario

Gabriel Andrade, Rosario

María Adela Antokoletz, Buenos Aires

María Clara Arvelo, Quilmes

María Patricia Astelarra, Buenos Aires

Luis Alejandro Auat, Santiago del Estero

Cristina Avendaño, Chubut

Viviana Avendaño, San Isidro

Soledad Badalá, Rosario

Antoni Badia, Barcelona, España

Roberto Baigorri, Rosario

Adelaide Baracco, Barcelona, España

María Laura Barral, Buenos Aires

María Adela Barraza, Córdoba

Ana Ramona Barrios, Reconquista

Nancy Bedford, Iglesia Evangélica Bautista

Viviana de Belluscio, Buenos Aires

Ramón Jerónimo Benítez, Reconquista

Nancy Bianco, Buenos Aires

Herman Blaumann, Bariloche

Fidel Luis Bocchicchio, Lomas de Zamora

Mary Boero, Neuquén

Máximo Boero, Neuquén

Nestor Borri, Buenos Aires

Susana Botindari, Quilmes

Rodolfo Braceli, Buenos Aires

Mirta Braida, Buenos Aires

Rodolfo Brardinelli, Quilmes

Catalina Brescia, Mar del Plata

Ernesto Bruna, Tucumán

Luis Bruna, Tucumán

Damián Burgardt (seminarista), Quilmes

Bernardo Busso, Neuquén

Claudia Candelmi, Neuquén

Cecilia Canevari, Santiago del Estero

Magdalena Canevari, Morón

Antonia Canizo, Lomas de Zamora

Osvaldo J. Capitanio, La Plata

Miguel Alberto Cárdenas, Neuquén

Silvia Carrafiello, Rosario

Jorge Carreras, Rosario

Andrea Castaño. Morón

Cristina Castello, Buenos Aires

Alejandro Castillo, Rosario

Rufino Castillo, Rosario

Gabriela Castori, Quilmes

José L. Chiclana (Neuquén)

María Josefina Chino (Buenos Aires)

Carolina Conegliano, Tucumán

Pablo I. Copati, Buenos Aires

Nancy Cordero, Tucumán

Carlos Corral, Mercedes-Luján

Rosa Correa, Neuquén

Graciela Córsico, Buenos Aires

Katherine Cortés Guerrieri, Buenos Aires

Margarita P. Cuenca, Quilmes

Marta Deschamps, Rosario

Alejandro Dausá, Cuba

Ana Del Castillo, Reconquista

Isabel Del Castillo, Reconquista

Sergio Del Castillo, Reconquista

Juan Carlos DiMarco, Iguazú

Zulma Duarte, Mercedes-Luján

Nora Enecoiz, Buenos Aires

Adrián Eslaiman, Morón

Nelly Evrard, Alto Valle de Río Negro

María Cristina Faris, Neuquén

Sandra Ferrero, Neuquén

Susana Ferrini Colodrero, Córdoba

Liliana Fontán, Buenos Aires

Raúl Franco, Rosario

Lorena Gargiulo, Lomas de Zamora

Pablo Herrero Garisto, Avellaneda-Lanús

Dora Giannoni, Buenos Aires

Lidia Giannoni, Buenos Aires 

Marcelo Gil, Buenos Aires

Griselda González, Neuquén

Octavio Groppa, Buenos Aires

Ana Maria Guedón, Rosario

Valeria Herrera, Buenos Aires

Omar Huenchuleo, Neuquén

Ernesto Iglesias, Madrid, España

Omar Isern, Rosario

Ignacio de Isla, Lomas de Zamora

Ana María Ithurralde, Quilmes

Marta I. Kaupert, Neuquén

Juan Andrés Leiva, Mendoza

Josefa Lepori, Neuquén

Sylvia Lesa, San Roque

Cecilia Lipszyc, Buenos Aires

Mariángeles López, Santa Fe

Carlos López de Belva, Buenos Aires

Dante López Foresi, Buenos Aires

Liliana López Foresi, Buenos Aires

Salvador María Lozada, La Plata

Horacio Machado Aráoz, Catamarca

Daniel Maidana, Bahía Blanca

Fortunato Mallimacci, Buenos Aires

Mirta Mansilla, Quilmes

María Belén Mantilaro, Neuquén

Guillermina I. Marino, Quilmes

Marcelo Marmet, Paraná

Maria Laura Méndez, Rosario

Mirta Edith Mercado, Neuquén

Rafael Monti, Rosario

Alejandra Morzán Avellaneda, Reconquista

Patricia Elizabeth Müller, Iglesia Evangélica del Río de la Plata, Misiones

Gustavo Naser, Córdoba

Concepción Nicolás Martínez, Murcia, España

Valeria Nicora, Córdoba

María Ester Obarrio, San Isidro

Emilio Ricardo Ocampo, Neuquén

Cecilia Olguín, Neuquén

Margarita Rosa Osés, Neuquén

Lydia Pallavicini, Morón

Francisco J. Parra, Córdoba

Cecilia Percara, Neuquén

José Luis Pereira, Neuquén

Leonardo Pérez Esquivel, Buenos Aires

Elena Picasso, Neuquén

Osvaldo M. Pisso, Rosario

María Gabriela Pisani, Quilmes

Jesús Plaza, La Plata

Matilde Quarraccino, San Isidro

Walter Quiroga, Francia

Inés de Ragni, Neuquén

Oscar Ragni, Neuquén

Héctor Hugo Rearte, Neuquén

Dolores de Rigoni, Neuquén

Peter Herman Rochón, Iglesia Evangélica del Río de la Plata, Misiones

Angel Rodríguez Melgarejo, Buenos Aires

Julio Rudman, Mendoza

Verónica Rusch, Río Negro

Jorge Nelson Salaburu, Neuquén

Cecilia Salguero, Neuquén

Gloria Elizabeth Sánchez, Neuquén

María A. Santella, Quilmes

Mónica Scagliotti, Buenos Aires

Antonio Marín Segovia, Valencia, España

Fátima Setti, Tucumán

Andrea F. Silva, San Isidro

Pedro Bernardo Solís Cordova, Neuquén

Jorge Soneira, Buenos Aires

Daniel Sotelo, Lomas de Zamora

Daniel Sticotti, Morón

María del Carmen Suárez, Tucumán

Eduardo C. P. Valli, Azul

María Cristina Van Gelderen, San Isidro

Jorge Weishein, Vicario, Iglesia Evangélica del Río de la Plata, Misiones

Roberto White, Rosario

Ezequiel Zapiola,San Isidro

María Antonia Zapiola, San Isidro

Edgar Zavala Rubio, Neuquén

Graciela Zolezzi, San Isidro

 

                  Comunidades

 Agrup. “Mayo”, Facultad Ciencias Sociales, Univ. El Salvador

Al Sur del Sur. Plataforma contra la Impunidad y los DDHH (España)

Asamblea de Mujeres por la Paz (España)

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata (Mesa Directiva)

Asamblea Popular Intersalud de Tigre (San Isidro)

Asoc. Argentina Pro-Derechos Humanos (Madrid - España)

Asoc. Civil Madre Tierra (Merlo-Moreno y Morón)

Asoc. Madres de Plaza de Mayo (Delegación Neuquén y Alto Valle)

Associació de veïns i cultural Cercle Obert de Benicalap, Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro (Valencia - España)

Carpa de la Resistencia (Rosario)  

Carpa de la Unidad (Ex-Cordón Industrial, Rosario)

CEBs (Rosario)

Centro Nueva Tierra (Buenos Aires)

Comunidad Adsis, Florencio Varela (Quilmes)

Comunidad San Pablo (Neuquén)

Comunidades de Base (Córdoba)

Comunidades Cristianas por la Justicia y la Dignidad (Córdoba)

Comunidades parroquiales de las parroquias San Cayetano, Crucifixión del Señor, Niño Jesús de Praga, María y José, Ntra. Sra. del Valle, Preciosísima Sangre (Córdoba)

C.T.A. (Buenos Aires)

Equipo de Pastoral Social (Neuquén)

Fundación Jaime de Nevares - Centro de Capacitación Laboral y Organización Solidaria (Neuquén)

Fundación SERPAC (Servicio para la Comunicación y Capacitación, de la Diócesis de Neuquén)

Grupo de Apoyo a Madres, de Neuquén  

Grupo Obispo Angelelli (Rosario).

Grupo Seminarios de Teología (Córdoba)

Grupo Seminarios de Teología (Misiones)

Hogares La Paz (Avellaneda - Lanús)

Radio Comunidad E. Angelelli F.M. 106 (Neuquén)

Red de Fe y Política (regional Córdoba)

Red de Fe y Política (regional Misiones)

Red por la Cultura de la No Violencia (Santiago del Estero)

Talleres de Creaciones Populares (Quilmes)

Visitas: 5397

Lecturas sugeridas

20ª carta al Pueblo de Dios

20ª carta al Pueblo de Dios…

20ª carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres 17 de noviembre de 2016…

GUADALUPE, ICONO Y TEOLOGÍA DEL PUEBLO MEXICANO…

(LA DEVOZIONE E IL CULTO DELLA VIRGEN DE GUADALUPE COME ICONA DI UNA INCULTURAZIONE PROFONDA FATA DA

15ª carta al Pueblo de Dios

15ª carta al Pueblo de Dios…

15ª carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres de septiembre de 201…

JESÚS Y EL REINO DE DIOS…

Cristo para nosotros hoy Trotta, Madrid 1997 (pp. 13-29) JESÚS Y EL REINO DE DIOS I. EL REINO D…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 28 visitantes y ningun miembro en Línea