America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    Ante el recrudecimiento de la pandemia moral

    Carta Abierta del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    Acabamos de comenzar el año 2021 en medio de una situación sanitaria, con sus consecuencias sociales y económicas, que exige de todas y todos nosotros «poner el hombro» y hacerle frente solidariamente. La pandemia de Covid-19 recrudece en el mundo entero y exige fuertes medidas que permitan atravesarla de la mejor manera posible hasta tanto pueda ser controlada.

    Por eso no podemos dejar de asistir azorados al recrudecimiento de otra pandemia: la «pandemia moral» de quienes parecen empeñados en «poner palos en las ruedas» e impedir que los seres humanos podamos unirnos para enfrentar una crisis que, de una u otra manera, nos afecta a todos. Intereses políticos, intereses económicos, intereses de poder que tratan de sacar tajada de la desgracia de todas y todos a costa del bien común. Nuestra Patria no es la excepción, ni lo somos quienes habitamos este bendito suelo.

    Por el contrario, en estas semanas en las que la curva de contagios ha aumentado notoriamente, asistimos al recrudecimiento de un carnaval de inmoralidad que se manifiesta en falsas noticias, «conspiracionismos» varios que pretenden disfrazarse de ciencia, oposición a cualquier medida que tomen las autoridades elegidas por el voto del pueblo, oposición por oposición, en definitiva.

    La inundación de los medios hegemónicos con informaciones falsas respecto de la vacunación, la incitación a la aglomeración, la calificación de cualquier medida que pueda restringir la circulación del virus como restricción de las libertades individuales (¿terminarán diciendo que disparar un arma contra otra persona es un ejercicio de la libertad individual?), parecen la réplica multiplicada por miles de la inveterada costumbre de ciertos sectores de hacer política «tirando muertos sobre la mesa».

    Sectores económicos, que no han dejado de hacer pingües ganancias durante este tiempo en que la gran mayoría de la población ha asumido enormes dificultades económicas en beneficio del cuidado mutuo, manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad. Empresas prestadoras de servicios, hoy indispensables, aumentan sus tarifas más allá de lo permitido, «por si pasa». Una pequeñísima pero poderosa minoría cartelizada ―los «dueños de la tierra» que se autodenominan «el campo»― se niega a ceder una mínima ganancia (que no pueden llamar pérdida), aún poniendo en peligro el derecho a una alimentación digna de todos y en especial de los más vulnerados por esta crisis, extorsionando a la sociedad entera con la amenaza de un lockout convocado para la semana que entra por el solo hecho de que se les pide que por dos meses contengan su avaricia..

    Podríamos enumerar más carrozas de este carnaval inmoral. Como cristianos, nos asusta y nos avergüenza que muchos de los que lo conducen digan profesar nuestra fe. Evidentemente no creemos en el mismo Cristo en quien dicen creer. Acabamos de celebrar la memoria de Aquél que siendo rico, se hizo pobre por nosotros, de Aquél que «se vació de si mismo asumiendo la condición de siervo» (Flp 2,7), el que nació en un humilde pesebre para ser, desde ese pesebre, Luz de las Naciones. No podemos dejar de intentar un llamado a la solidaridad, no podemos dejar de creer que pueden convertirse al Evangelio del Nazareno. O, por lo menos, que recuperen la sensatez y la responsabilidad social. Y no podemos sino llamar a todos y todas a no dejarse engañar por la maldad.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    9 de Enero de 2021

    (736)

    Mensaje de Navidad 2020

     

    «El Ángel del Señor dijo a los pastores:“No teman… encontrarán un niño recién nacido envuelto en pañales”» (cf. Lc 2,10-12)

     

    Los pastores son el símbolo evangélico de los más pobres del pueblo. Allí encuentra Dios corazones dispuestos a recibir la Buena Noticia del Reino que se hace Navidad, nacimiento de Dios entre nosotros y nosotras. Son los pobres los que reconocen esta iniciativa divina, lejos de los palacios y del poder. Una vez más el nacimiento de la esperanza que es Jesús, Buena Noticia para los pobres, sólo podrá ser reconocido por los pastores de hoy.

    Es fin de año y un cierto balance se impone. Hemos transitado un año difícil con la inesperada pandemia del coronavirus (luego de la epidemia neoliberal 2015-2019). Año «raro» para la vida de nuestras comunidades. Con mucho dolor, hasta se nos hizo difícil despedir a los que morían: personas cercanas ―familiares, amigas y amigos― y personas importantes y significativas para la vida de nuestro pueblo.

    Una mención especial entre estas pérdidas la merece la reciente despedida de Diego Maradona. Nos recordó la «intuición de los pastores», la intuición del pueblo y de los pobres.. El «pueblo» constituye ese sustrato multitudinario que excede toda organización y trasciende toda representación. Como aquel 17 de octubre de 1945, fuimos testigos de un «aluvión» que se intentó «organizar». Pero el pueblo y los pobres son inasibles. Ellos reconocen quiénes los aman y los acompañan, más allá de toda organización. Diego es de ellos y de ellas, pobres de la tierra. Quienes anhelamos acompañar y servir al pueblo, más aún ser sencillamente parte del pueblo, debemos tomar nota.

    Esta pandemia deja al descubierto las expresiones más generosas y las actitudes más mezquinas del corazón humano. Y reveló sin más la extrema desigualdad en que vive nuestra Patria (El 34,9% de los hogares y el 44,2% de las personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza al cierre del tercer trimestre del año, según el Observatorio Social de la UCA). Desigualdad que no inventó el coronavirus. Injusticia social que crece al ritmo de la concentración obscena de la riqueza en cada vez menos manos.

    Nos pareció importante que un gobierno popular buscara diversas maneras de asistir a todos los sectores, pero especialmente a los más desprotegidos con planes en dinero y alimentos. El proyecto hecho ley del «aporte extraordinario a las grandes fortunas» fue una iniciativa que encontró la resistencia de los mismos de siempre: los ricos que cuestionó Jesús. Los que acumulan sus impúdicas fortunas de espaldas al hambre del pueblo. Anhelamos no sólo el pan en la mesa, sino el trabajo digno para conseguir este pan. Anhelamos mayor justicia social.

    También reconocemos desde el gobierno un enorme esfuerzo por la salud de nuestro pueblo. Nos conmovieron los agentes de la salud pública y privada que arriesgaron su vida en un servicio sin descanso (pese a todas las operaciones «anticuarentena»). Nuestro pueblo sencillo buscó cuidarse y cuidar. Y la solidaridad brilló más que la mezquindad en los barrios, los comedores y en las distintas iniciativas por acompañar la vida en los peores momentos. Más aún que las inmorales operaciones promovidas por los poderes fácticos desde los medios hegemónicos que, silenciando la devastación que dejó el gobierno cambiemita y poniendo incluso en riesgo la salud de nuestro pueblo, procuraron obstaculizar todas y cada una de las medidas con las que el gobierno nacional se esforzó por enfrentar las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la pandemia.

    A esas operaciones respondemos con palabras del Papa Francisco: «El engaño del “todo está mal” es respondido con un “nadie puede arreglarlo”, “¿qué puedo hacer yo?”. De esta manera, se nutre el desencanto y la desesperanza, y eso no alienta un espíritu de solidaridad y de generosidad. Hundir a un pueblo en el desaliento es el cierre de un círculo perverso perfecto: así obra la dictadura invisible de los verdaderos intereses ocultos, que se adueñaron de los recursos y de la capacidad de opinar y pensar.» (Fratelli tuti, n° 75).

    La renegociación de la deuda con los acreedores privados y con el FMI exigió de una destreza especial. Siempre estará en juego no sólo atender a las exigencias de los que piden esfuerzos de pagos y ajustes desde «afuera»; sino del pueblo que pide una vida digna aquí «adentro».

    El tema del «acceso a la tierra y la vivienda digna» se hizo patente en la toma de Guernica (Pcia.de Buenos Aires). «Tierra, Techo y Trabajo» para todos y todas debe seguir siendo la consigna. Exige decisión política y proyectos concretos que no se resuelvan en escritorios sino que se construyan con las familias que esperan una vida más digna. Las familias pobres, como la de Jesús, no encuentran más lugar que la de marginales pesebres donde esperar la vida (cf. Lc 2,7).

    Son muchas los desafíos que tenemos todavía como sociedad. Es preciso un esfuerzo urgente para comenzar a resolver la brecha de la desigualdad. El cuidado de la tierra ante la amenaza de negocios voraces que envenenan el suelo, el agua y a la misma población, consumen los recursos naturales o incendian si se cree necesario para acrecentar el lucro, exige políticas severas y estrictas.

    Sigue pendiente la necesaria reforma judicial que no sólo termine con el lawfare o «guerra judicial», sino que dé forma a un sistema judicial que tenga como objetivo proteger la vida y los derechos de los más débiles y vulnerados, más que los intereses de los poderosos. Seguimos esperando la libertad de los presos políticos y expresamos aquí nuestra renovada solidaridad con Milagro Sala y con todos aquéllos y aquéllas que siguen presos y presas. Necesitamos contar definitivamente con fuerzas armadas y de seguridad que cuiden del pueblo y no conformen una amenaza latente: la violencia policial se ha mostrado «selectiva» en repetidas ocasiones reprimiendo violentamente a los sectores populares.

    Es preciso y urgente también desarmar la violencia de género: este año hemos sido testigos de un notable aumento de femicidios y crímenes de odio contra las minorías sexuales. Es responsabilidad de todos nosotros terminar con toda forma de racismo y xenofobia, encontrar formas de discusión que superen posturas binarias frente a los debates siempre complejos: celestes/verdes, vida/muerte, pro/anti); lograr proyectos a mediano y largo plazo que den continuidad a la esperanza de nuestro pueblo y especialmente de los pobres.

    El balance de fin de año es, para nosotros, un ejercicio creyente: creemos que la vida y el amor es más fuerte que toda forma de muerte. Y, en el servicio a nuestro pueblo, queremos con él reconocer la esperanza de la Vida que se hace Niño en el pesebre. ¡Feliz Navidad!

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    4 de Diciembre de 2020

     

    (365)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Carta al Pueblo de Dios

7ma CARTA AL PUEBLO DE DIOS

Grupo de curas en Opción por los pobres
20 de mayo de 2016

 

El domingo próximo celebramos la liturgia del misterio central de la fe cristiana: la Santísima Trinidad. Este misterio no es algo que Dios ha revelado para que los estudiosos se devanen los sesos para comprenderlo, ni tampoco algo mostrado para que tengamos la humildad de no pretender conocer o comprender las cosas de Dios. Al revelar este misterio descubrimos, entre otras cosas, dos grandes elementos: en Dios las diferencias enriquecen. Cada persona divina es plenamente, pero en nada anula u obstaculiza la otra. Pero, además, el amor entre las tres Personas divinas es tan perfecto que hablamos y confesamos un solo Dios. El amor perfecto, amor con profundo respeto a la alteridad, que permite al otro desplegarse plenamente, amor gestor de unidad. El amor no es palabra y sentimiento, sino un darse plenamente al ser amado con quien nos une plenamente. Es ese amor, que es compromiso militante en dirección al otro lo que como curas nos mueve. A mirar, caminar, con-sentir, compadecernos, amar a los “otros” con los que nos encontramos en el día a día. El amor es el otro, y es por esos miles de “otros” por los que queremos hablar y denunciar lo que atenta contra su vida, contra su persona.

Injusticia, impunidad y derechos humanos en peligro.

* Como lo venimos reiterando desde nuestra primera carta: sigue ilegalmente detenida la presa política Milagro Sala. A eso se suma el clima de violencia y persecución instalado contra la Tupac Amaru, los abogados y gente cercana al movimiento.

* La vinculación con sociedades offshore del presidente Macri, reveladas en los Panamá Papers desapareció de los medios informativos masivos. Se divulgó documentación que prueba que Fleg Trading Ltd. estuvo activa y participó del intento por instalar Pago Fácil en Brasil, algo que el presidente había negado. Creemos necesario que el Presidente responda ante la justicia para esclarecer si mintió y si es o no culpable de evasión fiscal. Y que dé a la opinión pública respuestas claras, precisas y ajenas a todo slogan o vaguedades.

* Preparada de antemano sin la existencia de delito, repudiamos la decisión del multidenunciado juez Claudio Bonadío – de quien parece que no cabe esperar “justicia” – que dictó el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández, del ex ministro de economía Axel Kicillof y del ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli con el absurdo argumento del dólar futuro que judicializa una decisión de política económica legítima. Exigimos justicia con los funcionarios del actual gobierno que, ocupando los dos lados del mostrador, se beneficiaron con la compra del dólar futuro siendo a la vez responsables de la devaluación. También amigos del gobierno se vieron igualmente beneficiados de esta operación turbia.

* Vimos desaparecer de los medios la persecución cinematográfica a Lázaro Báez desde el mismo momento en que salió a la luz que era socio del primo del presidente Macri, Angelo Calcaterra. Los medios hegemónicos parecen funcionar en algunos casos como una fiscalía acusando a quien les convenga ensuciar y en otros casos como cómplices según a quien les convenga ocultar.

* Abuelas de Plaza de Mayo denunciaron el vaciamiento que la Ministra Patricia Bullrich está llevando adelante en áreas sensibles del Ministerio de Seguridad de la Nación, dedicadas a las políticas de Derechos Humanos que venía sosteniendo el Estado Nacional, en particular la desarticulación del Grupo Especializado de Asistencia Judicial (GEAJ), creado a instancias de las Abuelas de Plaza de Mayo para colaborar con la extracción de muestras de ADN por vía judicial, que permiten la identificación de nietos y nietas apropiados durante la dictadura militar.

* Resulta altamente preocupante que Germán Garavano, ministro de Justicia, haya recibido en secreto a Cecilia Pando. Las actitudes que está asumiendo el gobierno con las políticas de Derechos Humanos, como la arriba señalada, las oficinas desmanteladas o los intentos de “licuar” el predio de la ex ESMA, llegan a su máxima expresión con esta actitud y nos preocupan sobremanera.

* Los medios de comunicación masiva “desaparecieron” la inseguridad, que no ha variado, que en los últimos años nos mostraban a toda hora como principal problema del anterior gobierno.

La recesión como receta económica: despidos, pobreza y fuga de capitales.

* Resulta sorprendente escuchar – una vez más con el habitual tono cínico - que "la gente ya está siendo mucho más feliz, lo dice el mercado" según dichos del presidente del Banco Central Federico Sturzenegger. Hay funcionarios que niegan la evidencia y pretenden convencernos de lo inexistente.

* Vemos con sorpresa que se anuncie como buena noticia, coherente con el Plan “Trabajo Joven”, la incorporación a McDonald’s de empleados de 18 a 23 años con sueldos inferiores al mínimo, lo que implicaría una contradicción de la legislación sobre el salario mínimo, vital y móvil. Por otra parte lo que se ve detrás de esta cortina de humo es que despedirán a los empleados con más antigüedad reemplazándolos con empleados jóvenes a quienes les pagarán mucho menos. Además no se entiende que el gobierno elimine los subsidios al transporte o los servicios públicos y subsidie a una de las empresas más ricas del mundo.

* Continúa altísima la tasa mensual de inflación, aunque se sigue anunciando un mágico segundo semestre de “normalidad”. Es evidente que la baja de la inflación sola no resulta una buena noticia, como la década infame del menemismo lo demostró claramente. La relación entre precios y salarios es determinante sobre la vida cotidiana de los trabajadores. El salario mínimo vital y móvil subió el 35% pero recién alcanzará los $ 8.060 en enero cuando la inflación sea, según proyecciones, del 45%. Inflación baja con empleo precario, salarios bajos y congelados combinada con precios altos es un decorado de utilería que simula bienestar pero aumenta el número de pobres y concentra la riqueza en manos de pocos.

* A esto ha de sumarse la alarmante fuga de capitales, siempre paralela al endeudamiento externo. La fuga de divisas en el primer trimestre del año fue la más elevada desde el estallido de la crisis financiera internacional en 2009. La compra neta de moneda extranjera del sector privado sumó 3300 millones de dólares en los primeros tres meses de 2016, cuando había sido menos de la mitad el año pasado. Ya sabemos quiénes provocan este fenómeno: los mismos que figuran en las denuncias del J.P. Morgan, de Hernán Arbizu, del HSBC en Suiza, de Hervé Falciani y en los Panama Papers. Siempre los mismos, que son beneficiados eternamente por los gobiernos que favorecen al capital por encima del trabajo.

* El Dr. Adrián Paenza en la apertura de un nuevo ciclo de su programa televisivo, confirmó la ausencia de políticas públicas en ciencia y tecnología con la consiguiente desatención de los científicos argentinos que tanto costó repatriar. Obviamente esto se suma a la larga lista de negaciones del gobierno que afirma que no hay crisis de empleo, no hay crisis universitaria, y ahora, tampoco desatención de los científicos.

* Siguen aumentando las ganancias de Shell, ahora con la compra de gas a Chile. No podemos dejar de tener en cuenta que el ministro de Energía, Juan José Aranguren, no solamente fue (¿fue?) CEO de Shell sino que sigue siendo accionista y cobra suculentos dividendos cuando la empresa hace negocios con el Estado que increíblemente él también representa. Insistimos en la inmoralidad de estar posicionado de ambos lados del mostrador. Si existe la ética pública debería renunciar. Otra oportunidad para el gobierno de ser transparente.

* Repudiamos el rápido reconocimiento del gobierno de facto de Brasil por parte del gobierno argentino a lo que se suma una nueva y perversa declaración del ministro de Hacienda, Alfonso de Prat Gay afirmando que ésta es la oportunidad para la refundación del Mercosur.

* Fue notable y numerosísima la Marcha Nacional en Defensa de la Educación y la Universidad Pública convocada por las federaciones docentes Conadu, Conadu Histórica, UDA, Ctera, Fagdut y Fedun, que por primera vez en 15 años confluyeron en una manifestación contra las autoridades educativas. Dicha marcha fue curiosamente cuestionada y criticada por muchos personajes del ambiente periodístico. La crisis de los salarios docentes, la infraestructura de las universidades y su situación económica revela claramente a dónde apuntaba el entonces candidato Mauricio Macri al afirmar: “¿qué es esto de andar creando universidades por todos lados?”. Y el ministro de Educación, Esteban Bullrich sumando una nueva negación afirmó que “no hay crisis” en las Universidades. Quizás se haya referido a las privadas.

* Resultó grave el ausentismo – particularmente de los diputados de extracción sindical – en el Congreso Nacional al intentar convertir en Ley el proyecto de ley anti despidos. La ley finalmente votada será vetada por el presidente. Nos resulta incomprensible que con medidas de este tipo, o con el mencionado ausentismo miembros del gobierno y de la oposición pretendan convencernos que defienden el trabajo y los trabajadores, aunque lo proclamen a los cuatro vientos.

* También resultó grave el acuerdo firmado (y rápidamente violado) de comprometerse a “no reducir el personal” (no dice “no despedir”) por parte de los grandes empresarios – al que además, según ellos mismos afirmaron, muchos adhirieron de mala gana – acuerdo, que el Estado no firmó. Es ridículo pedir por favor a los empresarios que no despidan y den trabajo o inviertan: eso es propio de un club de amigos. El legítimo poder coercitivo del Estado debe aplicarse a la defensa del bien común de la sociedad, y a equilibrar la distribución de la riqueza, los ganadores y perdedores. Tratar con tanta deferencia a los empresarios y con tanta desidia y lentitud a los trabajadores nos orienta acerca de quienes ganarán y quienes perderán si las cosas siguen como están.

* Coherentemente con lo que venimos afirmando desde la primera carta, se siguen despidos en el sector público y el sector privado (el CEPA los ha cuantificado en 154.786). Es evidente que se trata de una sabida estrategia destinada a lograr que los empleadores estén dispuestos a pagar lo mínimo, porque “el salario es un costo más”, como dijo el entonces candidato Mauricio Macri. Las enormes ganancias de bancos y empresas con la bicicleta
financiera de las Lebacs parece que no están en cuestión.

* Ahora mientras el gobierno nacional reduce personal del Estado con la excusa de volverlo "más eficiente" y atacar a los “ñoquis”, designó nuevos funcionarios en distintos ministerios, muchos de ellos con modalidad de "excepción", lo que significa que no cumplen algunos de los requisitos que imponen las leyes para ocupar ese cargo que ahora van a desempeñar. ¿Por qué despidieron a los empleados con antigüedad y capacitados para esas tareas? Sabemos la respuesta: “eran militantes infectados de kirchnerismo”.

* Resulta muy grave el aumento exorbitante (aun mayor que el que rige en el resto del país) del costo del gas en la Patagonia (por otra parte, región proveedora de energía para todos). Los dichos del ministro Frigerio de que esa tarifa para el sur “es un regalo que no merecen” siguen sumando cinismo al cinismo.

Las críticas al Papa y la ignorancia de Marcos Peña.

* Nos resulta casi cómico que muchos medios de comunicación, con la intención de “meter a todos en la misma bolsa”, al hacer referencia a nosotros, nuestras cartas, o algunas declaraciones, además de hablar de “curas kirchneristas” (sic) se acote que somos amigos o cercanos al Papa. El desconcierto o enojo en el gobierno y sus amigos con actitudes del Papa, como la más reciente de invitar a Hebe de Bonafini (algo que celebramos) los lleva a mezclar todo. Entendemos que al afirmar esa supuesta “cercanía” con el Papa se intenta también ensuciar la figura del Santo Padre. Estamos en comunión con el Papa, somos curas de la Iglesia católica romana, pero – precisamente por serlo – y porque la comunión no supone una obediencia cuasi-militar, también tenemos diferencias como las tuvimos con el gobierno anterior. Lamentamos que en el intento de criticar “por elevación” al Papa, molestos porque sostiene la enseñanza social de la Iglesia, utilicen y mezclen todo, pero ya sabemos que la manipulación de la información y el uso de la mentira son instrumentos habituales en muchos medios de comunicación y en muchas oficinas de gobierno.

* Por otra parte el jefe de gabinete Marcos Peña se expresó en su página de Facebook “pontificando” acerca de la moralidad de la visita de Hebe de Bonafini al Papa. “Hay mucha gente que se sintió ofendida o indignada porque el Papa Francisco va a recibir a Hebe de Bonafini (…) No la conozco personalmente a Bonafini, pero es difícil encontrar otro argentino que haya sido tan agresiva y ofensiva contra todo aquel que pensara distinto que ella” –dijo. Como contrapunto a estas declaraciones nosotros podríamos decir que hay mucha gente feliz de que Hebe visite al Papa; no es una cuestión de marketing la decisión del Papa de recibir a unos o a otros, y de dedicarles más o menos atención o caras sonrientes.

* Nos parece un tanto osado hablar así de alguien a quien no se conoce personalmente juzgándola con liviandad adolescente. Hebe tiene 87 años y es una figura emblemática de la lucha por los derechos humanos en la etapa más oscura y dolorosa de nuestra historia reciente. Sus declaraciones o sus maneras de expresarse no pueden eclipsar el sentido simbólico de su lucha y la profundidad de su sufrimiento. Pero a los funcionarios de este gobierno parece no importarles ni el pueblo ni la historia.

* Si a Marcos Peña le parece difícil encontrar otro argentino “peor” que Hebe, lo podemos ayudar en la búsqueda. Por lo pronto su gobierno ha recibido a Cecilia Pando que se manifestó públicamente a favor de la apropiación de niños.

* Si a este concierto de actitudes y palabras desubicadas le sumamos las políticas neoliberales de hambre y postergación que el gobierno está aplicando, no hace falta responder por qué “son demasiados gestos para un lado y pocos para el otro”. Una última consideración a su frase final: “Podemos estar en desacuerdo con cualquier acción del Papa, pero cuidémoslo más”. Es un dicho típico del guion estudiado de las declaraciones oficiales de Cambiemos. Censuran al Papa “para cuidarlo”. Algo así como abrir salvajemente las importaciones para “cuidar” a las Pymes, despedir 50.000 empleados públicos para “cuidar” el empleo, o llenar el país de tristeza para concretar la “revolución de la alegría”.

Celebramos como positivo que se sigan sumando los acuerdos del acceso territorial a la justicia (ATAJO) en distintas comunidades. A los ya concretados en varias villas de la Ciudad de Buenos Aires, una Parroquia del partido de San Martin y el reciente con el Obispado de Quilmes se suma ahora el acuerdo con la parroquia Ntra. Sra. de Fátima en la Isla Maciel.

Todo lo que hemos señalado como negativo nos duele. Nos duele porque nos duele el hermano. Nos duele su sufrimiento, sus angustias, sus tristezas… Es el amor el que nos hace salir de nosotros mismos para unirnos a los hermanos, especialmente los que sufren, los pobres. Al conmemorar la Trinidad divina nos sabemos exigidos a imitar su amor pleno, amor que quiere salir hacia el otro para unirse plenamente a él. Para mirar y gritar su dolor, para comprometer la vida, por amor, junto a “los pobres de la tierra”. De eso se trata el Evangelio de Jesús.

 

Visitas: 3007

Lecturas sugeridas

MENSAJE DE PASCUA 2017

MENSAJE DE PASCUA 2017…

 Grupo de Curas en la Opción por los Pobres 3 de abril de 2017 Pascua es “paso”, paso de…

Comentario del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres ante el Mensaje al pueblo de la patria dif…

Comentario del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres ante el Mensaje al pueblo de la patria

Rechazo de la solicitud del Obispo Castrense, Mons. Baseotto a la Corte Suprema de Justicia…

Las informaciones que se han hecho públicas dicen que el Obispo Castrense, Mons. Baseotto se ha reun…

Encuentro Nacional 2013…

30 años caminando en democracia   El grupo nacional de curas en Opción por los Pobre…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 49 visitantes y ningun miembro en Línea