America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    Ante el recrudecimiento de la pandemia moral

    Carta Abierta del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

    Acabamos de comenzar el año 2021 en medio de una situación sanitaria, con sus consecuencias sociales y económicas, que exige de todas y todos nosotros «poner el hombro» y hacerle frente solidariamente. La pandemia de Covid-19 recrudece en el mundo entero y exige fuertes medidas que permitan atravesarla de la mejor manera posible hasta tanto pueda ser controlada.

    Por eso no podemos dejar de asistir azorados al recrudecimiento de otra pandemia: la «pandemia moral» de quienes parecen empeñados en «poner palos en las ruedas» e impedir que los seres humanos podamos unirnos para enfrentar una crisis que, de una u otra manera, nos afecta a todos. Intereses políticos, intereses económicos, intereses de poder que tratan de sacar tajada de la desgracia de todas y todos a costa del bien común. Nuestra Patria no es la excepción, ni lo somos quienes habitamos este bendito suelo.

    Por el contrario, en estas semanas en las que la curva de contagios ha aumentado notoriamente, asistimos al recrudecimiento de un carnaval de inmoralidad que se manifiesta en falsas noticias, «conspiracionismos» varios que pretenden disfrazarse de ciencia, oposición a cualquier medida que tomen las autoridades elegidas por el voto del pueblo, oposición por oposición, en definitiva.

    La inundación de los medios hegemónicos con informaciones falsas respecto de la vacunación, la incitación a la aglomeración, la calificación de cualquier medida que pueda restringir la circulación del virus como restricción de las libertades individuales (¿terminarán diciendo que disparar un arma contra otra persona es un ejercicio de la libertad individual?), parecen la réplica multiplicada por miles de la inveterada costumbre de ciertos sectores de hacer política «tirando muertos sobre la mesa».

    Sectores económicos, que no han dejado de hacer pingües ganancias durante este tiempo en que la gran mayoría de la población ha asumido enormes dificultades económicas en beneficio del cuidado mutuo, manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad. Empresas prestadoras de servicios, hoy indispensables, aumentan sus tarifas más allá de lo permitido, «por si pasa». Una pequeñísima pero poderosa minoría cartelizada ―los «dueños de la tierra» que se autodenominan «el campo»― se niega a ceder una mínima ganancia (que no pueden llamar pérdida), aún poniendo en peligro el derecho a una alimentación digna de todos y en especial de los más vulnerados por esta crisis, extorsionando a la sociedad entera con la amenaza de un lockout convocado para la semana que entra por el solo hecho de que se les pide que por dos meses contengan su avaricia..

    Podríamos enumerar más carrozas de este carnaval inmoral. Como cristianos, nos asusta y nos avergüenza que muchos de los que lo conducen digan profesar nuestra fe. Evidentemente no creemos en el mismo Cristo en quien dicen creer. Acabamos de celebrar la memoria de Aquél que siendo rico, se hizo pobre por nosotros, de Aquél que «se vació de si mismo asumiendo la condición de siervo» (Flp 2,7), el que nació en un humilde pesebre para ser, desde ese pesebre, Luz de las Naciones. No podemos dejar de intentar un llamado a la solidaridad, no podemos dejar de creer que pueden convertirse al Evangelio del Nazareno. O, por lo menos, que recuperen la sensatez y la responsabilidad social. Y no podemos sino llamar a todos y todas a no dejarse engañar por la maldad.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    9 de Enero de 2021

    (204)

    Mensaje de Navidad 2020

     

    «El Ángel del Señor dijo a los pastores:“No teman… encontrarán un niño recién nacido envuelto en pañales”» (cf. Lc 2,10-12)

     

    Los pastores son el símbolo evangélico de los más pobres del pueblo. Allí encuentra Dios corazones dispuestos a recibir la Buena Noticia del Reino que se hace Navidad, nacimiento de Dios entre nosotros y nosotras. Son los pobres los que reconocen esta iniciativa divina, lejos de los palacios y del poder. Una vez más el nacimiento de la esperanza que es Jesús, Buena Noticia para los pobres, sólo podrá ser reconocido por los pastores de hoy.

    Es fin de año y un cierto balance se impone. Hemos transitado un año difícil con la inesperada pandemia del coronavirus (luego de la epidemia neoliberal 2015-2019). Año «raro» para la vida de nuestras comunidades. Con mucho dolor, hasta se nos hizo difícil despedir a los que morían: personas cercanas ―familiares, amigas y amigos― y personas importantes y significativas para la vida de nuestro pueblo.

    Una mención especial entre estas pérdidas la merece la reciente despedida de Diego Maradona. Nos recordó la «intuición de los pastores», la intuición del pueblo y de los pobres.. El «pueblo» constituye ese sustrato multitudinario que excede toda organización y trasciende toda representación. Como aquel 17 de octubre de 1945, fuimos testigos de un «aluvión» que se intentó «organizar». Pero el pueblo y los pobres son inasibles. Ellos reconocen quiénes los aman y los acompañan, más allá de toda organización. Diego es de ellos y de ellas, pobres de la tierra. Quienes anhelamos acompañar y servir al pueblo, más aún ser sencillamente parte del pueblo, debemos tomar nota.

    Esta pandemia deja al descubierto las expresiones más generosas y las actitudes más mezquinas del corazón humano. Y reveló sin más la extrema desigualdad en que vive nuestra Patria (El 34,9% de los hogares y el 44,2% de las personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza al cierre del tercer trimestre del año, según el Observatorio Social de la UCA). Desigualdad que no inventó el coronavirus. Injusticia social que crece al ritmo de la concentración obscena de la riqueza en cada vez menos manos.

    Nos pareció importante que un gobierno popular buscara diversas maneras de asistir a todos los sectores, pero especialmente a los más desprotegidos con planes en dinero y alimentos. El proyecto hecho ley del «aporte extraordinario a las grandes fortunas» fue una iniciativa que encontró la resistencia de los mismos de siempre: los ricos que cuestionó Jesús. Los que acumulan sus impúdicas fortunas de espaldas al hambre del pueblo. Anhelamos no sólo el pan en la mesa, sino el trabajo digno para conseguir este pan. Anhelamos mayor justicia social.

    También reconocemos desde el gobierno un enorme esfuerzo por la salud de nuestro pueblo. Nos conmovieron los agentes de la salud pública y privada que arriesgaron su vida en un servicio sin descanso (pese a todas las operaciones «anticuarentena»). Nuestro pueblo sencillo buscó cuidarse y cuidar. Y la solidaridad brilló más que la mezquindad en los barrios, los comedores y en las distintas iniciativas por acompañar la vida en los peores momentos. Más aún que las inmorales operaciones promovidas por los poderes fácticos desde los medios hegemónicos que, silenciando la devastación que dejó el gobierno cambiemita y poniendo incluso en riesgo la salud de nuestro pueblo, procuraron obstaculizar todas y cada una de las medidas con las que el gobierno nacional se esforzó por enfrentar las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la pandemia.

    A esas operaciones respondemos con palabras del Papa Francisco: «El engaño del “todo está mal” es respondido con un “nadie puede arreglarlo”, “¿qué puedo hacer yo?”. De esta manera, se nutre el desencanto y la desesperanza, y eso no alienta un espíritu de solidaridad y de generosidad. Hundir a un pueblo en el desaliento es el cierre de un círculo perverso perfecto: así obra la dictadura invisible de los verdaderos intereses ocultos, que se adueñaron de los recursos y de la capacidad de opinar y pensar.» (Fratelli tuti, n° 75).

    La renegociación de la deuda con los acreedores privados y con el FMI exigió de una destreza especial. Siempre estará en juego no sólo atender a las exigencias de los que piden esfuerzos de pagos y ajustes desde «afuera»; sino del pueblo que pide una vida digna aquí «adentro».

    El tema del «acceso a la tierra y la vivienda digna» se hizo patente en la toma de Guernica (Pcia.de Buenos Aires). «Tierra, Techo y Trabajo» para todos y todas debe seguir siendo la consigna. Exige decisión política y proyectos concretos que no se resuelvan en escritorios sino que se construyan con las familias que esperan una vida más digna. Las familias pobres, como la de Jesús, no encuentran más lugar que la de marginales pesebres donde esperar la vida (cf. Lc 2,7).

    Son muchas los desafíos que tenemos todavía como sociedad. Es preciso un esfuerzo urgente para comenzar a resolver la brecha de la desigualdad. El cuidado de la tierra ante la amenaza de negocios voraces que envenenan el suelo, el agua y a la misma población, consumen los recursos naturales o incendian si se cree necesario para acrecentar el lucro, exige políticas severas y estrictas.

    Sigue pendiente la necesaria reforma judicial que no sólo termine con el lawfare o «guerra judicial», sino que dé forma a un sistema judicial que tenga como objetivo proteger la vida y los derechos de los más débiles y vulnerados, más que los intereses de los poderosos. Seguimos esperando la libertad de los presos políticos y expresamos aquí nuestra renovada solidaridad con Milagro Sala y con todos aquéllos y aquéllas que siguen presos y presas. Necesitamos contar definitivamente con fuerzas armadas y de seguridad que cuiden del pueblo y no conformen una amenaza latente: la violencia policial se ha mostrado «selectiva» en repetidas ocasiones reprimiendo violentamente a los sectores populares.

    Es preciso y urgente también desarmar la violencia de género: este año hemos sido testigos de un notable aumento de femicidios y crímenes de odio contra las minorías sexuales. Es responsabilidad de todos nosotros terminar con toda forma de racismo y xenofobia, encontrar formas de discusión que superen posturas binarias frente a los debates siempre complejos: celestes/verdes, vida/muerte, pro/anti); lograr proyectos a mediano y largo plazo que den continuidad a la esperanza de nuestro pueblo y especialmente de los pobres.

    El balance de fin de año es, para nosotros, un ejercicio creyente: creemos que la vida y el amor es más fuerte que toda forma de muerte. Y, en el servicio a nuestro pueblo, queremos con él reconocer la esperanza de la Vida que se hace Niño en el pesebre. ¡Feliz Navidad!

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    4 de Diciembre de 2020

     

    (292)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Carta al Pueblo de Dios

5ta CARTA AL PUEBLO DE DIOS

Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
22 de abril de 2016

El Evangelio del próximo domingo nos presenta a Jesús despidiéndose de los “suyos”, dejándoles una especie de “testamento espiritual”. Dios, y Jesús mismos, se harán presentes si sus seguidores son capaces de vivir en el amor. Los seguidores de Jesús se manifestarán ante los ojos de todos en este amor. No en discursos, no en etiquetas, sino en el amor concreto y militante. Militante que hace a los unos ser capaces de ser servidores de los demás, ser capaces hasta de dar la vida los unos por los otros. El amor resulta una suerte de test de la fidelidad. Y allí Jesús mismo se hace manifiesto ante el mundo y la sociedad.

Pero este amor no se trata de un sentimiento volátil, la propuesta de Jesús no es desencarnada. La militancia del amor hará patente ante todos la presencia de Jesús, a la que el Evangelio llama “gloria”. Es ese amor, que es concreto, que se hace carne y vida el que nos exige mirar las alegrías y esperanzas, angustias y dolores de la humanidad, especialmente de los más pobres. Es desde aquí que miramos y queremos seguir mirando nuestro presente. Como curas creemos que no podemos pensar en un amor etéreo, sino encarnado. Y por eso no podemos sino hacernos presentes con la palabra y el cuerpo allí donde se hace presente el dolor y la muerte cotidiana de nuestros hermanos.

Desde hace ya demasiado tiempo sigue injustamente detenida Milagro Sala, y reclamamos su inmediata libertad. Dirigentes de movimientos sociales denunciaron que el Gobierno jujeño a cargo de Gerardo Morales restringe arbitrariamente las visitas a Milagro. Esto no sólo ocurre con referentes de movimientos políticos que viajan desde distintos lugares del país para solidarizarse sino también contra familiares, amigos e integrantes de la Red de Organizaciones Sociales que muchas veces se dirigen al penal en los días y horarios de visita y les niegan el ingreso a pesar de haberse solicitado el mismo según las normativas del Servicio Penitenciario.

La Biblioteca Nacional se encuentra en un virtual estado de parálisis, con un director ausente, numerosos despidos y presencia policial intimidatoria.

El Gobierno nacional y el gobierno porteño insisten en crear una Inspección General de Justicia en Buenos Aires para que sea más flexible; es decir transformar Buenos Aires en una ciudad apta para la generación de empresas off shore. Algo a lo que oportunamente se opuso la entonces fiscal, y hoy procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó.

El 8 de abril renunció la consejera escolar de Bahía blanca Adriana Perdriel que había dicho que "el que tiene hambre toma cualquier leche", argumentando un perverso operativo en medios y redes sociales (sic), postura discriminatoria que evoca a su aliada macrista María Laura Biondini, condecorada como secretaria de gobierno del municipio, que el año pasado, en campaña, había dicho que "hay niñas de 11 años que esperan llegar a los 12 para quedar embarazadas y cobrar un plan".

Con motivo del 188º aniversario de Bahía Blanca, la gobernadora María Eugenia Vidal participó del acto central en la plaza Rivadavia. Fue un acto “vip”, impopular; la plaza y las calles de los alrededores estaban sitiadas por la policía y absolutamente cerradas con vallas, mientras ATE y CGT locales pulseaban por entrar para manifestar sus reclamos. La respuesta fueron los gases lacrimógenos. En el hall municipal se pudo acercar hasta la gobernadora y el intendente Analía Paula Larrea (que se desplaza en silla de ruedas) para increpar a Vidal: "no te vengo a saludar, te vengo a repudiar, y con el hambre del pueblo le vas a pagar a los buitres...". La respuesta insensible de la gobernadora fue patética: “te pudiste expresar, estamos en democracia. Ahora vamos a seguir el acto”. Quizás es necesario recordar que el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, es periodista del diario la Nueva Provincia y de radio LU2, justificadores de la dictadura y el genocidio y hoy del poder democrático (?) neoliberal.

Resultan gravísimos los compulsivos descuentos (de hasta el 80 % de sus salarios, $ 6000 a $ 8000) que sufrieron 65.000 auxiliares docentes de la provincia de Bs. As. (tanto los que hicieron huelga como los que no), como modo de presión y amedrentamiento para impedir el derecho a huelga. A esto se suma la protesta contra la resolución 142 del director general de Cultura y Educación de la provincia de autorizar a los consejos escolares para “ejecutar y coordinar acciones temporales con los municipios y organizaciones de la sociedad civil para atender las tareas de limpieza y mantenimiento" de las escuelas afectadas por la medida gremial en curso. Todo esto invocando en sus considerandos la ley provincial de educación (ley 13.688) y la ley de promoción y protección integral de los derechos del niño (ley 13.298) (sic), y contra el decreto 230 de la gobernadora Vidal en el que delega a sus ministros y secretarios facultades administrativas, que van en contra de los derechos de los trabajadores estatales. Esta situación preanuncia una cierta flexibilización laboral. A esto se ha de sumar – lo repetimos, porque se agrava – los problemas en las comidas de las escuelas, que han bajado en calidad, presupuesto y cantidad.

Se siguen muriendo nuestros jóvenes que pueden comprar drogas como caramelos en las fiestas de Costa Salguero, donde todos los testigos denuncian que se ve a los vendedores a simple vista; ¿habría que averiguar de quienes son esas empresas y cómo se hacen los seguimientos del municipio? ¿Qué relación tienen los concesionarios con el gobierno municipal?

Es muy grave la desarticulación de los programas de Agricultura Familiar que perjudican particularmente a campesinos. En La Rioja (más del 80% de los productores) y Santiago del Estero (más de 60 despedidos) se están viendo afectados.

Resulta sugestivo que mientras el gobierno cancela los subsidios a la empresa aérea Sol, la empresa aérea de la familia Macri, Macair parezca asumir algunas de sus rutas aéreas para después vender la compañía a Avianca consolidando el plan de “cielos abiertos” que perjudicará, claramente a nuestra línea aérea de bandera, Aerolíneas Argentinas.

Repudiamos la ironía y el cinismo en los dichos del presidente y el jefe de gabinete de ministros cuando se formulan la pregunta “¿Cuál sería para nosotros el interés de beneficiar a los ricos?”, como si nada estuviera ocurriendo en este sentido. Es más que evidente la brutal transferencia de ingresos desde el sector público y los trabajadores hacia los sectores del capital concentrado. La recesión, los despidos, el ajuste que genera hambre y el endeudamiento son un decisión política de este gobierno. Y su política sistemática de comunicación consiste en decir o explicar lo menos posible a la población. Frente a lo evidente la estrategia es la negación, la victimización, la mentira y el cambio de discurso permanente.

Mirando la causa llamada “de dólar futuro”, y mirando quiénes son los que se han beneficiado con ello no podemos sino concluir que acusar en un lado para moverse por otro es una política “del tero” a la que nos vamos acostumbrando con la evidente complicidad de miembros del poder judicial.

Es muy preocupante la situación en la provincia de Tierra del Fuego: tanto por el cierre de empresas como la crisis del sistema previsional que tiene virtualmente paralizada la administración pública desde comienzos de marzo. La pasividad del Estado Nacional en este conflicto es incomprensible. El ministro del interior brilla por su ausencia en un conflicto que precisamente amenaza la paz interior. La desconexión entre gobierno y necesidad del pueblo es más que peligrosa. No bastan los slogans de autoayuda y los "expertos en felicidad". El Estado debe tomar decisiones políticas claras y urgentes frente a los derechos amenazados de la población. Parece un chiste que el presidente “rete” a los empresarios para que inviertan como si les pidiera un favor. Por definición el Estado debería obligarlos a distribuir la riqueza y controlar la fuga de capitales con políticas públicas, algo que el mismo gobierno ha decidido no hacer precisamente para beneficiar a los dueños del capital.

En coherencia con lo que viene ocurriendo desde la asunción del actual gobierno, siguen los despidos indiscriminados: unos 600 en la industria electrónica de Tierra del Fuego, amenaza de 2400 despidos en la central nuclear de la estatal Atucha II, 1000 suspensiones en Techint de Campana. Nos parece importante señalar, que la inmensa mayoría de los despedidos no son “ñoquis” (y si lo fueran, echándolos no se mejora la situación y nos alejamos cada vez más de la declamada “pobreza cero”). Hay que reconocer que con el apoyo de los medios hegemónicos de comunicación oral, escrita, radial, televisiva y digital, el gobierno se ha apropiado del “sentido” de esta y otra palabras remitiéndonos a tiempos como el de “algo habrán hecho”. Los despedidos son personas, con familias y el trabajo es un derecho humano. Un derecho más importante que la propiedad privada. Los despedidos no reciben explicaciones de ningún tipo además de que a menudo se vulnera su intimidad en las redes sociales.

Los aplausos del Fondo Monetario Internacional a las medidas del nuevo gobierno, y su regreso a fiscalizar la economía argentina nos resultan alarmantes y nos retrotraen al nefasto pasado reciente de comienzos de la década del 2000. Ya hemos sufrido excesivamente estos aplausos y fiscalizaciones que son una puesta en escena que oculta la trágica entrega de los recursos nacionales a manos de la usura internacional resignando el desarrollo legitimo del futuro de varias generaciones de argentinos y la soberanía económica..

Repudiamos la negociación llevada a cabo por el Ministerio de Finanzas y el ministro a cargo Alfonso Prat Gay de contratar a siete bancos, Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS para emitir los bonos de deuda con que se les pagara a los fondos buitres, diligencia por la cual percibirán intereses del 0,18% del total de la deuda o sea 27 millones de dólares. El Ministro Prat Gay fue ejecutivo del JP Morgan y Luis Caputo, Secretario de Finanzas, empezó su carrera en ese banco y luego fue el Director del Deustche Bank de Buenos Aires. También nos llama la atención como uno de los argumentos recurrentes para acordar con los fondos buitres fue la intención de bajar las tasas de intereses que debían pagar los prestamos conseguidos por entidades estatales y se termina arreglando una tasa de interés altísima estimada del 7,5 al 8,75, cuando se ponía como objetivo a alcanzar una tasa de interés mucho más baja. La cara de felicidad del ministro por el arreglo con los bancos ciertamente es para nosotros una señal de alarma.

Los mismos medios nos inundan con temas ligados a la corrupción. Es un tema complejo y serio; más de lo que acá podemos señalar. Pero destacamos que toda denuncia de corrupción debe ser investigada (y la prensa y los periodistas en esto pueden aportar), pero la investigación y las consecuencias y las sentencias no pueden ni deben ser mediáticas sino judiciales. ¡La Prensa – y menos la hegemónica – no es ni puede ser la fiscal de la República!

Lamentablemente, con un Poder judicial tan desprestigiado como el nuestro, desde la corte suprema, las cámaras, los jueces federales y fiscales, resulta bastante difícil que sea creíble para el común de la población lo que este poder sentencia. Pero por otro lado, poner en relación la corrupción y la política nos parece gravísimo. Como en todos los ámbitos de poder o dinero la corrupción es una tentación, pero planteado superficialmente pareciera un discurso que alienta la “anti-política” (algo en lo que este gobierno y muchos periodistas parecen a gusto). Además, ha de quedar claro que la corrupción en uno u otro caso no invalida proyectos o líneas políticas o procesos de desarrollo.

Es sorprendente la declaración de Ramón Fonseca (de Mossack-Fonseca, Panama Papers) acerca de que Paul Singer financió al periodista argentino Jorge Lanata, encargándole buscar relaciones entre la ex presidenta y casos de corrupción en Nevada, EEUU. Esta presunta vinculación debe ser investigada porque la acusación es grave.

Resulta paradójico que uno de los dos medios encargados de la investigación y difusión de las cuentas y empresas ilegales inscritas en Panamá (Panama papers), el diario La Nación, se vea también implicado en dicha lista.

Continúa una campaña de persecución evidente contra la Procuradora de la Nación, Alejandra Gils Carbó, tanto buscando recortarle espacios de acción como intentando provocar su renuncia.

El actual presidente, Mauricio Macri fue citado por la justicia a pedido del fiscal Delgado, algo aceptado por el juez Casanello por estar expresamente mencionado en las empresas off shore reveladas por los Panama Papers. En otras partes (Ucrania, Islandia, España) la explicitación de esto provocó dignas renuncias. Viendo los casos del JP Morgan, que incluyen a casi todo el grupo Clarín expresamente, del HSBC, que incluyen al actual Ministro de Hacienda y los Panamá Papers, que mencionan a muchos miembros del actual gobierno, a lo que se puede sumar el incendio intencional de Iron Mountain (propiedad de Paul Singer), y la indiferencia ante el procesamiento del Presidente del Banco Central Federico Sturzenegger, pareciera que en Argentina los delitos económicos no son demasiado graves. Y que eso no es visto como corrupción, a menos que sean “los otros”.

Aunque en esta carta, como en las anteriores, queremos mirar nuestra realidad nacional, no podemos sino manifestarnos preocupados por la situación en varios países hermanos, los gravísimos intentos desestabilizadores o golpistas y sus evidentes consecuencias trágicas en toda nuestra región. En esta misma línea, lamentamos el silencio de la Argentina en los foros internacionales denunciando un golpe y aplicando la causa antidemocrática en el caso Brasil, como se aplicó en su momento a Paraguay.

No podemos concluir sin hacer mención a dos muertes: así como el gobierno de la Alianza comenzó con las muertes de Francisco Escobar y Mauro César Ojeda en el Puente General Belgrano (que une Corrientes y Chaco), y como en el Gobierno del senador Eduardo Duhalde la muerte de Maxi Kosteki y Darío Santillán fueron un punto de inflexión, esperamos que las dolorosas muertes de Yolanda Mercedes [Mar del Plata] y Melisa Bogarín [Las Breñas, Chaco] sirvan de dique de contención para que “Nunca Más” los pobres sean la variable de ajuste de modelos económicos genocidas.

Vemos, al menos en una primera mirada, como positivo: la ampliación de la AUH a monotributistas, la magra devolución del IVA a los sectores de menores ingresos y el aumento del seguro de desempleo (en lugar de destinar el dinero a la generación de empleo genuino). Habrá que ver cómo se implementan, la universalidad, y si no se trata de una suerte de discursos de campaña, a lo que el gobierno nos sigue teniendo acostumbrados. No podemos menos que señalar que en muchos aspectos, esto puede asemejarse más a la limosna que a dar pasos en pro de la consecución de la anhelada justicia social.

Como nota positiva también mencionamos que al cierre de esta carta una delegación del grupo de curas en la opción por los pobres se entrevistó con la presidenta -mandato cumplido- Cristina Fernández de Kirchner en la Parroquia Ntra Sra de Fátima, de la Isla Maciel (Avellaneda). El motivo fue intercambiar miradas sobre la realidad preocupante que venimos observando y analizar su propuesta de constituir un Frente Ciudadano.

Dios se hace presente en la historia. Y es en la historia – nuestra historia – que Jesús se manifiesta a la humanidad. No se trata de una suerte de energía, de ondas, de espiritualismo light, sino de un amor concreto y militante el que nos convoca y compromete. Como curas no podemos sino mirar y denunciar para mirar desde el amor los dolores de nuestras hermanas y hermanos. Y desde allí señalar que el amor no pasa por discursos, sino por servicio; el amor no pasa por buenas ondas sino por un compromiso militante ante el dolor, en especial ante el dolor causado por la injusticia, el egoísmo o la indiferencia.

El amor de Jesús, modelo de todo amor, para nosotros, se jugó hasta dar la vida. Es a ese amor al que nos sentimos convocados, es ese amor el que nos hace presentes en medio de tanto dolor y tanta muerte. Se trata de un amor que se vuelve política en el buscar la vida y vida abundante para todas y todos.

Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
22 de abril de 2016

Visitas: 2815

Lecturas sugeridas

Sobre el salario Familiar año 2003…

Sacerdotes de todo el país, reunidos en el colegio Máximo de San Miguel (Bs. Aires) los días 23 a1 2…

¿Necesita Dios la Iglesia?,…

Del libro de G. Lohfink, ¿Necesita Dios la Iglesia?, San Pablo, Madrid 1999, pp. 217-228   3. La…

LA BÚSQUEDA DEL JESÚS HISTÓRICO EN LOS ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS…

LA BÚSQUEDA DEL JESÚS HISTÓRICO EN LOS ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS ARUL PRAGASAM Tomado de SELECCI…

Encuentro 2011 ¿Adónde va la Iglesia?…

"¿Adónde va la Iglesia?" ómo se ubica "la Iglesia de los pobres" en ese "lugar"?os Aire

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 144 visitantes y ningun miembro en Línea