America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    El descrédito del gobierno de Cambiemos y la utilización de lo religioso.


    En noviembre de 1969 el dictador Juan Carlos Onganía consagró la republica Argentina a la Virgen de Luján. El gobierno atravesaba un profundo descrédito social y político que terminó con su presidencia pocos meses después. Con motivo de este acto, el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo repudió esa iniciativa en un documento elaborado entonces por Lucio Gera.

    Viene a nuestra memoria este hecho cuando vemos que el actual gobierno intenta acercarse a la institución eclesiástica, seguramente porque un nuevo descrédito social y político lo abruma. A los Te Deum habituales, en los que participan circunspectos los funcionarios del gobierno, debemos añadir otros en estos días. Las fotos habituales de gobernadores con obispos, sea en la Semana de Pastoral Social en Mar del Plata o en la recepción de la gobernadora Vidal al nuevo Arzobispo de La Plata (dos encuentros en un par de días); la consagración de su persona y la ciudad por parte del Alcalde de la Ciudad de Buenos Aires al Sagrado Corazón de Jesús; los intentos de diálogo de algunos intendentes con los obispos en los que aparentemente se buscaría una suerte de canal de diálogo (o “Mesa de Enlace”, en otros casos).

    El gobierno nacional, los gobiernos provinciales o municipales, tienen todos los medios a su alcance (excesivos y oligopólicos, lo hemos señalado) para difundir y hacer públicos sus actos de gobierno. La búsqueda de estos canales de diálogo -que nos recuerda instancias semejantes entre la dictadura cívico-militar y el episcopado argentino- se parece a un intento político de salir en la foto abrazados con la Iglesia, de contar con su bendición, de parecer amigables. Hasta incluso la voluntad de “dejar pegada” a la comunidad eclesial con las perversiones y mentiras sistemáticas que a diario nos ofrece el gobierno de Cambiemos. Rechazamos todos esos intentos de utilización de la imagen de la Iglesia para legitimar un gobierno que ha perdido buena parte de su legitimidad a causa de sus propios actos.

    Creemos que podemos dar gracias a Dios (Te Deum) cuando los pobres tienen trabajo y tienen pan; se consagrará un país o una ciudad cuando el corazón de Jesús esté lleno de alegría por la vida plena de sus preferidos; esperamos que el verdadero enlace se produzca cuando las mesas estén llenas de niños sonrientes y vida compartida. Es contradictorio que un gobierno insensible, que ha demostrado no tener corazón, se interese por el corazón de Jesús. Con desnutrición infantil, sin cobertura sanitaria, sin educación pública garantizada en las escuelas y universidades, sin justicia en el salario de los trabajadores y jubilados, no habrá unidad con Dios, porque “el que no ama, no conoce a Dios” (1 Jn 4, 8).

    Mientras tanto, queremos manifestar nuestro rechazo a estas actitudes siempre marquetineras del gobierno al cual, una vez más, queremos invitar y hasta exigir que se convierta a los pobres para encontrar en ellos el verdadero rostro del Dios de la Vida.


    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    13 de julio de 2018

    (13)

    Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado

    Una vez más – con motivo de la “noche oscura de la dictadura” – estamos invitados a hacer memoria, a vivir verdad y luchar por la justicia. Una vez más esa memoria nos pone ante la muerte que se adueñó de nuestra patria, pero también queremos tener ante nuestros ojos la vida que resiste y quiere decir su última palabra.

    Sabemos que la historia es nuestra creación, la gestamos en un proyecto y la recreamos en nuestro presente. Mirar la historia es comprender nuestro presente, y – como lo hacemos año a año – queremos detenernos para conmemorar, para llorar y celebrar, hacer duelo y fiesta.

    La dictadura cívico eclesiástica militar – ya lo recordaba Rodolfo Walsh – buscó principalmente desmontar una matriz productiva con movilidad social e implantar un modelo económico de valorización financiera, endeudamiento y especulación. Y lo hizo a sangre y fuego. Ese mismo modelo económico vuelve a instalarse hoy. Pero ya no precisa aquellos medios violentos y puede hacerlo a tinta y video. Es que ese modelo de muerte, de exclusión, de descarte y genocidio una y otra vez, como en los ‘90 y como en el presente, persiste en volver para que la tierra de todos, sea sólo de unos pocos.

    Pero también, disimuladamente, la muerte, la violencia, la persecución política siguen presentes, aunque los medios las maquillen como “nuevas doctrinas” (Chocobar, Bullrich, Irurzun). Es la misma que sacia su sed con la sangre de Santiago, Rafael, Facundo y tantos otros. Con asesinatos con balas de la patria que se vuelven contra ella, y con la vergonzosa complicidad del poder ejecutivo, que califica de héroes a los que matan por la espalda – aún niños – y del poder judicial que sólo parece juzgar (y mentir) lo que le ordena el poder real. Es la misma que cuelga nuevos cuadros de presas y presos políticos, encarcelados sin condena y – más irrisorio aún – sin proceso ni delito. Es la misma justicia que da por terminados temas que en otras partes del mundo escandalizan y derivan en renuncias de funcionarios por tener dinero en el exterior escondido en cuentas offshore. En nuestro caso, desde funcionarios menores, ministros, amigos presidenciales y hasta el mismo presidente y su hermano, tienen guaridas fiscales.

    La dictadura cívico eclesiástica militar pudo implantar un modelo socio-económico, desaparecer compañeras y compañeros, establecer vergonzosas relaciones internacionales, porque gozó de impunidad. La misma impunidad de la que goza la actual democracia de baja intensidad, con la complicidad legislativa para abusar de los DNU, la cooptación del poder judicial, cada vez más revulsivo, y el monopolio de la comunicación y sus medios.

    Así, las fuerzas de seguridad están descontroladas por el discurso de mano dura y gatillo fácil que baja del poder ejecutivo. Cualquier cosa le puede pasar a cualquiera, sin que sea juzgado. Y puede que su asesino sea recibido y aplaudido en la Casa Rosada. Los (¿ex?) periodistas repiten lo que sea, a cambio de una jugosa pauta publicitaria (¿el nuevo nombre del soborno?), exhibiendo su impudicia sin que nada se corrija o sancione. La economía del país, cada vez más endeudada como en la dictadura, y los pobres cada vez más pobres, también como entonces. Soportamos la sistemática burla cínica oficial que se desentiende de la realidad e inventa una fantasía diciendo sin ningún pudor que la pobreza y la inflación están bajando, que el trabajo está aumentando, que los jubilados mejoran sus ingresos…

    Hacer memoria del pasado 24 de marzo de 1976 es militancia del presente. Es sostener la firme determinación de que el ayer no sea hoy, para tener mañana.

    Por eso miramos con una cierta esperanza la entrega de los libros de los bautismos realizados en la capilla de la ex ESMA, aunque repudiamos las lamentables declaraciones del obispo castrense, Santiago Olivera, burlándose caricaturescamente de las banderas de memoria, verdad y justicia, vaciándolas de contenido y reviviendo viejos demonios.

    Miramos con esperanza las movilizaciones populares, tanto las que reclamaron contra la ley de saqueo previsional en el pasado diciembre, la marcha de los trabajadores y los gremios en febrero, y la de las mujeres el pasado 8 de marzo. El gobierno intenta distraer a la población con cortinas de humo, apoyado en un discurso mediático alienante y divorciado de la realidad. Pero el malhumor social y la conflictividad laboral van en aumento. En la calle se percibe el descontento, el dolor, el deterioro del consumo, el salario y el trabajo. Cientos de miles de personas han marchado desde diciembre hasta marzo haciendo oír su reclamo que el presidente y sus ministros peligrosamente se niegan a escuchar.

    Miramos con esperanza que, a pesar de la campaña deplorable del gobierno y la prensa para otorgar prisión domiciliaria a los genocidas, del desfinanciamiento y desarticulación de espacios de memoria e investigación, y de sentencias repudiables, como la aplicación del beneficio del cómputo del 2x1 para los represores que la Corte Suprema de Injusticia no ha modificado claramente, todavía haya tribunales que persistan en mantener viva la memoria y ejercer justicia. Celebramos las cárceles comunes – no domiciliarias – para los genocidas.

    Miramos con esperanza éste y cada 24 de marzo, porque vemos que la vida sigue vigente. Y levantamos una vez más la bandera de los Derechos Humanos para conseguir verdad, hacer memoria y conquistar justicia. Es lo que creemos que hoy nos exige el Evangelio de Jesús, nos pide el Dios de la Vida y nos impulsa el espíritu de la verdad.


    Grupo de curas en opción por los pobres

    24 de marzo de 2018

    www.curasopp.com.ar
    https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP/
    twitter @GrupoCurasOPP

    (167)

     

El derecho al trabajo y la información seriamente amenazados

 Desde que asumió el actual gobierno se ocupó de afirmar la concentración de los medios de comunicación en las pocas manos de sus amigos, aliados o cómplices. La perversa derogación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fue la campana de largada para que los poderosos de la comunicación -muy especialmente el Grupo Clarín- afirmaran su capacidad de monopolizar las comunicaciones, abolir, negar o hasta aplastar cualquier voz opositora. El Estado desfinancia las radios comunitarias además de perseguirlas ideológicamente.

 En estos días vemos con dolor el cierre de Radio Rivadavia y el _"knock out"_ a Radio Del Plata, dos radios históricas a las que se suma el vaciamiento de la agencia estatal de noticias TELAM, con la expulsión de 354 compañeros y compañeras (algunas hasta sorprendidas del hecho porque no son “K” y nunca adhirieron a una huelga, algo que quizás las despierte a la realidad y a la urgencia de la solidaridad en el planeta tierra).

 En este contexto, resulta grotesco escuchar a la ministra de (in)seguridad y represión Patricia Bullrich afirmar que _“los medios”_ (¿Cuáles? ¿Cuántos? ¿Qué “poder de fuego” tendrían?) hacen campaña para mostrar un presidente débil”. La debilidad del primer mandatario quedó manifiesta cuando entregó todo el manejo del gobierno al FMI, pero es otro tema. 

 Lo cierto es que la concentración de la información en manos de unos pocos (y peor aun cuando de “estos perversos” se trata) atenta contra toda libertad. ¿Cómo podrían los y las ciudadanxs elegir si no conocen ni son informados de las variables, posibilidades y reales situaciones, sino que estas son manejadas al arbitrio de unos pocos poderosos con la complicidad del gobierno (o de las que forma parte el gobierno)? No hay verdadera libertad sin auténtica capacidad de elegir entre lo bueno y lo malo, o – al menos – entre lo malo y lo menos malo. Pero la concentración de los medios y la total complicidad del gobierno en ello ciertamente niega la libertad desde sus raíces. Y, no nos cabe duda, esto será una gravísima pesada herencia para el próximo gobierno, al que soñamos libre y liberador.

 La persecución ideológica y el blindaje mediático son, para el gobierno de la alianza Cambiemos, una herramienta clave para la imposición autoritaria de un plan de negocios, endeudamiento y fuga de capitales para beneficio de la élite agroexportadora y las corporaciones del establishment. 

 Pocas veces hemos visto un gobierno tan cruel, corrupto, inhumano, deshonesto y un desprecio tan grande por la información. La manipulación de medios y la mentira sistemática son la cortina de humo detrás de la que se esconde el atraco que están perpetrando sobre la población. El dinero destinado a financiar _trolls_ (que excede notablemente el tan publicitado dinero destinado a los obispos) parece que no figura en la lista de los ahorros que el estado está dispuesto a hacer. Solo los pobres han de pagarlo. La tarea titánica de un puñado de periodistas y medios independientes, en medio de amenazas y aprietes, es suficiente para apreciar la magnitud de la corrupción y el robo de este gobierno.

 La fusión Cablevisión-Telecom, constituyendo un monstruo monopólico de la comunicación al servicio del secuestro informativo, es la otra cara de la aniquilación de los medios que quieren informar la realidad.

 Nos solidarizamos con los compañeros despedidos de Télam y de los medios de comunicación de todo el país. Repudiamos las maniobras falaces y autoritarias de Hernán Lombardi, repudiamos la violación del derecho constitucional a la información, seriamente amenazado por la irresponsabilidad del gobierno actual.

 Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

2 de Julio de 2018

Visitas: 29

Lecturas sugeridas

I EL «DESCUBRIMIENTO» DEL SEGLAR…

PRÓLOGO De igual manera es imposible atribuir a Jesús la crea­ción del orden episcopal. Nada per

Sobre la minería a cielo abierto…

Frente a las reiteradas protestas populares relacionadas con el rechazo a la minería a cielo abierto…

ALGUNOS ASPECTOS IMPORTANTES DE LA TEOLOGÍA INDIA…

ALGUNOS ASPECTOS IMPORTANTES DE LA TEOLOGÍA INDIA [1]   ERARDO FLORES REYES <…

Encuentro Nacional 2013…

30 años caminando en democracia   El grupo nacional de curas en Opción por los Pobre…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 172 visitantes y ningun miembro en Línea