America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    “... su corazón sólo trama violencia...” Prov 24,2


    Como Grupo de Curas en Opción por los Pobres queremos hacer llegar nuestro abrazo solidario a la maestra Corina De Bonis, del CEC 801 de Moreno, secuestrada, torturada y amenazada mientras participaba de una olla popular.

    Al mismo tiempo expresamos nuestro repudio ante este accionar, propio de un “grupo de tareas”, que nos recuerda los años más oscuros de nuestra historia como país.

    También queremos hacer llegar nuestra cercanía a los docentes que, mal pagados, no sólo defienden su derecho a un sueldo justo y a enseñar en escuelas seguras, sino que también, como ella, van más allá de su trabajo docente para suplir deberes que corresponden al Estado, como es el proveer que a ningún niño falte el alimento.

    En esta hora tan difícil para la Patria nos parece importante convocar a tejer “otras tramas”, las de la justicia y la paz.


    Curas en la Opción por los Pobres

    12 de septiembre de 2018

    (35)

    LA POBREZA VA A AUMENTAR (dijo el presidente)

    Como curas que nos hemos tomado en serio la promesa de Jesús de estar presente en los pobres y vulnerados (Mateo 25) no podemos dejar de hacer llegar a nuestro pueblo nuestra reflexión sobre lo que está sucediendo en nuestro país.

    Ya no hay maniobra distractiva que pueda ocultar el descalabro político, económico y social al que ha conducido la propia ineptitud del gobierno nacional. No lo puede el escándalo de las fotos de unos cuadernos que no sabemos si existen o existieron realmente, ni tampoco pueden los chivos expiatorios de la “herencia recibida” y de los efectos de la situación internacional ocultar la ineptitud. Ya no pueden echar las culpas a otros. Gobernar un país no es dirigir una empresa, aunque también cabe dudar de que pudieran dirigir empresas por medios honestos y leales (algunas de las empresas de los “cuadernos” lo demuestran).

    En pocos meses se han subastado/rifado miles de millones de dólares que quisié-ramos saber quiénes los han comprado, aunque no es difícil suponer quiénes se han beneficiado de ello. Comparado con las reservas perdidas, lo que supuestamente está involucrado en las fotos de los cuadernos representa una proporción mínima (y son, además, una pro-porción mínima de lo que los corruptores han ganado de su propia acción corruptora).

    No nos engaña el discurso melodramático del Presidente, fingiendo dolor por las políticas extremas que se ve “obligado” a tomar, apelando al golpe bajo de comparar su sufrimiento con el de su secuestro y que es nada frente al sufrimiento al que someten a nuestro pueblo: son las políticas que muchos en su gobierno (y probablemente él mismo) han deseado adoptar desde el principio. Políticas recesivas dictadas por el FMI y los Estados Unidos, que favorecen la especulación financiera mientras crean las condiciones necesarias para desarticular el aparato productivo de la Nación y seguir hundiendo en la pobreza a buena parte de nuestros conciudadanos.

    Queda al descubierto el desprecio por los más pobres en las medidas de “achicamiento del Estado”. La desaparición de los ministerios de Salud y de Trabajo lo demuestran con palmaria claridad, tal como las medidas que, ya antes de las “corridas del dólar”, se habían venido anunciando, como, por ejemplo, la planificada eliminación de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) y el desfinanciamiento de las universidades públicas.

    Ninguna de las promesas del gobierno que pretendían indicar una preocupación por los más pobres se ha cumplido. No podemos sino calificarlas con la palabra engaño:

    •  lejos de la anunciada “pobreza cero” la pobreza se multiplicó (timba financiera, precarización del trabajo, dólar, inflación, créditos hipotecarios inviables, devaluación).
    • lejos de eliminar la llamada “grieta”, creció el enfrentamiento entre argentinos (procesos judiciales irregulares, presos políticos, sustracción de derechos, aumento de la represión de las fuerzas de seguridad).
    • la lucha contra el narcotráfico: nuestros barrios siguen inundados por el tráfico y el consumo de sustancias mientras se sigue desmantelando el Estado para atender esta realidad urgente.
    • La cesión de soberanía al poner las FFAA bajo la tutela de un gobierno extranjero e incorporarla a la Seguridad Interior, nombre vago que sin duda anuncia la posibili-dad de emplearlas en la represión de la protesta social.

    Las políticas anunciadas y las medidas económicas tomadas no hacen otra cosa que sincerar aquello a lo que se intentaba llegar con el “gradualismo”: de un golpe han hecho tomar conciencia, si a alguno le quedaba una duda, del proyecto de país del actual gobierno: hacer más ricos a los ricos, cueste lo que cueste. Un país con los lazos solidarios definitivamente destruidos, como lo ha puesto al desnudo la reacción de los grandes productores agropecuarios que se sienten “discriminados” por las retenciones (no hay que olvidar que esa fue también la respuesta del ex-ministro de Agroindustria a la propuesta de los técnicos de la SAF en Catamarca de no disminuir las retenciones en lugar de desmantelar la secretaría: “ustedes discriminan mis derechos”).

    Ésta no es la Patria que queremos: la patria de la especulación, la patria sometida, la patria para unos pocos. Queremos una Patria para todos los que quieran habitar este bendito suelo, donde todos los que la habitan gocen de sus derechos: de su derecho al pan sobre la mesa, de su derecho a un techo digno, de su derecho a la salud y la educación, del derecho a un trabajo con el que alimentar y dignificar a sus familias, del derecho a trabajar su tierra. Queremos una Patria unida por lazos de solidaridad, en la que nadie esté de sobra y en la que todos podamos llamarnos hermanos. La Patria que todos los cristianos pedimos cuando rezamos al Padre “que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

    Curas en la Opción por los Pobres
    3 de septiembre de 2018

    (93)

     

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado

Una vez más – con motivo de la “noche oscura de la dictadura” – estamos invitados a hacer memoria, a vivir verdad y luchar por la justicia. Una vez más esa memoria nos pone ante la muerte que se adueñó de nuestra patria, pero también queremos tener ante nuestros ojos la vida que resiste y quiere decir su última palabra.

Sabemos que la historia es nuestra creación, la gestamos en un proyecto y la recreamos en nuestro presente. Mirar la historia es comprender nuestro presente, y – como lo hacemos año a año – queremos detenernos para conmemorar, para llorar y celebrar, hacer duelo y fiesta.

La dictadura cívico eclesiástica militar – ya lo recordaba Rodolfo Walsh – buscó principalmente desmontar una matriz productiva con movilidad social e implantar un modelo económico de valorización financiera, endeudamiento y especulación. Y lo hizo a sangre y fuego. Ese mismo modelo económico vuelve a instalarse hoy. Pero ya no precisa aquellos medios violentos y puede hacerlo a tinta y video. Es que ese modelo de muerte, de exclusión, de descarte y genocidio una y otra vez, como en los ‘90 y como en el presente, persiste en volver para que la tierra de todos, sea sólo de unos pocos.

Pero también, disimuladamente, la muerte, la violencia, la persecución política siguen presentes, aunque los medios las maquillen como “nuevas doctrinas” (Chocobar, Bullrich, Irurzun). Es la misma que sacia su sed con la sangre de Santiago, Rafael, Facundo y tantos otros. Con asesinatos con balas de la patria que se vuelven contra ella, y con la vergonzosa complicidad del poder ejecutivo, que califica de héroes a los que matan por la espalda – aún niños – y del poder judicial que sólo parece juzgar (y mentir) lo que le ordena el poder real. Es la misma que cuelga nuevos cuadros de presas y presos políticos, encarcelados sin condena y – más irrisorio aún – sin proceso ni delito. Es la misma justicia que da por terminados temas que en otras partes del mundo escandalizan y derivan en renuncias de funcionarios por tener dinero en el exterior escondido en cuentas offshore. En nuestro caso, desde funcionarios menores, ministros, amigos presidenciales y hasta el mismo presidente y su hermano, tienen guaridas fiscales.

La dictadura cívico eclesiástica militar pudo implantar un modelo socio-económico, desaparecer compañeras y compañeros, establecer vergonzosas relaciones internacionales, porque gozó de impunidad. La misma impunidad de la que goza la actual democracia de baja intensidad, con la complicidad legislativa para abusar de los DNU, la cooptación del poder judicial, cada vez más revulsivo, y el monopolio de la comunicación y sus medios.

Así, las fuerzas de seguridad están descontroladas por el discurso de mano dura y gatillo fácil que baja del poder ejecutivo. Cualquier cosa le puede pasar a cualquiera, sin que sea juzgado. Y puede que su asesino sea recibido y aplaudido en la Casa Rosada. Los (¿ex?) periodistas repiten lo que sea, a cambio de una jugosa pauta publicitaria (¿el nuevo nombre del soborno?), exhibiendo su impudicia sin que nada se corrija o sancione. La economía del país, cada vez más endeudada como en la dictadura, y los pobres cada vez más pobres, también como entonces. Soportamos la sistemática burla cínica oficial que se desentiende de la realidad e inventa una fantasía diciendo sin ningún pudor que la pobreza y la inflación están bajando, que el trabajo está aumentando, que los jubilados mejoran sus ingresos…

Hacer memoria del pasado 24 de marzo de 1976 es militancia del presente. Es sostener la firme determinación de que el ayer no sea hoy, para tener mañana.

Por eso miramos con una cierta esperanza la entrega de los libros de los bautismos realizados en la capilla de la ex ESMA, aunque repudiamos las lamentables declaraciones del obispo castrense, Santiago Olivera, burlándose caricaturescamente de las banderas de memoria, verdad y justicia, vaciándolas de contenido y reviviendo viejos demonios.

Miramos con esperanza las movilizaciones populares, tanto las que reclamaron contra la ley de saqueo previsional en el pasado diciembre, la marcha de los trabajadores y los gremios en febrero, y la de las mujeres el pasado 8 de marzo. El gobierno intenta distraer a la población con cortinas de humo, apoyado en un discurso mediático alienante y divorciado de la realidad. Pero el malhumor social y la conflictividad laboral van en aumento. En la calle se percibe el descontento, el dolor, el deterioro del consumo, el salario y el trabajo. Cientos de miles de personas han marchado desde diciembre hasta marzo haciendo oír su reclamo que el presidente y sus ministros peligrosamente se niegan a escuchar.

Miramos con esperanza que, a pesar de la campaña deplorable del gobierno y la prensa para otorgar prisión domiciliaria a los genocidas, del desfinanciamiento y desarticulación de espacios de memoria e investigación, y de sentencias repudiables, como la aplicación del beneficio del cómputo del 2x1 para los represores que la Corte Suprema de Injusticia no ha modificado claramente, todavía haya tribunales que persistan en mantener viva la memoria y ejercer justicia. Celebramos las cárceles comunes – no domiciliarias – para los genocidas.

Miramos con esperanza éste y cada 24 de marzo, porque vemos que la vida sigue vigente. Y levantamos una vez más la bandera de los Derechos Humanos para conseguir verdad, hacer memoria y conquistar justicia. Es lo que creemos que hoy nos exige el Evangelio de Jesús, nos pide el Dios de la Vida y nos impulsa el espíritu de la verdad.


Grupo de curas en opción por los pobres

24 de marzo de 2018

www.curasopp.com.ar
https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP/
twitter @GrupoCurasOPP

Visitas: 240

Lecturas sugeridas

Encuentro Nacional 1995…

Nosotros, los sacerdotes identificados en la opción del Evangelio por los pobres, reunidos en nuestr…

Carta Abierta a Cristina Fernández de Kirchner…

Carta Abierta a Cristina Fernández de Kirchner  Señora Presidenta de todos los argentinos:  So…

REESTRUCTURACIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD QUE IMPULSÓ EL CONCILIO…

REESTRUCTURACIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD QUE IMPULSÓ EL CONCILIOanálisis genético-estructural  1 ESPI…

Encuentro Nacional 1996…

"Hay que seguir andando... nomás! (mons. Angelelli) Reunidos en nuestro 10º Encuentro anual, y…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 89 visitantes y ningun miembro en Línea