America, Argentina
 Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

13 de abril de 2017

Pascua es “paso”, paso de situaciones de muerte violenta a situaciones de vida en las que Dios toma partido y acompaña.

Es el paso (pesaj) de la opresión del faraón y su trabajo esclavo a la libertad y el encuentro de una alianza de hermanos. Pero también el paso de otras opresiones como lo fueron luego Babilonia, los romanos, la inquisición, la shoah, la AMIA… Dios sufre el dolor de su pueblo, y quiere vida. Y acompaña los procesos históricos de liberación.

Es el paso de la cruz de Jesús “bajo el poder de Poncio Pilato” que lo asesina a la vida nueva resucitada. Pero también los pasos de las nuevas cruces provocadas por la injusticia, la tortura y la muerte. Por eso en los "via crucis" hemos hecho presente los distintos momentos de nuestra vida con sus caídas, golpes o clavos. Y celebramos en la Pascua la vida; la de Jesús y la de su pueblo.

Somos testigos de las cruces que impone la desocupación, el maltrato, el hambre, la baja de salarios, la represión policial, los femicidios, la discriminación, y también el silencio cómplice de quienes debieran denunciar, gritar o votar en favor de los crucificados.

Pero a su vez sabemos – porque él lo ha dicho – de qué lado en la historia del dolor, la cruz y la muerte elije quedar Dios e invita a que quedemos los cristianos.

Pascua es esperanza no solamente en la resurrección, que vendrá, sino en los signos de vida cotidiana.

Pascua es saber que los pobres tienen derecho a tener trabajo y salario justos; que los docentes tienen derecho a una paritaria nacional que los satisfaga, que las mujeres tienen derecho a no temer que alguien quiera apropiarse de sus cuerpos o sus vidas, que los niños tienen derecho a ser “los únicos privilegiados”, que los “trabajadores medios” tienen derecho a tener calefacción en invierno y aire acondicionado en verano, que los trabajadores o los disconformes tienen derecho a expresar su disconformidad sin que sean reprimidos, que los dirigentes sociales tienen derecho a organizarse sin quedar presos políticos de gobernadores con aires monárquicos, que en los comedores o las murgas tienen derecho a “solo estar” sin que balas de goma interrumpan sus presentes y sus sueños.

Pascua es que esas – y muchas otras realidades – sean y vuelvan a ser presentes.

Desear felices pascuas no es un simple saludo; es un compromiso militante de luchar por la vida y vida digna; especialmente cuando arrecian las cruces en tiempos de noche neoliberal.

Desear felices pascuas es ir sembrando vida sabiendo que Dios dará el crecimiento.

Desear felices pascuas es decidirnos a salir hacia “el mundo”, dejar comodidades para que los crucificados de hoy puedan mañana sonreír la vida alcanzada.

Visitas: 317

Lecturas sugeridas

6ta carta al Pueblo de Dios

6ta carta al Pueblo de Dios…

6ta carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres6 de mayo de 2016 El

EL DILEMA DEL INDIO COMO “OTRO” EN LA EVANGELIZACIÓN…

EL DILEMA DEL INDIO COMO “OTRO”trA EVANGELIZACIÓN Eleazar López Hernández Centro Naciona…

Iglesia e iglesias en el Nuevo Testamento…

LA MESA COMPARTIDA Estudios del Nuevo Testamento desde las ciencias sociales Sal Terrae, S…

EL PODER DE JESÚS…

EL PODER DE JESÚS   1. INTRODUCCIÓN 1.1 PRECISIONES TERMINOLÓGICAS: HACIA UNA CARACTERIZACIÓN…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 6 visitantes y ningun miembro en Línea